La mala alimentación y la calvicie

La mala alimentación y la calvicie

Aunque la nutrición es un tema omnipresente en estos días, la gran cantidad de opciones que existen a la hora de decidir qué comer puede tener un impacto acumulativo en nuestra salud y aspecto físico si no elegimos los alimentos correctos.

El abuso de la comida rápida, los envíos a domicilio o los preparados puede derivar en importantes deficiencias de nutrientes y conducir en última instancia a la pérdida de cabello. Explicamos en qué consiste exactamente la relación entre alimentación y calvicie.

Índice


  1. La relación entre alimentación y calvicie
  2. La dieta y el efluvio telógeno
  3. ¿Qué otros síntomas tiene la mala alimentación?
  4. Resumen

La relación entre alimentación y calvicie

Alimentos vegetales frescos

El ajetreo y bullicio de la vida cotidiana, sumado a la conveniencia de la comida rápida, han cambiado nuestros hábitos alimenticios. Especialmente entre personas más jóvenes y nativos digitales, este cambio en la manera de alimentarnos se ha desarrollado, por desgracia, a expensas de los alimentos frescos.

Una mala alimentación puede derivar en multitud de síntomas, desde un impacto en la salud en general a largo plazo, hasta subida de peso, acné o debilidad en el cabello y las uñas.

Esto es así por que el organismo necesita ácidos grasos, proteínas de alta calidad, minerales y vitaminas, así como oligoelementos, que no están presentes en la gran mayoría de platos preparados que se pueden consumir al instante, y que suelen seducir al paladar a base de grasas saturadas, azúcares y sal. Especialmente peligrosos son, por tanto, mitos como que las patatas fritas curan la calvicie, u otros bulos alimenticios con escasa o nula evidencia científica.

Una dieta equilibrada puede proporcionar al cuerpo todos los nutrientes necesarios para funcionar correctamente. Si su dieta se reduce a alimentos poco saludables, los síntomas de deficiencia resultantes pueden hacer que su cabello sea más fino, con mayor propensión a la caída, y en casos más graves, derivar en efluvio telógeno. 

La dieta y el efluvio telógeno

Los alimentos de baja calidad tienden a escasear en algunos nutrientes esenciales para la correcta producción de queratina y oxigenación del folículo:

  • Magnesio
  • Biotina
  • Zinc
  • Hierro
  • Vitaminas A, B, C y E

Un suministro insuficiente de estos nutrientes a través de una alimentación inadecuada, ya sea porque se sigue una dieta muy restrictiva, o porque se abusa de alimentos poco saludables, acabará repercutiendo en el funcionamiento del organismo en general.

Aunque las células que integran el cabello están entre las más productivas del cuerpo humano, en líneas generales el cabello tiende a estar entre los primeros en sufrir los efectos de una mala alimentación ya que no se trata de un órgano vital para la supervivencia. 

En un caso de malnutrición o escasez de calorías, el organismo entrará en su versión más eficiente de uso de energía, derivando la misma a las zonas del cuerpo más importantes.

Por este motivo, una mala alimentación puede, a corto plazo, reflejarse muy rápidamente en la calidad del cabello. 

Cuando esto sucede, la comida rápida o las dietas hipocalóricas privan al folículo piloso de los nutrientes esenciales para mantenerse activo. En determinados casos, el cabello puede llegar a sufrir un tipo de alopecia llamado efluvio telógeno, donde el pelo acelera su ciclo vital, y gran parte de los folículos entran al mismo tiempo en la fase de reposo o telógena del pelo, que precede a la caída.

¿Qué otros síntomas tiene la mala alimentación?

Compra de alimentos orgánicos frescos

La pérdida de cabello causada por la mala alimentación es solo uno de los muchos síntomas de una deficiencia nutricional. Entre los más comunes estarían los siguientes:

  • Fatiga
  • Disminución de la concentración y el rendimiento físico
  • Uñas débiles
  • Cambios de humor
  • Problemas dentales, como caries o sangrado en las encías
  • Baja respuesta del sistema inmune (por ejemplo, es más fácil coger un resfriado)
  • Las heridas se curan más lentamente

Todos estos factores contribuyen a una acumulación progresiva de estrés, y generan un caldo de cultivo para la caída del cabello. 

Opciones de tratamiento ante una deficiencia nutricional

La buena noticia es que el efluvio telógeno es un tipo de caída completamente reversible. Basta con subsanar la causa de la caída (estrés, anticonceptivos orales, comida basura), para restaurar la correcta oxigenación y nutrición del cabello y fomentar su crecimiento.

Si en su caso mala alimentación y calvicie están relacionadas, en primer lugar, asegúrese de priorizar el consumo de alimentos saludables, así como todos los nutrientes necesarios para su cuerpo:

  1. Para el cuero cabelludo: vitaminas A, C y E, presentes por ejemplo en verduras de hoja verde y cítricos
  2. Para prevenir la caída: vitaminas B5, B6 y B12, presentes en el grano integral, la yema del huevo o los vegetales

Compensar un déficit también puede complementarse con suplementos de biotina, zinc y otros nutrientes que promueven el crecimiento del cabello.

La pérdida de cabello debido a la comida rápida puede controlarse mediante una mayor ingesta de vitaminas y minerales, generalmente de forma independiente y sin tratamiento adicional.

Para las personas con sobrepeso, se debe consultar a un nutricionista que establecerá un plan para cambiar su dieta. 

Resumen

La pérdida de cabello debido a la comida rápida y, en general, a la desnutrición, puede contrarrestarse con alimentos más saludables y proporcionando a su cuerpo todos los nutrientes esenciales para el crecimiento del cabello.

Si quiere aprender más sobre éste u otros temas relacionados con la caída del cabello no dude en ponerse en contacto con nuestro equipo, quienes estarán encantados de responder todas sus preguntas. También pueden ofrecerle un chequeo de cabello gratuito y sin compromiso.

¡Todavía no hay comentarios!

Su dirección de correo electrónico no será publicado.