Peine con caída del cabello femenina

¿Es normal la caída del cabello en mujeres por causas hormonales?

Cuando hablamos de alopecia, lo último que nos viene a la mente es la caída del cabello por causas hormonales. Sin embargo, los cambios en el volumen y densidad del pelo en la mujer a menudo pueden deberse a cambios en los niveles de estrógeno y progesterona, así como una superproducción de hormonas masculinas.

¿En qué períodos puede una mujer experimentar pérdida de cabello “normal”? ¿Cómo se diferencian los problemas más graves de otros menos severos? Veamos en qué casos se produce una caída del cabello en las mujeres por causas hormonales.

Índice


  1. Testosterona, estrógenos y pelo
  2. Caída del cabello en mujeres por causas hormonales
  3. Remedios para la caída del pelo hormonal
  4. En definitiva…

Testosterona, estrógenos y pelo

Los estrógenos y la testosterona son las principales hormonas sexuales de la mujer y el hombre, respectivamente. Ambas hormonas están presentes en los dos sexos: todas las mujeres presentan algo de testosterona, y todos los hombres algo de estrógeno. Cada hormona debe encontrarse en las concentraciones adecuadas para que el organismo funcione correctamente y prevenir un desequilibrio hormonal.

La relación entre pelo y hormonas depende de este delicado balance. Por norma general, los estrógenos y progesterona ayudan a fortalecer el cabello. Sin embargo, cuando el organismo genera un exceso o defecto de una de estas hormonas, uno de los tejidos afectados es el cuero cabelludo.

El tipo de alopecia de origen hormonal más común entre los hombres es la alopecia androgénica, que es de origen genético aunque estrechamente ligado a la producción de testosterona. Cuando la testosterona se convierte en DHT, un metabolito muy activo y agresivo que ataca el cuero cabelludo, puede desembocar en alopecia androgénica en hombres que presentan mayor sensibilidad al mismo.

Aunque la alopecia androgénica no tiene cura, los desajustes hormonales a menudo sí pueden resolverse bajo consulta médica. Más adelante veremos cuáles son los remedios para la caída del cabello hormonal en las mujeres más habituales, relacionada con un desequilibrio de estrógeno y testosterona.

Caída del cabello en mujeres por causas hormonales

Mujer tocándose el cabello sobre fondo rosa

En las mujeres es habitual que se den alteraciones hormonales frecuentes asociadas al ciclo menstrual. Esto es así porque el organismo regula los diferentes estadios del ciclo de la mujer con la liberación de estrógenos y progesterona. La liberación de óvulos, el recubrimiento del útero, o los cambios en la mucosa en el cuello uterino dependen de estas hormonas.

Veamos algunos de los cambios hormonales que pueden causar alopecia, o caída del cabello, y que son específicos de las mujeres.

Embarazo

En la mayoría de los casos, el embarazo fortalece el pelo y lo hace más brillante y fuerte. Esto es así porque el nivel de estrógenos mantiene a la mayr parte de la cabellera en fase de crecimiento, sin dejarla evolucionar a la fase telógena o de caída.

De ahí que, en las primeras semanas tras dar a luz, muchas mujeres experimenten una caída masiva del cabello en el postparto. Este tipo de caída es normal y está asociada a los cambios hormonales tras el embarazo.

Menopausia

Es el período que más comúnmente cursa con caída del cabello en mujeres por causas hormonales. Al disminuir de forma drástica el estrógeno en la sangre, éste deja de proteger al pelo, lo que causa un deterioro progresivo del cabello desde la raíz que muchas veces va asociado a una disminución en la densidad y volumen del pelo.

Anticonceptivos

La caída del cabello no es el efecto adverso más común de los anticonceptivos, pero puede darse en ciertos casos. Recordemos que estas son hormonas que administramos desde el exterior y que pueden causar cambios y desajustes potenciales en los sistemas naturales que regulan nuestras hormonas.

Por norma general, los anticonceptivos de carácter hormonal tienen potencial anti-androgénico. Es decir, obstaculizan la acción de la testosterona sobre el folículo piloso y el resto del cuerpo, lo que a su vez puede prevenir la alopecia androgénica de patrón masculino.

A su vez, una vez dejemos de utilizarlo, y dependiendo de si el principal componente del anticonceptivo es estrógeno o progestina (la versión sintética de la progesterona), puede darse una pérdida de cabello de origen hormonal en función de cómo se vean afectados los niveles naturales de estas hormonas.

Los anticonceptivos hormonales más comunes son:

  • Píldoras anticonceptivas
  • Anillos
  • Parches
  • Implantes
  • Sistema intrauterino
  • Anticonceptivos de emergencia

Consulte siempre con su médico cualquier efecto secundario asociado al uso de anticonceptivos hormonales.

Exceso de andrógenos

Todas las mujeres generan testosterona (andrógenos) a través del ovario. Sin embargo, una producción excesiva puede derivar en una caída de pelo similar a la que experimentan los hombres desde jóvenes, o alopecia androgénica.

Las causas más comunes del exceso de andrógenos en las mujeres suelen ser ciertos tumores y el ovario poliquístico.

Ovario poliquístico

El síndrome del ovario poliquístico es una condición caracterizada por la aparición de múltiples quistes dentro del ovario, que alter la producción hormonal y a menudo deriva en una superproducción de andrágenos. A su vez esto provoca el desarrollo de ciertos signos sexuales masculinos como el vello en el rostro o el cuerpo. La menstruación suele ser muy irregular, y el nivel de testosterona muy alto.

Todo esto contribuye a aumentar el riesgo de caída hormonal en la mujer asociada a la alopecia androgénica propia de los hombres. En estos casos, la caída no sigue el mismo patrón de herradura que en los hombres, sino que es difusa y se presenta en toda la cabeza.

Problemas tiroideos

La tiroides regula el metabolismo y tiene funciones en todo el cuerpo, incluso en el pelo:

  • Cuando no se producen suficientes hormonas tiroideas (hipotiroidismo) el cabello se vuelve frágil y seco
  • Si la tiroides produce un exceso de hormona tiroidea (hipertiroidismo) los ciclos del pelo se aceleran y el cabello comienza a caerse más rápidamente

En estos casos, es fundamental consultar con un especialista para regular la actividad de la tiroides con el tratamiento adecuado.

Estrés y cortisol

El estrés siempre viene acompañado de la hormona del estrés, conocida como cortisol. De forma similar a la testosterona, el cortisol ataca al folículo piloso y da lugar a un tipo de alopecia llamada efluvio telógeno, que acelera el ciclo natural del cabello haciendo que más pelo entre en fase de caída de lo habitual.

Afortunadamente, esta alopecia puede mejorar mucho y es completamente reversible.

¿Se trata realmente de un problema hormonal?

Los anticonceptivos orales como los de la imagen pueden provocar caída del cabello por causas hormonales, especialmente al dejar de tomarlos

Un análisis hormonal de la caída del cabello puede darnos más pistas sobre si se trata o no de una caída de origen hormonal, y posibilita encontrar el tratamiento apropiado. Lo primero que suele medirse es la actividad de la glándula tiroidea con un examen de las hormonas TSH, T3 y T4, para detectar casos de hiper o hipotiroidismo.  

El examen físico en estos casos también es primordial. Si su médico nota características físicas que sugieren niveles altos de andrógenos, podría requerir mediciones de testosterona, prolactina, y otras hormonas, o realizar un ultrasonido para descartar el diagnóstico de ovario poliquístico.

Remedios para la caída del pelo hormonal

La caída del cabello en mujeres por causas hormonales suelen resolverse fácilmente dependiendo de qué haya causado el desajuste hormonal. Algunos de los remedios más habituales:

  • Uso de fármacos que ayudan a fortalecer el crecimiento del pelo, como el finasteride o el minoxidil
  • En el caso de los problemas tiroideos y la menopausia, también se puede regular la producción de hormonas con medicamentos
  • El control del estrés usando técnicas de relajación, meditación y deporte pueden ayudar a regular la liberación de cortisol y revertir el efluvio telógeno
  • Tratamiento con plasma rico en plaquetas en el cuero cabelludo para favorecer el crecimiento del pelo

Sin embargo, recuerde que la caída de cabello en mujeres por problemas hormonales puede originarse también de un exceso de testosterona. Esta hormona debilita el pelo y puede causar daños irreversibles en el folículo piloso. Estos cambios destructivos no mejoran con remedios, ya que, una vez el folículo pierde la capacidad de producir cabello nuevo, no es posible recuperarlo.

En estos casos, lo mejor es llevar a cabo un análisis capilar exhaustivo para determinar el mejor procedimiento en cada caso.

En definitiva

Si sospecha de caída del cabello por problemas hormonales, hable con su dermatólogo o ginecólogo. Estará en buenas manos para decidir qué hacer con sus síntomas y tendrá un abanico de opciones para elegir su propio tratamiento.

Pase lo que pase, siempre existirá una opción para recuperar esa cabellera sedosa, brillante y fuerte de la que solía sentirse orgullosa.

¡Todavía no hay comentarios!

Su dirección de correo electrónico no será publicado.