Éxito o fracaso de un injerto capilar

En qué casos el trasplante de pelo es realmente efectivo

Los trasplantes de pelo son capaces de restaurar el crecimiento de cabello en zonas del cuero cabelludo donde ese es limitado o inexistente pero, ¿cómo es de efectivo el trasplante de pelo realmente?

Vemos cuáles son las diferentes técnicas que se usan hoy, y sus tiempos de recuperación y efectividad.

Índice


  1. ¿En qué consisten las dos técnicas de trasplante capilar?
  2. ¿Cuál es la efectividad del trasplante capilar de la FUE y la FUSS?
  3. Los espectaculares resultados de la técnica FUE
  4. Qué determina el éxito o fracaso del injerto capilar
  5. Conclusiones

¿En qué consisten las dos técnicas de trasplante capilar?

Existen dos técnicas principales de trasplante de pelo altamente efectivo, la FUSS y la FUE:

  • La técnica FUSS consiste en seccionar una tira fina de piel, de entre 15 y 20 cm de longitud, de la zona posterior o lateral de la cabeza. Tras la sutura, las unidades foliculares se toman de esta tira y se injertan en el área receptora. Aproximadamente dos semanas después del injerto, se retiran los puntos, quedando una cicatriz por debajo del pelo.
  • La técnica FUE es el método más avanzado en la actualidad, con un fracaso de trasplante capilar prácticamente inexistente. Consiste en extraer por separado cada uno de los folículos de la zona donante, sin tener que suturar con puntos y sin dejar cicatrices. Cada unidad folicular se injerta directamente en el área de a cabeza que requiere un aumento de densidad.

En función de las preferencias personales del paciente, se elegirá una técnica u otra.

¿Cuál es la efectividad del trasplante capilar FUE y FUSS?

El trasplante de pelo con ambas técnicas es efectivo en cuanto a que es posible restaurar la densidad del cabello. La principal diferencia entre una u otra reside en que la técnica FUSS es más anticuada y por tanto no cuenta con las ventajas de la técnica FUE de injerto capilar que es la más avanzada. Esto es, una intervención sin suturas ni cicatrices, con una recuperación postoperatoria más fácil.

Técnica FUSS

Durante el análisis capilar, cirujano y paciente deberán acordar el número de unidades foliculares necesarias para alcanzar una densidad adecuada de acuerdo con los rasgos particulares del paciente, así como la orientación final de los folículos. También deberán hablar de los objetivos del paciente y sus expectativas.

Ha de tenerse en cuenta que los folículos trasplantados tienden a caerse antes de crecer de manera definitiva. Muchas veces esto hace pensar a los pacientes que están ante un injerto capilar fallido, cuando en realidad se trata de una parte natural del proceso de curación.

Técnica FUE

Esta técnica lleva más tiempo, ya que se retiran una a una unidades completas de folículo de la parte donante para transferirlas a la parte receptora. El éxito de esta técnica lo determina el porcentaje final de folículos, y la apariencia estética de los cabellos trasplantados.

Si se trasplanta un volumen adecuado de unidades foliculares de manera que se alcanza una cobertura visualmente densa, la técnica FUE suele tener una elevada tasa de éxito.

El verdadero rendimiento de la técnica depende de la experiencia del cirujano, de sus conocimientos y sus habilidades. Si son las adecuadas, FUE puede tener una efectividad absoluta.

Los espectaculares resultados de la técnica FUE

Trasplante de pelo efectivo en un paciente de Elithairtransplant

Hasta ahora hemos hablado de cómo se llevan a cabo estas técnicas y de sus porcentajes de éxito y del escaso fracaso del injerto capilar, pero no de otros detalles como del aspecto del resultado final o del tiempo de recuperación.

El método FUE es un tipo de trasplante de pelo innovador y efectivo. Se trata de un procedimiento mínimamente invasivo, que se realiza de manera ambulatoria con anestesia local.

Aún así, es importante recordar que se trata de una cirugía y, por tanto, ha de tomarse en serio y cumplirse las precauciones que indicamos más adelante, tanto para salvaguardar la salud del paciente como para asegurar el éxito del trasplante capilar.

¿Cómo es la cirugía FUE?

La cirugía FUE se lleva a cabo con anestesia local y normalmente dura entre 6 y 8 horas. El paciente necesitará pasar largos periodos tumbado sobre un lado y boca arriba, pero en la clínica se intentará que el proceso sea lo más cómodo posible, con descansos programados y servicios de entretenimiento.

Para llevar a cabo el implante, es necesario que los cabellos sean lo suficientemente cortos, por lo que en la inmensa mayoría de casos se rasurará el cabello de manera adecuada antes de comenzar el proceso.

Durante esta cirugía, no se lleva a cabo ninguna sección de la piel, con lo que se eliminan los cuidados necesarios para el posoperatorio relacionados con el cuidado de suturas. Aún así, es normal experimentar cierta incomodidad, incluida hinchazón, picor y formación de costras en el área donde se realizan las diminutas incisiones en las que se implantan los folículos. Estas molestias suelen ser leves y desaparecen a los pocos días.

En los días siguientes se consolidará el crecimiento del cabello y las irregularidades desaparecerán cuando la zona se haya curado. La mayoría de pacientes pueden volver a sus tareas cotidianas en las siguientes 48 horas, pero es importante se sigan los cuidados posoperatorios al pie de la letra y se eviten ciertas actividades que puedan poner en riesgo los folículos trasplantados.

Resultados de la técnica FUE

Si se lleva a cabo con un cirujano con experiencia, con esta técnica se obtienen un cabello sano, bonito y con volumen, totalmente restaurado. Este método permite al cirujano emplazar estratégica e individualmente cada cabello y así conseguir un patrón de crecimiento más natural. Ni siquiera los conocidos, familiares o peluqueros del paciente notarán que son fruto de un trasplante capilar.

Las áreas donantes de cabello se curarán completamente pasados unos días y en ellas se notará nuevo crecimiento capilar pasados unos 3 meses. La mayoría de los pacientes ven resultados significativos en la zona trasplantada a los 6 u 8 meses.

Algunos pueden experimentar una ligera pérdida de cabello en ciertas áreas en las primeras semanas tras el trasplante. Se trata de una respuesta normal al crecimiento natural del pelo, que debe reiniciar su ciclo de vida desde 0 después de la intervención.

Qué dicen los estudios científicos

Aunque tanto la FUE como la FUSS son muy recientes (especialmente la FUE), ya hay alguno estudios con grupos pequeños de pacientes que han llegado a conclusiones interesantes.

Uno de ellos, llevado por el doctor Suruchi Garg, del departamento de dermatología y cirugía estética del instituto Aura Skin en Chandigarh, India, sugiere que utilizar el plasma rico en plaquetas (PRP) unido a la técnica FUE aumenta la tasa de éxito del trasplante.

Todos los participantes del grupo PRP experimentaron al menos un 75 % de nuevo crecimiento capilar pasados 6 meses, con mejoras en la densidad capilar y recuperación de la piel que el grupo que no realizó la técnica PRP junto a la FUE.

Qué determina el éxito o fracaso del injerto capilar

El Dr. Balwi en la clínica Elithairtransplant de Estambul

Qué el trasplante de pelo sea efectivo depende enteramente de que se cumplan a rajatabla las condiciones óptimas en el preoperatorio, cirugía y postoperatorio. Si tenemos el mejor cirujano pero obviamos los cuidados postoperatorios básicos estaremos poniendo en riesgo el resultado de la intervención.

Para garantizar el éxito de un trasplante capilar, hay que tener en cuenta varias cosas:

1. Tener un diagnóstico correcto

Cuando se cae el pelo, lo ideal es acudir al mejor especialista posible para que evalúe el tipo de alopecia. Este diagnóstico es determinante en la decisión de si el trasplante capilar es viable o no.

  1. Si por ejemplo el especialista diagnostica una alopecia androgenética en sus primeras fases, seguramente se recomendará empezar con tratamientos capilares para los que no es necesario la cirugía.
  2. Cuando el origen de la alopecia es otro, como una patología autoinmune, el especialista recomendará tratar la causa subyacente de la caída del cabello en lugar de proceder con un trasplante.
  3. Si se trata de un caso de alopecia androgenética con patrón de caída estable, el injerto capilar puede ser una solución definitiva en las zonas donde el folículo ha dejado de producir cabello.

La elección del tricólogo es por tanto un paso necesario en el éxito o fracaso de un trasplante capilar.

2. El centro capilar

Elegir la clínica capilar más adecuada es un proceso suele llevar muchas horas de investigación, comprobando credenciales médicos y analizando otros factores importantes para obtener el mejor servicio posible. Escoger el equipo médico más preparado garantiza un trasplante capilar con elevado porcentaje de éxito.

Para llevar a cabo este tipo de cirugía se necesita de la experiencia de un cirujano especialista que además tenga acceso a las últimas tecnologías en este área.

3. El análisis capilar

El médico seleccionado se encargará de llevar a cabo un análisis capilar exhaustivo que determine el número de unidades foliculares necesarias para el trasplante en función de ciertos rasgos, entre ellos:

  • La relación entre el área donante y la superficie receptora
  • Las características del cabello
  • La edad del paciente
  • La progresión de la alopecia

En el análisis capilar se ajustarán las expectativas del paciente en función de sus opciones y la calidad del cabello.

4. La elección de la técnica adecuada

Entre las técnicas de trasplante capilar más exitosas destaca especialmente el trasplante capilar FUE. Permite extraer las unidades foliculares de manera individual del área donante, para después injertarlas en las zonas donde sea necesario y sin dejar cicatriz.

La elección de la técnica dependerá del tipo de trasplante que necesite el paciente. En ciertos casos, también será posible contemplar un injerto capilar DHI, especialmente si se trabaja con zonas localizadas o el paciente no quiere rasurarse el cabello.

5. Los cuidados postoperatorios

Para maximizar el éxito del trasplante capilar, el paciente deberá abstenerse de consumir alcohol, tabaco y cafeína antes y después de la intervención. Después del trasplante el especialista detallará todos los cuidados postoperatorios a tener en cuenta en las semanas y meses posteriores a la intervención, a fin de maximizar los resultados.

Los cuidados postoperatorios dependen enteramente del receptor del trasplante capilar, y son un paso clave en el éxito del mismo. Es importante seguirlos a rajatabla y no pasar nada por alto. Desde dejar de fumar y consumir alcohol durante el tiempo recomendado, hasta cuándo recibir el primer corte de pelo o cómo lavar la cabeza.

De estos cuidados dependerá la supervivencia de los folículos trasplantados. Si se mantienen sanos y protegidos, con el tiempo comenzarán a producir cabello nuevo y fuerte en el área receptora.

Conclusiones

Como se puede ver, el trasplante de pelo es efectivo siempre y cuando se den las circunstancias adecuadas. Para ello, el especialista debe ser totalmente honesto con su paciente sobre la idoneidad de la intervención, y ajustar sus expectativas cuando sea necesario.

Siempre hay que recurrir a profesionales con la formación y experiencia adecuadas y en una clínica que cumpla con las precauciones necesarias para esta intervención.

Si necesita más información sobre el injerto capilar FUE, el postoperatorio, u otros aspectos de esta intervención, o dude en ponerse en contacto con Elithair. Nuestro equipo está preparado para resolver todas sus dudas y llevar a cabo un primer análisis capilar a través de evidencia fotográfica, previo a la consulta con nuestro especialista.

Comments are closed.