Éxito o fracaso de un injerto capilar

¿Qué tasa de efectividad tiene el trasplante capilar?

Normalmente, las personas que optan por hacerse un injerto capilar han pasado por un tratamiento médico que no ha tenido éxito o han perdido una superficie de cabello muy grande e irrecuperable que solo puede tratarse implantando nuevos cabellos en la zona. Antes de someterse a la operación, muchos de estos pacientes se preguntan qué efectividad tiene el trasplante capilar o cuándo es el mejor momento para hacerlo. Veamos, a continuación, con más detalle el porcentaje de éxito que puede esperarse de un implante capilar y los factores que influyen en él.

Índice


  1. ¿Qué porcentaje de éxito tiene un trasplante capilar?
  2. Resultados que ofrece la técnica FUE
  3. ¿Qué determina el éxito o fracaso de un injerto capilar?
Trasplante capilar de un paciente de Elithair

¿Qué porcentaje de éxito tiene un trasplante capilar?


Las técnicas de injerto capilar actuales, principalmente los métodos FUE y FUSS, suelen ser muy efectivas, ya que consiguen recuperar la densidad capilar en las zonas afectadas. No obstante, la técnica FUE es la más utilizada, puesto que es una intervención mínimamente invasiva, sin suturas ni cicatrices, y cuenta con una recuperación postoperatoria más fácil.

Durante el análisis capilar, tanto el cirujano como el paciente deberán acordar el número de unidades foliculares necesarias para alcanzar una densidad adecuada de acuerdo con los rasgos físicos del paciente, así como la orientación final de los folículos. También deberán hablar de los objetivos y expectativas del paciente.

Tampoco hay que olvidar que los cabellos trasplantados tienden a caerse antes de crecer de manera definitiva. Muchas veces esto hace pensar a los pacientes que están ante un injerto capilar fallido, cuando en realidad se trata de una parte natural del proceso de curación.

Si se tienen en cuenta todos estos factores, se observa que el procedimiento, que se realiza con éxito, consigue recuperar el cabello en las zonas afectadas. Además de lograr una apariencia natural, las unidades foliculares trasplantadas tienen una supervivencia media superior al 90 % entre los pacientes afectados por alopecia androgénica.

Resultados que ofrece la técnica FUE


Si se lleva a cabo en una clínica con experiencia, con la técnica FUE se puede volver a recuperar el pelo en las zonas afectadas. Este método permite al cirujano escoger los folículos pilosos individualmente y así conseguir un patrón de crecimiento del cabello más natural.

Las zonas donantes de cabello se curarán completamente pasadas unas semanas y volverán a tener un crecimiento capilar normal tras unos 3 meses. La mayoría de los pacientes ven resultados significativos en la zona trasplantada a los 6-8 meses.

Algunas personas pueden experimentar una ligera pérdida de cabello en ciertas áreas en las primeras semanas tras el trasplante. Se trata de una respuesta normal al crecimiento natural del pelo, que debe reiniciar su ciclo de vida después de la intervención.

El Dr. Balwi y su equipo médico en la clínica Elithair de Estambul, Turquía.

¿Qué determina el éxito o fracaso de un injerto capilar?


Con el fin de lograr que la efectividad del trasplante capilar sea alta, se deben seguirse una serie de medidas durante el preoperatorio, la operación y el postoperatorio. Si nos opera el mejor cirujano, pero no seguimos los cuidados postoperatorios básicos, estaremos poniendo en riesgo el resultado de la intervención. Para garantizar el éxito de un trasplante de pelo, hay que tener en cuenta varias cosas:

1. El diagnóstico correcto

Cuando se cae el pelo, lo ideal es acudir al mejor especialista posible para que evalúe el tipo de alopecia. Este diagnóstico es determinante para saber si el trasplante capilar es viable o no. Si, por ejemplo, el especialista diagnostica una alopecia androgénica en sus primeras fases, seguramente se recomendará empezar con un tratamiento farmacológico.

Cuando el origen de la alopecia es otro, como una patología autoinmune, el especialista recomendará tratar la causa subyacente de la caída del cabello en lugar de proceder con un trasplante. Si se trata de un caso de calvicie común con patrón de caída estable, el injerto capilar puede ser la solución para restaurar el cabello en las zonas del cuero cabelludo con calvas.

2. La clínica

Elegir la clínica capilar más adecuada es un proceso que suele llevar muchas horas de investigación, comprobando credenciales médicos y analizando otros factores importantes para obtener el mejor servicio posible. Escoger el equipo médico más preparado garantiza un trasplante capilar con elevado porcentaje de éxito. Para llevar a cabo este tipo de cirugía se necesita un equipo de especialistas con mucha experiencia que además tenga acceso a las últimas tecnologías.

3. El análisis capilar

El análisis capilar debe determinar el número de unidades foliculares necesarias para que la efectividad del trasplante capilar sea alta. Para ello debe tener en cuenta los siguientes factores:

  • La relación entre el área donante y la superficie receptora
  • Las características del cabello
  • La edad del paciente
  • La progresión de la alopecia

Tras este análisis, se deben ajustar las expectativas del paciente en función de sus opciones y la calidad del cabello.

4. La técnica adecuada

Entre las técnicas de trasplante capilar más exitosas destaca especialmente el trasplante capilar FUE Zafiro. Este método permite extraer las unidades foliculares de manera individual del área donante, para después implantarlas en las zonas donde sea necesario y sin dejar cicatriz.

La elección de la técnica dependerá del tipo de trasplante que necesite el paciente. En ciertos casos, también será posible contemplar un injerto capilar DHI, especialmente si se trabaja con zonas localizadas o el paciente no quiere rasurarse el cabello, como es el caso de muchas mujeres.

5. Los cuidados postoperatorios

Para que el trasplante capilar logre la efectividad deseada, el paciente deberá abstenerse de consumir alcohol, tabaco y cafeína antes y después de la intervención. Después de la operación, el especialista comunicará todos los cuidados postoperatorios en las semanas y meses posteriores a la intervención, a fin de maximizar los resultados.

Los cuidados postoperatorios dependen enteramente del paciente y son parte esencial en el éxito del injerto capilar. Por eso, es importante seguirlos a rajatabla y no pasar nada por alto. Desde dejar de fumar y consumir alcohol durante el tiempo recomendado, hasta cuándo cortarse el pelo o cómo lavarse el cabello.

De estos cuidados dependerá la supervivencia de los folículos trasplantados. Si se mantienen sanos y protegidos, con el tiempo comenzarán a producir cabello nuevo y fuerte en las zonas receptoras.

Formulario de contacto