Actualización COVID-19: Más información

Actualización COVID-19: Más información

Mujer sosteniendo un cepillo con pelos sueltos

¿En qué consiste la escala Ludwig?

Uno de los patrones más útiles para el diagnóstico experto de la alopecia en mujeres es la llamada escala Ludwig. En líneas generales, se usa para analizar el estadio en el que se encuentra la calvicie provocada por la alopecia androgenética femenina.

Si siente que está perdiendo pelo en la zona superior de la cabeza o coronilla, siga leyendo. En este artículo explicamos cómo detectar la alopecia de patrón femenino usando esta herramienta.

Índice


  1. ¿Qué es la alopecia androgenética femenina?
  2. ¿Qué es la escala de Ludwig?
  3. Grados de la escala y fases
  4. La escala Ludwig y las soluciones a la alopecia androgenética femenina
  5. Conclusión

¿Qué es la alopecia androgenética femenina?

Los expertos en tricología utilizan este término cuando perciben que la caída del cabello en mujeres se debe a cuestiones genéticas u hormonales. Si bien, entre los hombres es el tipo de alopecia más habitual, en las mujeres es poco frecuente. No obstante, los datos indican que hasta el 15 % de las mujeres menores de 40 años sufren algún tipo de caída, cifra que asciende hasta casi el 40 % cuando se llega a la menopausia.

Dado que no es conocida por la mayoría de la población, las mujeres que la padecen suelen presentar cuadros de ansiedad, depresión y falta de autoestima. Si quiere prevenir tanto esta alopecia como los efectos secundarios que comporta, lo más importante es identificarla y tratarla a tiempo.

¿Se diferencia de la alopecia androgenética masculina?

La respuesta es sí; de hecho, existe un patrón específico para medir la alopecia masculina, la escala Norwood, y una escala de alopecia solo de mujeres. Sabemos que este tipo de calvicie se manifiesta en los hombres a través de una pérdida evidente y progresiva del pelo. Suele empezar en la veintena, con recesión de las entradas y falta de densidad de la coronilla, y evolucionar a lo largo de la vida.

Sin embargo, en las mujeres este tipo de alopecia primero se presenta con zonas que empiezan a clarear, así como con una pérdida de densidad capilar concentrada en la parte superior de la cabeza, alrededor de la raya central.

Esto es así porque los folículos pilosos de esta zona se degradan sin llegar a minimizarse totalmente, sobre todo a partir de la menopausia. Los niveles de estrógenos caen en picado en esta etapa de madurez femenina, provocando que el pelo crezca más frágil de lo habitual.

Al contrario de lo que ocurre con la alopecia androgenética en hombres, no suele darse una calvicie total.

¿Qué es la escala de Ludwig?

Mujer deshaciéndose la coleta

En 1977, y dado que no había precedentes en el ámbito de la calvicie femenina, el doctor Erich Ludwig diseñó esta escala de alopecia en mujeres para medir gráficamente en qué punto se encontraban.

La escala de Ludwig ilustra la progresión de la pérdida del cabello en la mujer y categoriza los patrones en tres grados. Estos pueden identificarse como una alopecia discreta, moderada o severa como veremos más adelante.

Esta escala ofrece una idea general de la alopecia, pero no siempre es posible categorizar un caso concreto dentro de un grado o fase. Especialmente debido al carácter difuso de la caída femenina.

Si nota que su cabellera ha perdido densidad, contacte con su médico para diagnosticar la caída rápidamente y empezar un tratamiento lo antes posible.

Grados de la escala y fases

El avance de la alopecia androgenética en mujeres es fácil de identificar a simple vista, especialmente si la paciente se peina con la raya al medio. Si ésta es cada vez más ancha y además se percibe una evidente pérdida de densidad capilar, es posible que nos encontramos ante este tipo de afección.

Mientras que en la escala Norwood se desarrollan hasta siete grados, en la Ludwig se reducen a tres. Eso sí, cada uno con varias fases implícitas. Veamos cuáles son estos grados de alopecia femenina más detenidamente.

Grado I

En el primer nivel de la escala Ludwig, el cuero cabelludo de la parte superior de la cabeza empieza a clarear. No de forma radical, pero sí llamativa para una paciente acostumbrada a ver otro tipo de imagen en el espejo.

La alopecia femenina de Grado I puede atravesar las siguientes etapas:

  • Fase I: la paciente nota cambios en su cabellera de forma sutil. Es recomendable acudir a un dermatólogo ya en esta etapa para comenzar un tratamiento preventivo, por ejemplo con minoxidil.
  • Fase II: la alopecia comienza a percibirse de una forma más clara para terceras personas, especialmente en distancias cortas.
  • Fase III: el área despoblada alrededor de la raya central se hace más evidente.
  • Fase IV: la falta de densidad provocada por el folículo piloso inactivo o frágil se suma la pérdida de cabello, evidenciándose aún más el cuero cabelludo.
  • Fase V: en este punto suelen empezar los problemas de autoestima en la paciente.

Grado II

El cuero cabelludo despoblado es más visible. El pelo nace espaciado, mucho más débil, y sus características han cambiado significativamente, notándose mucho más fino.

En el Grado II de la escala de Ludwig suelen darse dos fases antes de llegar al último estadio de la alopecia femenina:

  • Fase VI: se percibe claramente una zona despoblada en la zona central de la cabeza.
  • Fase VII: la alopecia se intensifica y se amplía en forma circular. Comienza a asemejarse a la calvicie masculina, que afecta a entradas, zona superior y coronilla.

Grado III

Este estadio es poco habitual y muy pocas mujeres presentan este grado de calvicie. Puede darse en los casos más graves en los que la pérdida de densidad y cabello está muy avanzada.

  • Fase VIII: en este punto, el pelo deja de crecer. El aspecto es similar al que puede darse con la alopecia androgenética masculina, con una zona calva extensa en la parte superior de la cabeza, y cabello en los laterales y nuca.

La escala Ludwig y las soluciones a la alopecia androgenética femenina

Mujer con pérdida de cabello según la escala Ludwig sosteniendo un cepillo

Dependiendo del grado de alopecia que presente la paciente el tricólogo especialista recomendará un tipo de tratamiento u otro. No es lo mismo un tratamiento para una fase II que una fase VII.

Para una mejor adaptación a las características y circunstancias particulares, es posible adoptar dos tipos de medidas:

  • Preventivas. Enfocadas a estimular los folículos pilosos y frenar la caída del pelo. Son las que se utilizan hasta la fase V aproximadamente. Lo más probable es que se recete un tratamiento oral para bloquear los efectos de los andrógenos, o bien uno tópico de estimulación capilar. En algunos casos es posible llevar a cabo un tratamiento PRP de plasma rico en plaquetas.
  • Definitivas. Si se han alcanzado los grados II y III, el médico recomendará soluciones definitivas en función de las características personales de la paciente. Dependiendo del patrón de caída será posible llevar a cabo un trasplante capilar o contemplar una prótesis de cabello.

En ambos casos es necesario llevar a cabo un análisis capilar exhaustivo, que analice tanto el patrón de calvicie como las características de la paciente (edad, estado de salud) y de su cabello, incluido grosor, color o textura.

Conclusión

Como acabamos de ver, en la salud capilar, el principal aliado es siempre la prevención. Si empieza a notar que su cabello pierde densidad o que la raya parece cada vez más ancha, puede que esté viviendo los primeros síntomas de la alopecia androgenética femenina.

Basándonos en la escala Ludwig, es posible realizar un estudio pormenorizado de los grados de alopecia femenina previo al diagnóstico y la correspondiente elección del tratamiento. Según sea el avance que presente la calvicie, se podrán tomar medidas preventivas (basadas en la estimulación de los folículos pilosos para detener la caída) a recursos de carácter definitivo.

Si desea más información sobre el injerto capilar para mujeres no dude en contactar con el equipo de Elithairtransplant.