Actualización COVID-19: Más información

Actualización COVID-19: Más información

Mujer con pelo rizado natural mirando a cámara

5 problemas del cabello más comunes de lo que parece

Los problemas del cabello pueden afectar de diferente manera a quien los padece, en función de si se trata de un desajuste en el cuero cabelludo, la cutícula o la raíz del pelo. En algunos casos podemos recurrir a trucos caseros, pero será necesario acudir a un especialista capilar para encontrar el tratamiento adecuado a cada tipo de pelo.

Veamos cuáles son los problemas más comunes del cabello, y cómo solucionarlos.

Índice

  1. La sequedad en las puntas
  2. Problemas con el cabello graso
  3. La falta de brillo
  4. La caída del cabello
  5. Aparición de caspa
  6. La mejor solución para el cabello

1. La sequedad en las puntas

La sequedad en las puntas es uno de los problemas comunes del cabello

El cabello largo tiende a presentar un mayor nivel de sequedad que alguien con el pelo corto, ya que el ciclo de vida de una hebra de pelo está más expuesta a factores que debilitan la cutícula como el sol o la humedad. Es por este motivo que las puntas tiendan a verse más afectadas que el resto de la hebra o la raíz.

Para solucionar el cabello seco es importante usar un champú y un acondicionador adecuados, y contemplar el uso de un producto leave-in, aplicado sobre el pelo. Este tipo de productos aportan una hidratación profunda al cabello, y ayudan a sellar la cutícula, previniendo que las puntas abiertas se enganchen unas con otras. En última instancia, será necesario un corte de puntas para prevenir el avance de la sequedad en el pelo.

Además de elegir los productos de higiene adecuados, es importante evitar ciertos químicos, que tienden a afectar a la salud capilar, como ocurre con ciertas marcas de tintes.

Un tratamiento a base de aceite vegetal puro, como el de coco, argán u oliva, puede recuperar el brillo e hidratación de las puntas, evitando el uso de las tijeras, en caso de que pretendamos mantener la longitud deseada de nuestro cabello.

2. Problemas del cabello graso

Mujer con pelo graso intentando desenredar el pelo

Desgraciadamente, el cabello graso puede hacer que parezca que tenemos una higiene descuidada. Esto en ocasiones motiva a la gente que sufre de pelo graso a incrementar los lavados del cabello, lo que tiende a empeorar el problema.

La obstrucción de las glándulas sebáceas suele ser la responsable de los problemas de pelo graso, ya que a menudo derivan en una superproducción de sebo que desequilibra la producción natural de grasa del cuero cabelludo. Problemas adicionales como la caspa suelen estar relacionados con el pelo graso porque promueven la obstrucción de estas glándulas. En algunos casos, el pelo graso también puede deberse a desequilibrios hormonales, una dieta baja en nutrientes, o la destrucción del equilibrio natural de la glándula sebácea por un exceso de lavado.

Para prevenir el cabello graso, procure llevar una alimentación equilibrada, y evite lavar el pelo todos los días con productos con un alto contenido en detergente, para restablecer el equilibrio natural del pH del cuero cabelludo.

Conocer los ciclos corporales es también imprescindible. Así, en la mañana encontramos una mejor respuesta en nuestro cuero cabelludo con respecto a la noche, cuando las glándulas sebáceas permanecen activas. Sin aumentar la cantidad de champú, podemos promover el tener un cabello más sano aplicando aceite de camomila o romero, que regulan los niveles de grasa.

3. La falta de brillo

Mujer con problemas en el cabello mirándose el pelo y sujetándolo con las dos manos

Es necesario que definamos por qué brillan unos cabellos más que otros. En algunos, tiene que ver con al color del pelo o su forma, ya sea liso o rizado. Tan sencillo como que ante una superficie lisa la luz se refleja mejor. Pero existen otras circunstancias que tienen que ver con el organismo y los cuidados que llevamos a cabo.

El cabello está formado por varias capas de cutículas (entre 8 y 10) que logran producir ese brillo saludable. Por lo general, la pérdida de estas es debida a unos cuidados poco apropiados, y la prevención es nuestra máxima aspiración.

La falta de brillo en el pelo suele estar asociada con una mala dieta, carente de vitaminas, además de otros factores externos especialmente abrasivos que destruyen progresivamente las capas de cutícula que recubren la hebra del pelo, como el sol, el agua de la piscina y el mar. Un champú inadecuado, el secado con toallas muy ásperas, o un cepillado brusco y frecuente también pueden derivar en cabello apagado.

El cabello necesita cuidados especiales para evitar este tipo de problemas. Escoja siempre productos que ayuden a proteger el cabello de agentes externos, y ponga especial cuidado durante el proceso de lavado y secado para prevenir el frizz en el pelo.

4. La caída del cabello

La caída del cabello temporal puede puede estar relacionada con diferentes agentes externos, como estrés o problemas hormonales o en el sistema inmune.

Cuando la caída del pelo es progresiva, las causas pueden ser muchas, aunque la más común suele ser de componente hereditario. Este tipo de patrón de caída no se puede revertir ni curar: deberá consultar con un experto cuáles son sus mejores opciones para frenar su avance, u optar por soluciones cosméticas como el trasplante capilar.

  • Cuando este problema aparece en las mujeres, la caída suele aparecer a partir de los 50 años, y se produce gradualmente desde la zona superior de la cabeza
  • En el hombre, la primera pérdida del cabello se presenta, en la mayor parte de los casos, en el área de las sienes antes de los 30 años

Si el cabello comienza a caerse de forma repentina, es aconsejable consultar con un especialista para determinar las causas y concretar las mejores soluciones en función de las mismas.

5. Aparición de caspa

Mujer con problemas de caspa rascándose el cabello

La caspa es un desequilibrio en el proceso natural de eliminación de células muertas presentes en el cuero cabelludo. Las personas que padecen problemas de caspa con frecuencia eliminan estas células más frecuentemente de lo normal, de ahí que tiendan a acumularse y ser más visibles, en ocasiones derivando en la proliferación de microorganismos y flora microbiana en el cuero cabelludo.

Podemos distinguir dos tipos de caspa:

  • Por un lado, la pitiriasis simple es la que se esparce por todo el cuero cabelludo. Se aprecia como un polvillo blanco, que es producto de las escamas que se desprenden al rascarnos.
  • La pitiriasis grasa se localiza en las áreas de la nuca y la frente. Se forma donde hay más sebo, por lo que es de dimensión mayor y se caracteriza por su tono amarillento y el enrojecimiento de las zonas afectadas.

Aparte de acudir a un especialista para tratar este tipo de problema en el cabello, es necesario mantener limpio el cabello, evitar productos desengrasantes o con compuestos químicos muy agresivos, y llevar un dieta equilibrada.

La mejor solución para el cabello

La higiene es muy importante para el cuidado del cuero cabelludo. Pero para lograr el efecto deseado, evitando los problemas que le hemos enumerado, es necesario elegir los productos de cuidado más propicios para cada caso. Ante la duda, lo mejor es consultar con un dermatólogo o tricólogo que pueda orientarnos en los problemas específicos de nuestro cabello.

La prevención es, sin duda, la mejor arma ante los problemas del cabello. No espere a las primeras señales de alarma y actúe de manera temprana para disfrutar de un cabello saludable.