Actualización COVID-19: Más información

Actualización COVID-19: Más información

Mujer haciendo la forma de un corazón con las manos

7 cuidados diarios para un cabello más sano

Los cuidados diarios para el cabello ayudan a protegerlo de los factores ambientales a los que lo exponemos cada día, incluida la contaminación, pero también la sequedad en el ambiente, una mala alimentación, o la exposición solar.

Con estas siete sencillas rutinas que incorporar a tu día a día potenciarás la salud de tu pelo, y te ayudarán a sentirte mejor también por dentro.

Índice


  1. Recomendaciones en rutinas de cuidado para el cabello
  2. En definitiva…

Los cuidados diarios del cabello que siempre funcionan

Aunque vaya a la peluquería de manera frecuente, incluso si es para hacer tratamientos específicos en el pelo, el cuidado diario del cabello es esencial para mantenerlo siempre en perfecto estado. Desde saber cómo y cuándo cepillarlo hasta leer con atención los ingredientes de los productos que utilizamos, introducir estos cuidados en el día a día ayuda a prevenir problemas capilares.

Pelo seco, puntas abiertas, superproducción de caspa y sebo… Veamos con más detenimiento qué hábitos podemos incorporar a nuestra rutina diaria para mejorar la salud del cabello sin salir de casa.

1. Cepille el cabello con detenimiento cada día

Mujer sujetando un cepillo como si fuera un midrófono

El cepillado es un proceso esencial para desenredar el pelo y estimular las glándulas sebáceas presentes en el cuero cabelludo. Con el proceso de cepillado, distribuimos los aceites que se producen en estas glándulas a lo largo de toda la hebra. Esto promueve la salud capilar, previene que los folículos pilosos se obstruyan con un exceso de sebo, y mantiene el cabello hidratado de forma completamente natural.

Conviene realizar esta tarea dos veces al día, por la mañana y antes de acostarse, siempre que el pelo este seco, ya que es más vulnerable a la rotura cuando está húmedo.

2. Disfrute de una vida sin tabaco

Si fuma pero busca una razón para dejarlo, puede sumar el cabello a su lista de motivos. Fumar afecta a la salud capilar. El tabaco tiene un efecto vasoconstrictor, que reduce la capacidad de alimentación de los vasos sanguíneos que alimentan el folículo piloso.

Al reducir el número de nutrientes que llegan a la base del cabello, el folículo se va debilitando poco a poco, en ocasiones perdiendo la capacidad de producir cabellos nuevos. En casos de caída severa, es aconsejable cortar el tabaco completamente. Igualmente, a los pacientes de un trasplante capilar se les recomiendo no fumar antes y después de la operación, cuando no dejar de fumar por completo, para no sabotear los resultados de la intervención.

3. Hidrate su cabello

La mejor hidratación viene desde dentro, tanto en la piel como el cabello. El agua ayuda a prevenir la sequedad de la piel y el cuero cabelludo, un factor esencial en la prevención de la descamación y la caspa, y nutre la fibra capilar gracias a su alto contenido en minerales.

Beba un mínimo de 6 a 8 vasos de agua cada día para cuidar su organismo. Especialmente si su pelo está seco o deshidratado, o tiene falta de brillo.

4. Aprenda a utilizar el secador correctamente

Mujer con la cabeza boca abajo utilizando un secador

En ocasiones, los cuidados diarios del cabello deben prevenir los daños causados por herramientas como rizadores, secadores o planchas. El secador es la herramienta de calor más común, tanto para hombres como mujeres. Lo mejor es evitarlo siempre que se pueda y secar el cabello al aire.

De no ser así, es recomendable que, después del lavado del pelo, se elimine la humedad del pelo con una toalla. También hay que evita encender el secador en el máximo nivel de temperatura del dispositivo, realizando una comprobación previa al sintiendo la sensación del aire sobre la mano. Mantenga siempre una distancia aproximada de 20 centímetros entre el secador y el pelo, o utilice un difusor de calor.

También es importante evitar lavar el cabello con agua que esté excesivamente caliente.

5. Cada día, busque y encuentre momentos de calma

El estrés también afecta a la salud capilar. En períodos de mucho estrés, el cabello puede entrar en efluvio telógeno, y sufrir una caída repentina al interferir el estrés con su ciclo vital natural. A menudo se nos olvida que le autocuidado forma parte de un estilo de vida saludable y que, este tipo de hábitos, se reflejan en cómo nos vemos por fuera.

Intente practicar rutinas que le ayuden a desconectar de tareas y responsabilidades. Intente poner atención plena a aquello que esté haciendo. Por ejemplo, dr un paseo en la naturaleza, bailar en el salón de casa, alimentarse de forma consciente, leer un libro, descansar en el sofá o meditar.

El descanso nocturno es fundamental para iniciar el nuevo día con energía. Evite los dispositivos electrónicos media hora antes de ir a la cama para incitar el sueño. Adopte un estilo de vida activo y cuide aspectos fundamentales de su bienestar. También es esencial intentar llevar una alimentación alineada con una dieta saludable.

6. A la cama con el pelo seco

Mujer con pijama y máscara de dormir

Existen dos momentos de la jornada que son especialmente significativos en relación con el cuidado personal: el inicio y el final del día. Además de cepillar el pelo para desenredarlo antes de dormir, es importante que el pelo no esté húmedo en el momento de acostarse. Esto evitará que se enrede en exceso durante la noche, o se multipliquen las puntas abiertas y que se vuelva quebradizo.

7. Elija productos de calidad

Los productos para el cabello son uno de los cuidados diarios para el cabello más importantes. Elija productos que se adecuen a las necesidades de su pelo.

Por ejemplo, si tiene el cabello teñido, es importante utilizar una fórmula específica para prolongar el efecto de la coloración. El cabello decolorado, además, es altamente poroso, por lo que la hidratación se escapa con más facilidad. Es importante intentar mantenerlo hidratado siempre que se encuentre más vulnerable.

Resumen

Estos cuidados diarios para el cabello aportan hidratación, fuerza y vitalidad, y son esenciales para potenciar la salud capilar. Incorporar estas rutinas al día a día permite centrar nuestra atención en acciones concretas, que promueven el autocuidado y nos ayudan a sentirnos mejor con nosotros mismos. El cabello, además, es una parte muy importante de nuestra identidad, y su cuidado depende casi íntegramente de lo que hacemos en casa.

De este modo, no solo se aporta vitalidad al pelo: también se miman el cuerpo, la mente y la autoestima, y se realza la belleza natural. Los beneficios de estos cuidados diarios para el cabello darán sus frutos a corto, medio y largo plazo.

No Comments yet!

Your Email address will not be published.