Summer Deal! ¡Ahorra 400 € ahora!

Padre e hijo con alopecia androgénica

¿Qué es la alopecia androgénica o hereditaria?

La alopecia androgénica, también conocida como alopecia androgenética, es la causa más frecuente de pérdida de cabello en el mundo. También se la conoce como calvicie común o alopecia hereditaria.

Generalmente, aparece después de la pubertad. Es normal perder pelo a lo largo de la vida, ya que es un proceso natural de envejecimiento que se produce gradualmente. Sin embargo, si avanza rápidamente en los primeros años de la vida adulta, suele ser una señal de que la persona padece alopecia hereditaria.

Índice


  1. ¿Cuántos hombres y mujeres padecen alopecia androgénica?
  2. ¿Cuáles son las causas y los síntomas?
  3. ¿Qué es la alopecia precoz?
  4. Los grados de alopecia en las escalas Hamilton-Norwood y Ludwig
  5. ¿Qué tratamientos hay disponibles en la actualidad?
  6. Nuestros consejos para tratar la alopecia androgénica
Hombre con un peine en la mano mostrando los efectos de la alopecia en hombres

¿Cuántos hombres y mujeres padecen alopecia androgénica?


Aunque no lo parezca, esta forma de caída de pelo está más extendida de lo que se cree. Según algunos estudios, la calvicie masculina suele aparecer a partir de los 20 años y aumenta con la edad. La prevalencia se sitúa en torno al 21 % en los hombres de 20 años y aumenta hasta el 85 % a los 50 años. En las mujeres, la prevalencia se sitúa en torno al 12 % entre los 20 y los 30 años y en torno al 75 % después de los 70 años.

La complejidad de la alopecia androgenética (AGA) se ve agravada por el hecho de que puede manifestarse de forma diferente según el origen étnico. Las personas de origen caucásico son las más afectadas, mientras que es menos frecuente entre la población de origen asiático y africano. Las razones de estas diferencias aún no se conocen del todo, pero los estudios han demostrado que existe un patrón de gravedad diferente.

En conclusión, la prevalencia de la calvicie común aumenta con la edad en hombres y mujeres, pero varía según el sexo y el origen étnico.

¿Cuáles son las causas y los síntomas?


Este tipo de caída del cabello se puede apreciar rápidamente en el cuero cabelludo. Además, la divergencia en la forma de manifestarse entre los sexos es muy notable. No obstante, por regla general, pueden observarse los siguientes síntomas:

En los hombres

  • Pérdida del cabello en las entradas y la coronilla
  • Caída gradual del pelo de la parte superior de la cabeza
  • Patrón final del cabello en forma de herradura

En las mujeres

  • Adelgazamiento del pelo de la coronilla
  • Caída del pelo difusa acentuada
  • Retroceso de la línea frontal o entradas

La alopecia androgenética es causada principalmente por la hormona DHT (dihidrotestosterona). La DHT se produce a partir de la hormona masculina testosterona. En los hombres, la enzima 5-alfa-reductasa es especialmente activa en los folículos pilosos de las entradas y la coronilla. Esta enzima convierte la testosterona en dihidrotestosterona.

Además de la predisposición genética, hay otros factores que pueden favorecer la aparición de la alopecia androgénica. Entre ellos están:

  • Estrés
  • Sobrepeso
  • Tabaquismo
  • Consumo de alcohol
  • Medicación

Por ello, la predisposición genética, las variaciones hormonales y los factores externos asociados al modo de vida son los elementos que crean las condiciones ideales para el desarrollo de este tipo de alopecia.

Comprender la alopecia androgenética en función del sexo

La alopecia androgénica es la responsable de la miniaturización del cabello, la cual hace que los folículos pilosos de las zonas sensibles a la hormona DHT se vuelvan más finos con el tiempo hasta que acaban cayéndose por completo y no vuelven a crecer.

En los hombres, la línea frontal del cabello comienza a retroceder y se forman las entradas más o menos pronunciadas. El cabello de la coronilla también empieza a adelgazarse y extenderse con el tiempo. Una de las etapas finales da lugar a un patrón de cabello en forma de herradura.

En las mujeres, el cabello suele debilitarse en la raya en medio hasta que se hace visible el cuero cabelludo. En muchos casos, el problema comienza a una edad temprana y empeora rápidamente durante la menopausia. También puede producirse un retroceso del cabello en la línea frontal o las entradas, una modalidad que afecta enormemente a la autoestima de muchas mujeres afectadas.

Mujer con entradas en el pelo mirándose al espejo

¿Qué es la alopecia precoz?


La calvicie prematura, también conocida como alopecia precoz, es la caída de pelo relacionada con la alopecia androgénica que se da a una edad más temprana de lo habitual. Aunque los síntomas suelen ser iguales a los que experimentan las personas de otras edades, al aparecer a una edad temprana es una experiencia difícil, ya que suele afectar a la autoestima y el bienestar emocional de los adolescentes.

En definitiva, hablamos de alopecia prematura cuando la caída del pelo se produce durante la adolescencia o antes de los veinte años. Es crucial reconocer que, aunque es menos habitual, las mujeres jóvenes también pueden experimentar una caída del cabello precoz. No obstante, se da con una incidencia relativamente baja que rara vez progresa hasta una calvicie total.

Los grados de alopecia en las escalas Hamilton-Norwood y Ludwig


Para evaluar y clasificar con precisión la fase y el tipo de caída del cabello que está experimentando una persona en particular, los expertos utilizan diversas escalas. De este modo, se puede determinar el avance de la alopecia en el paciente y elegir el tratamiento más adecuado, ya sea con medicamentos, injertos capilares, micropigmentación, etc.

Las personas pierden, normalmente, entre 50 y 100 pelos al día. Si se pierden más, es un signo de que la persona afectada padece una caída anormal del cabello. Si estas pérdidas son causadas por la alopecia androgénica, los grados de alopecia se pueden determinar utilizando la escala Norwood para hombres y la escala Ludwig para mujeres. La escala Hamilton-Norwood clasifica la caída de pelo en los siguientes grados:

  • Grado I. La pérdida de pelo es inapreciable o escasa.
  • Grado II. Se aprecia retroceso de la línea frontal y las entradas.
  • Grado III. Caída del cabello en la zona de la coronilla.
  • Grado IV. Se extiende la caída de pelo en la zona temporal y frontal.
  • Grado V. Las áreas sin pelo de la zona frontal y la coronilla solo están separadas por una región estrecha con pelo.
  • Grado VI. La calvicie avanza y las zonas sin pelo sobre la coronilla y las entradas se juntan.
  • Grado VII. El grado más avanzado de la escala en el que ya solo queda pelo original sobre y detrás de las orejas y en la nuca.
Escala Norwood con las diferentes fases de la alopecia androgénica masculina.

La escala Ludwig, por su parte, clasifica la alopecia femenina en las siguientes fases:

  • Grado I. El pelo de la zona anterior central comienza a caerse o a miniaturizarse.
  • Grado II. La caída del cabello progresa y afecta a casi todo el área superior del cuero cabelludo.
  • Grado III. La pérdida capilar es notable y afecta a toda la zona superior de la cabeza, incluida la coronilla.
Diferentes grados de alopecia con patrón femenino.

¿Qué tratamientos hay disponibles en la actualidad?


Si tienes antecedentes en tu familia y ya has empezado a perder el pelo, es importante que inicies el tratamiento lo antes posible. Se trata de una afección crónica y duradera, por lo que cuanto antes empieces, más opciones tendrás para tratarla. Hemos enumerado los distintos tipos de tratamiento disponibles, para que puedas tomar la mejor decisión. También es importante contar con el asesoramiento de un profesional.

Tratamientos tópicos

El minoxidil es el tratamiento tópico contra la calvicie más popular del mercado. Este fármaco goza de gran popularidad como primera opción para tratar la alopecia androgénica. El minoxidil aumenta el flujo sanguíneo al cuero cabelludo, lo cual estimula el crecimiento de los folículos pilosos y previene la caída del cabello.

Sin embargo, uno de los mayores inconvenientes del minoxidil es que debe utilizarse permanentemente para que no se pierda el progreso. Además, también pueden producirse los siguientes efectos secundarios:

  • Cambios en la textura del cabello
  • Irritación o enrojecimiento del cuero cabelludo
  • Crecimiento accidental de vello en otras partes del cuerpo
  • Dolor torácico
  • Aumento repentino de peso
  • Hinchazón de manos o pies
  • Mareos

Es importante determinar la dosis y la frecuencia de uso bajo supervisión médica.

Tratamientos sistémicos por vía oral

En cuanto a los tratamientos orales, la finasterida y la dutasterida son la primera opción para muchas personas. Estos fármacos son bloqueadores de la DHT, lo cual permite que los folículos pilosos permanezcan más tiempo en fase de crecimiento. Los resultados aparecen unos tres meses después del inicio del tratamiento. No obstante, los posibles efectos secundarios de estos fármacos echan para atrás a muchos interesados. Algunos de los efectos adversos son:

  • Disminución de la libido
  • Disfunción eréctil
  • Problemas de eyaculación

Estos efectos secundarios son más frecuentes en los hombres que toman dosis más altas del fármaco. Los bloqueadores de la DHT no están recomendados para mujeres, ya que pueden causar complicaciones graves en embarazadas. Antes de utilizar finasterida o dutasterida para tratar la alopecia androgénica, consulta a un médico sobre los riesgos y beneficios de estos fármacos.

Terapia con láser capilar

La terapia láser de baja intensidad es un método de tratamiento relativamente reciente para la alopecia androgenética. Al proyectar una luz de baja intensidad sobre el cuero cabelludo, se repara y regenera el tejido capilar.

Pese a que los estudios aún no han mostrado resultados definitivos, la terapia con láser capilar ayuda a estimular el crecimiento del cabello en hombres y mujeres, incluidos los que padecen calvicie común. Además, aumenta el metabolismo celular y el riego sanguíneo de los folículos pilosos, lo que favorece el crecimiento del cabello.

Microneedling

Los tratamientos con microneedling utilizan un dispositivo con agujas finas para pinchar la piel a intervalos regulares. La profundidad de las agujas puede variar según el estado de la piel y la finalidad del tratamiento. Los resultados suelen ser visibles tras varias sesiones. En casos de caída del cabello, el microneedling puede estimular su crecimiento y provocar su densificación.

El tratamiento no suele doler y dura unos 30 minutos. Después del tratamiento, la piel puede enrojecerse e hincharse, pero es normal y debería desaparecer en unos días. La frecuencia de las sesiones de microneedling depende del estado de la piel y de la finalidad del tratamiento. En caso de caída del cabello, puede ser necesario repetir los tratamientos cada 4 a 6 meses.

Se trata de un procedimiento bastante fiable, pero pueden surgir ciertos efectos secundarios, en particular:

  • Enrojecimiento
  • Hinchazón
  • Sangrado
  • Infección
  • Formación de cicatrices

El microneedling puede ser un método eficaz y relativamente seguro para tratar problemas cutáneos y capilares. Si te interesa este método, consulta a un médico o dermatólogo con experiencia para saber si es adecuado para ti.

Tratamiento PRP

El tratamiento PRP, también conocido como lifting vampiro, es una forma natural de estimular el crecimiento del cabello. Primero se extrae una pequeña cantidad de sangre del paciente (unos 12 ml). Después se centrifuga la sangre para separar el plasma. A continuación, el plasma se inyecta en las zonas afectadas por la alopecia.

El plasma rico en plaquetas multiplica los factores de crecimiento de las células sanguíneas locales. Diversos estudios han demostrado que las inyecciones de PRP pueden tener efectos positivos sobre la caída del cabello y no entrañan riesgo alguno. Esto convierte al PRP en una opción de tratamiento prometedora y eficaz contra la caída del cabello.

Injerto capilar

A largo plazo, el trasplante capilar es la solución más eficaz para combatir con éxito la alopecia androgénica. Este tratamiento capilar extrae los folículos pilosos necesarios de la zona donante (normalmente la parte posterior de la cabeza). Tras enriquecerlos con una solución nutritiva especial, los folículos son implantados en la zona receptora.

Antes y después injerto capilar FUE Zafiro 4200 injertos Jorge Díaz

Nuestros consejos para tratar la alopecia androgénica


La caída del cabello causada por la alopecia androgénica es un problema que sufren tanto hombres como mujeres. Al tratarse de una afección genética, hormonal o relacionada con el estilo de vida, los afectados piensan que su caso es incurable, pero no es así.

Además de los tratamientos mencionados anteriormente, existen otros consejos prácticos para hacer frente a esta pérdida de cabello:

  • Acepta tu caída del cabello. Es importante reconocer que la calvicie es el primer paso de un proceso natural que afecta a muchas personas. Aceptando la situación, puedes empezar a encontrar formas de controlarla.
  • Habla con un profesional. Si te preocupa la caída del cabello, habla con un médico o dermatólogo. Ellos pueden informarte sobre las causas y los tratamientos más adecuados.
  • Busca grupos de apoyo. Existen muchos grupos de apoyo para personas con alopecia androgénica. Estos grupos pueden proporcionarte apoyo moral e información sobre la enfermedad.

Si estás pensando en someterte a un trasplante capilar, consulta antes a un dermatólogo. Después de analizar tu cabello, el especialista determinará si eres apto o no.