Hombre pensando qué es mejor

Pros y contras del injerto capilar

No todos los hombres se sienten igual con su pérdida de cabello. Algunos lucen calvas sin complejos, mientras que para los más jóvenes, puede ser una montaña rusa de emociones: desde baja autoestima hasta ansiedad.

Es por ello que, la única solución es un trasplante capilar, un tratamiento ambulatorio, que transfiere a las áreas despobladas folículos sanos que no están afectados por la hormona que provoca la caída. Veamos cuáles son los pros y contras del injerto capilar.

Índice


  1. Pros y contras del injerto capilar: FUE o FUT
  2. Ventajas de un trasplante capilar
  3. Resumen

Pros y contras del injerto capilar: FUE o FUT


Antes de establecer los pros y contras del injerto capilar, hay que recalcar que existen dos técnicas para llevar a cabo esta intervención: FUE y FUT.

  • En el trasplante capilar FUT se toma una tira de cuero cabelludo del área donante de la que se extraen los injertos. Esta técnica deja una cicatriz visible en la parte trasera de la cabeza.
  • El injerto capilar FUE (Follicular Unit Extraction) se extraen los folículos pilosos individualmente del área donante. No deja cicatrices, pero el proceso es un poco más largo.

Aunque las dos técnicas son muy similares, los injertos FUE y FUT tienen sus propias ventajas e inconvenientes. Independientemente de la técnica, veamos en el injerto capilar cuáles son sus pros y contras.

Ventajas de un trasplante capilar


Al margen de incrementar la calidad de vida del paciente, aumentar la autoestima y mejorar su aspecto externo, el trasplante capilar ofrece las siguientes ventajas:

Hombre mirando a cámara sonriendo

No hay posibilidad de rechazo

El injerto capilar es un autotrasplante, es decir, el pelo se toma de áreas donantes del propio paciente, a menudo de la parte posterior y laterales de la cabeza. Esto supone que la intervención, a pesar de ser un «trasplante», funcione de manera muy diferente a un trasplante de órganos tal y como lo conocemos, ya que no se trasplanta cabello de otra persona.

Al tener el mismo código genético que nuestro organismo, el sistema inmune no actúa como si se tratase de un cuerpo invasor. La intervención se realiza de manera sencilla, sin necesidad de medicación ni problemas autoinmunes.

El paciente se va a casa en el día

El trasplante capilar es una cirugía que se realiza de manera ambulatoria y no requiere hospitalización. La intervención en sí puede durar unas 6 u 8 horas en función del número de unidades foliculares con las que trabaje el médico.

0% de dolor garantizado

Hoy en día, es posible disfrutar de un implante capilar con la garantía de ser absolutamente indoloro. Previo a la extracción de los folículos pilosos y del tratamiento, un médico de Elithair, le aplicará el exclusivo método Deep-Sleep para poder administrar la anestesia local posterior.

Una vez esté despierto, se llevará a cabo el procedimiento mientras usted se relaja. En casos donde no es óptima la sedación, el sistema Comfort-In sin agujas es una opción casi indolora.

Naturalidad y tecnología

Debido a que los cabellos injertados pertenecen al propio paciente, se logra una apariencia natural, ya que son exactamente del mismo grosor, color y textura que el resto, algo difícil de replicar con una peluca o una prótesis capilar.

La tecnología puntera en el trasplante capilar, ha logrado que los cirujanos puedan definir el área a rellenar en función de la densidad capilar de la zona donante, y diseñar la línea de nacimiento armónicamente. Los injertos se implantan siguiendo el ángulo, profundidad y dirección de crecimiento del pelo.

Los injertos son permanentes

Mientras que tratamientos farmacológicos como el Finasteride o Minoxidil ralentizan la caída del pelo, el trasplante capilar es una solución permanente al extraer folículos sanos e implantarlos en las zonas afectadas por la alopecia androgenética.

Estos folículos capilares provienen de áreas «inmunes» a la hormona DHT, por lo que el resultado del injerto capilar es para toda la vida.

Resultado a partir primeros meses

Si bien a pocas semanas del procedimiento, los folículos trasplantados entran en un estado de Shock Loss (pasan de la fase de caída, para renovarse y dar paso a un nuevo pelo). Los primeros resultados del injerto capilar se ven reflejados a los 3 o 4 meses, mientras que el resultado final al cabo de un año.

Desventajas de un trasplante capilar

Como cualquier procedimiento quirúrgico, el trasplante capilar puede conllevar ciertas desventajas asociadas.

Riesgo de infección

Con el trasplante capilar FUT, existe una mayor probabilidad de infección posterior al tratamiento. La recuperación es más lenta, ya que la cicatriz tiene que curarse de manera correcta.

Mientras que con la técnica FUE, el riesgo de infección es mínimo, puesto que no se realizan incisiones en el área donante, y las que se practican en el área receptora son diminutas.

Postoperatorio

Toda intervención quirúrgica, incluso si es ambulatoria, requiere de cuidados postoperatorios. En el caso del trasplante de pelo, por ejemplo, es importante no rascarse los injertos, o no fumar en los días inmediatamente posteriores a la intervención.

Su médico le dará todas las indicaciones, para hacer estas dos primeras semanas lo más cómodas y fáciles posibles.

Precio

La intervención de trasplante capilar no es barata. En España, el precio puede rondar los 10.000 euros, en función del número de grafts necesarios a trasplantar. Por fortuna, existen alternativas más asequibles.

En Turquía, el menor coste de la vida, así como que el estado turco subvenciona el turismo médico, implica unos costes más bajos pero siempre con la máxima calidad.

Resumen


El injerto capilar tiene pros y contras como en toda cirugía; sin embargo, este tratamiento capilar es beneficioso para quienes llevan tiempo buscando una solución para la caída del cabello.

Casi todas las desventajas de este procedimiento están relacionadas, o bien con el coste del mismo, o con los efectos colaterales temporales, que a menudo compensan el peinar una cabellera abundante a largo plazo