Hombre con calvicie mirando a cámara y preguntándose si necesita un injerto capilar.

¿Soy un buen candidato o apto para un trasplante capilar?

Para saber si un paciente es apto para un trasplante capilar son necesarias una serie de pruebas y chequeos previos.

El injerto de pelo es la solución definitiva para recuperar el cabello afectado por la calvicie, la viabilidad del trasplante capilar, dependerá en gran medida del diagnóstico que realice el especialista, y concretamente de cuál es la causa exacta que provoca la pérdida de pelo.

¿Quiere saber si es un buen candidato para el trasplante capilar? Lea ahora las pautas más frecuentes.

Índice


  1. ¿Quién es un buen candidato para un injerto capilar?
  2. ¿Quién NO debe realizarse un trasplante capilar?
  3. Conclusión

¿Quién es un buen candidato para un injerto capilar?

Al decidir si alguien es un buen candidato para un trasplante de pelo, se suelen contemplar los siguientes aspectos:

1. Cantidad y calidad de cabello

Es indispensable analizar las posibilidades que tiene el área donante para un tratamiento óptimo. Como mencionamos anteriormente, la cantidad de pelos que hay en la cabeza de un adulto sano. Puede variar por diversos factores como la edad, raza e incluso el color del pelo.

Los cabellos se agrupan en unidades foliculares, cada una de ellas alberga entre 1 y 5 pelos. Un paciente sano tiene en promedio entre 65 y 85 unidades foliculares por centímetro cuadrado. Eso supone entre 200 y 400 pelos para esa área.

Si la zona donante es pobre, limita el trasplante capilar. Al igual que, a mayor amplitud del área despoblada, la intervención tendrá menos probabilidades de éxito.

2. Se trata de alopecia androgénica

Uno de los requisitos para convertirse en candidato a un injerto capilar es sufrir de alopecia androgénica, o lo que es lo mismo, de origen genético. 

Este tipo de alopecia está relacionada con la producción de testosterona y sus efectos en la salud del folículo piloso. Puede afectar tanto a hombres como a mujeres, aunque es mucho más frecuente entre los primeros. 

La alopecia androgénica tiende a ser la principal candidata por los siguientes motivos:

  • Es progresiva e irreversible
  • No tiene cura
  • No está asociada a ninguna enfermedad

Como excepción, aquellos tipos de caída que, sin ser genéticos, provocan la atrofia del folículo de forma permanente (por ejemplo, una cicatriz en la que no vuelve a salir el pelo), también pueden ser candidatos aceptables. Eso sí, se debe disponer de suficiente cabello en la zona donante y no presentar inflamación o enfermedades asociadas.

3. La edad

Aunque no hay límites de edad para un trasplante capilar, los médicos aseguran que el mejor momento para someterse a un trasplante de pelo es entre los 30 y 40 años. Sin embargo, muchos pacientes se vuelven candidatos óptimos desde los 25 años, ya que su alopecia es muy avanzada.

Dos mujeres de diferente edad con diferentes posibilidades de ser candidatas a un injerto capilar.

En pacientes muy mayores, la zona donante tiende a perder densidad capilar por efecto del envejecimiento. Esto reduce la posibilidad de obtener los injertos necesarios y conseguir un resultado natural.

4. El sexo

En general, los hombres tienden a ser un mejor candidato para el injerto capilar que las mujeres. Aunque ellas en ocasiones también sufren de alopecia androgénica, su patrón de caída es muy diferente.

En las mujeres, la alopecia de origen genético puede darse en la zona de la raya del pelo, o ser difusa y afectar a toda la cabeza por igual. En este segundo caso, el trasplante capilar puede plantearse como un reto ya que no es posible predecir qué folículos pilosos se verán afectados por la testosterona.

En el caso de los hombres, aunque la alopecia androgenética presente diferentes grados a lo largo de la vida, el patrón tiende a ser el mismo. La frente y la coronilla son las principales afectadas por la caída de pelo, y los lados y nuca permanecen inmunes a la caída.

5. El color y la textura del cabello donante

La tipología del pelo influye a la hora de evaluar la calidad del cabello en el área donante. Esto determina el número de injertos que es posible extraer, y cómo se distribuirán en la zona receptora para que el resultado sea natural. 

Un paciente con pelo oscuro y rizado seguramente requerirá menos injertos que un paciente con cabello rubio, liso y muy fino. También es posible que la unidad folicular presente cuatro cabellos en una persona, y solo uno en otra.

6. Se han agotado otras vías

La persona que recurre al trasplante capilar, por lo general debe probar otras vías de acción antes de someterse a esta cirugía. Por ejemplo la bioestimulación con plaquetas, el láser capilar, o otros medicamentos como el minoxidil o el finasteride.

Si eventualmente no se consiguen los resultados deseados, el trasplante capilar comienza a plantearse como una solución definitiva al problema de pérdida de cabello.

¿Quién NO debe realizarse un trasplante capilar?

Existen algunos tipos de alopecia que están causados por un problema subyacente de salud. Estos casos pueden convertirse en candidatos para un injerto capilar si, una vez subsanado el origen de la caída del cabello, éste no vuelve a crecer porque el folículo está permanentemente dañado. 

Sin embargo, el injerto no es posible mientras la enfermedad se encuentre activa, y siempre es recomendable esperar un tiempo prudencial para comprobar si el cabello vuelve a salir por sí solo.

Estos tipos de alopecia suelen ser los siguientes

  1. Alopecias cicatriciales detectadas primarias, como el lupus eritematoso y el liquen plano folicular
  2. La alopecia frontal fibrosante 
  3. Alopecia totallis

Otros pacientes con pocas posibilidades de convertirse en candidato para un trasplante capilar son quienes sufren de caída por estrés, anemia, deficiencias nutricionales, o desajustes en el metabolismo, todos ellos problemas subsanables y que por tanto no deben recurrir al injerto como primera opción.

Conclusión

El injerto capilar, además de ser un procedimiento efectivo para recuperar el pelo, también causa un impacto positivo entre los pacientes que pasan por él. Para ser apto para un trasplante capilar, debe someterse a un análisis capilar con un buen especialista que pueda diagnosticar la causa exacta de la alopecia y recomendar el mejor tratamiento y la técnica a seguir. 

Una vez estudiado su caso de manera individual, el médico tomará las medidas necesarias para la recuperación de las zonas despobladas mediante un trasplante capilar, siguiendo siempre las necesidades y deseos del paciente, con las técnicas más avanzadas de injerto capilar.

¡Todavía no hay comentarios!

Su dirección de correo electrónico no será publicado.