Actualización COVID-19: Más información

Actualización COVID-19: Más información

Rechazo del injerto capilar

¿Es posible que mi cuerpo presente rechazo del injerto capilar?

Aunque este tratamiento incorpora por definición la palabra “trasplante”, no es exactamente como una intervención de donación de órganos. Al contrario que con este tipo de cirugía, el cabello injertado se toma del propio paciente y no de un donante anónimo.

Aunque parezca una traba (¿por qué no puedo lucir el cabello donado por otra persona?), este proceso en realidad garantiza que el paciente no produzca ningún rechazo del injerto capilar posterior a la intervención.

Índice


  1. ¿Por qué el rechazo del injerto capilar es virtualmente inexistente?
  2. El proceso de autotrasplante capilar
  3. No hay que tener miedo al rechazo del injerto capilar

¿Por qué el rechazo del injerto capilar es virtualmente inexistente?

Hombre con caída del cabello cubriéndose con las manos la cabeza.

El injerto capilar es en realidad un autotrasplante, donde el propio paciente es a la vez donante y receptor. Hoy por hoy no es posible trasplantar el pelo de otra persona.

Aunque esto impide el poder recibir cabello de alguien que no esté afectado por el gen de la alopecia, el autotrasplante garantiza que el paciente no presente en ningún momento rechazo del injerto capilar, durante ni después de la intervención. 

Esto es así porque, para que el organismo identifique un cuerpo extraño como propio, éste debe presentar exactamente el mismo código genético que el paciente. De lo contrario, se produce una reacción autoinmune en la que el cuerpo rechaza el el órgano injertado.  En estos casos, como sucede con el trasplante de órganos vitales, el paciente debe tomar medicación inmunosupresora de por vida.

No existen dos códigos genéticos iguales en el mundo, salvo por el que comparten los gemelos idénticos, quienes tienden a compartir también el mismo patrón de alopecia. Es por esto que el autotrasplante sea la única opción para los pacientes de injerto capilar.

El proceso de injerto capilar

Hombre peinándose la línea de implantación tras el injerto capilar.

En el análisis capilar inicial, el especialista identifica las áreas de la cabeza más afectadas por la calvicie, y aquellas con potencial para donar cabello. Por lo general están ubicadas en los laterales y parte de atrás del cuero cabelludo.

Una vez se calcula la viabilidad del trasplante, el médico procede a identificar el número de injertos necesarios para conseguir una densidad de en torno al 50% en las zonas más afectadas por la calvicie, empezando desde la frente y dando mayor prioridad al cabello que enmarca la cara frente a la coronilla.

En el día de la intervención, las unidades foliculares se extraen cuidadosamente, se introducen en un compuesto de biotina, y se injertan inmediatamente después en las áreas receptoras. 

El proceso es rápido, se lleva a cabo de manera ambulatoria, y solo requiere de anestesia local, que permite que el paciente permanezca consciente en todo momento durante el trasplante.

¿Significa esto que el trasplante capilar va a ser un éxito al 100%?

Como en toda intervención quirúrgica, los médicos especialistas no pueden garantizar que los resultados finales del tratamiento vayan ser un éxito rotundo. Aunque sea virtualmente imposible que el cuerpo presente rechazo al injerto capilar, cada paciente es diferente, y por consiguiente los resultados pueden variar en función de las circunstancias personales. 

Adicionalmente, los resultados finales dependen tanto de la pericia del cirujano, como de la técnica seleccionada, y de los cuidados postoperatorios llevados a cabo por el paciente. Es fundamental seguir las recomendaciones del especialista en su totalidad para obtener los resultados deseados en el menor tiempo posible.

En cualquier caso, entre las posibles y escasas complicaciones que podrían darse después de un trasplante de pelo, el rechazo del injerto capilar no sería una de ellas.

No hay que tener miedo al rechazo del injerto capilar

El trasplante capilar FUE es una técnica sencilla y sin riesgo de rechazo, que requiere de una gran experiencia y habilidad por parte del cirujano para colocar los folículos en el cuero cabelludo de la manera correcta, minimizando el riesgo de cicatrización y garantizando la supervivencia del mayor número de unidades foliculares posible.

Es importante que el paciente paciente se asegure de que la clínica capilar seleccionada cuenta con los medios necesarios para garantizar su seguridad durante y después del proceso. Los especialistas tienen el deber de ofrecer la mayor confianza al paciente que quiera poner fin a sus problemas de alopecia.

Si tiene más dudas sobre éste u otros temas relacionados con el trasplante capilar no dude en contactar a nuestro equipo de expertos.

Comments are closed.