Actualización COVID-19: Más información

Actualización COVID-19: Más información

Manos sujetando un lazo morado por el lupus sobre fondo rosa

Alopecia y lupus: así se relacionan enfermedad y síntoma

Se estima que en el mundo existen unos cinco millones de personas que padecen lupus. Sólo en España se cuentan por decenas de miles. Entre los muchísimos síntomas que puede presentar esta enfermedad, hoy vamos a centrarnos en la alopecia por lupus. O lo que es lo mismo, la caída repentina del cabello a causa de la inflamación de los tejidos provocada por la enfermedad, y que suele ser uno de sus primeros síntomas.

Índice


  1. ¿Por qué aparecen a la vez alopecia y lupus?
  2. Lupus y caída del cabello: así afecta este trastorno a la salud capilar
  3. ¿Se puede hacer un trasplante capilar con lupus?
  4. En definitiva…

¿Por qué aparecen a la vez alopecia y lupus?

Primer plano de las raíces del cabello de una mujer rubia

El lupus erimatoso sistémico es un trastorno ocasionado por el propio organismo, por lo que se le cataloga como enfermedad autoinmune. No tiene causa determinada y su diagnóstico específico es muy difícil de emitir, ya que a día de hoy no existen pruebas de laboratorio que determinen la enfermedad como tal. Lo identificamos a través de los diversos síntomas que produce en el organismo.

El lupus es una enfermedad crónica que produce un desequilibrio en el sistema inmune que a su vez ocasiona la pérdida de capacidad de éste para identificar sus propios tejidos. Al reconocerlos como ajenos o potencialmente invasores, el cuerpo intenta expulsarlos creando anticuerpos que destruyen las células que han sido erróneamente clasificadas como invasoras.

Estas células pueden encontrarse en cualquier parte del cuerpo, incluida la piel, las articulaciones o los órganos internos. En función del área que se vea afectada, el lupus puede ser de un tipo u otro, aunque puede suceder que una sintomatología evolucione a otra o se den varios síntomas a la vez. En casos muy severos o avanzados, ciertos órganos vitales pueden verse comprometidos.

Aún así, la esperanza de vida de los pacientes con lupus es del 90 % 20 años después del diagnóstico.

Los síntomas del lupus van y vienen, y se cuentan por decenas. De hecho, esta enfermedad a menudo «imita» los síntomas de otras enfermedades, lo que complica aún más su diagnóstico. Pueden abarcar desde:

  • Molestias más o menos intensos ocasionados por la hinchazón de las articulaciones
  • Dolor muscular
  • Erupciones en la piel
  • Fiebre
  • Fatiga
  • Hinchazón en el rostro y las extremidades
  • Sensibilidad a la luz del sol

Entre esta lista de síntomas se encuentra también la alopecia. El deterioro de los tejidos a causa del lupus ocasiona un incremento exponencial en la pérdida de cabello a medida que se van debilitando los folículos pilosos, que tienden a minimizarse y morir a un ritmo superior.

ANÁLISIS CAPILAR GRATUITO
100% sin costes asociados ni compromiso

Lupus y caída del cabello: así afecta este trastorno a la salud capilar

Mujer mirándose en el espejo la raya del pelo con muy poca densidad

El lupus a menudo afecta a rostro, cuello y cuero cabelludo. Cuando la alopecia está asociada al lupus, puede evolucionar en una caída masiva, no solo del pelo de la cabeza, sino también las cejas y las pestañas, o la aparición de calvas en la barba.

Esta pérdida capilar característica conlleva el debilitamiento progresivo de los folículos, que producen hebras cada vez más finas, débiles y fáciles de quebrar. La alopecia por lupus puede evolucionar dando lugar a áreas total o parcialmente despobladas, y puede ser de dos tipos:

  1. Temporal. Este tipo de caída va y viene en función de las etapas de recaída y remisión de la enfermedad. La alopecia por lupus de carácter temporal en ocasiones se ve acentuada por el efecto de determinados fármacos empleados para tratar otros síntomas del lupus. A menudo la situación mejora una vez se administra un tratamiento específico tras un diagnóstico capilar.
  2. Permanente. La alopecia por lupus puede convertirse en crónica en determinados casos, cuando se genera una lesión discoide en el cuero cabelludo que deriva en tejido cicatrizal en torno al folículo piloso, que no puede volver a generar pelo ni por sí mismo, ni con la ayuda de tratamientos tópicos o medicación. En estos casos se denomina a este tipo de alopecia lupus discoide.

En los casos en los que la situación es reversible, se puede recurrir a diversos métodos para reforzar el cuero cabelludo y fomentar su crecimiento. Sin embargo, cuando hablamos de lupus discoide estamos hablando de un tipo de alopecia cicatrizal que es, por desgracia, permanente.

Examinando la situación

¿Cómo podemos saber si la caída del cabello se debe al lupus y no a un factor ajeno?

Si la alopecia es el único síntoma, es probable que no se trate de lupus ya que esta afección suele presentar un abanico amplio de condiciones relacionadas. Sin embargo, sí suele presentarse entre los primeros síntomas que el paciente es capaz de identificar.

Sea cual sea el caso, es crucial buscar un diagnóstico médico preciso para determinar la causa de la caída, y sobre todo establecer un curso a seguir si se trata de una versión de alopecia relacionada con el lupus. Cada paciente de lupus presenta un cuadro específico e individual, que requiere un tratamiento a medida para controlar los síntomas, incluida la caída del cabello

¿Se puede hacer un trasplante capilar con lupus?

Mujer sujetando en la mano cabellos sueltos desprendidos de la cabeza. El lupus provoca alopecia temporal o crónica

En los casos en los que la enfermedad ha dado lugar a una caída temporal del cabello que se puede poner bajo control con medicamentos el injerto capilar no está recomendado. El proceso más habitual en estos casos es intentar frenar la caída con un tratamiento farmacológico, y fomentar el crecimiento natural del cabello.

En los casos de lupus discoide, la situación variará de paciente a paciente. El especialista deberá llevar a cabo una evaluación detallada de la situación del paciente, tanto a nivel capilar como sistémico en relación a la progresión de la enfermedad.

En ciertos casos, cuando la enfermedad esté bajo control y se haya mantenido estable durante un tiempo determinado, es posible que el especialista recomiende el trasplante capilar si el área a tratar no es muy extensa y el paciente dispone de suficiente densidad capilar en la zona donante.

En definitiva…

Un buen asesoramiento médico es clave tanto para lidiar con los síntomas individuales del lupus como para encontrar con la solución más adecuada a la alopecia causada por esta enfermedad.

Existen multitud de tratamientos adaptados a cada circunstancia, y será su equipo médico quien se encargue de probar diferentes combinaciones para dar con la que mejor se ajuste a sus necesidades personales.

No Comments yet!

Your Email address will not be published.