Trasplante Capilar
18.02.2021

¿Es posible realizar un injerto capilar con zona donante pobre?

Llevar a cabo un injerto capilar cuando se tiene una zona donante pobre puede tener consecuencias en el resultado del tratamiento tanto a medio como a largo plazo.

Veamos ahora qué consideraciones son las más importantes a tener en cuenta y cómo podemos afrontar este problema de la mejor manera posible.

Índice


  1. ¿Qué es la zona donante?
  2. ¿Qué se entiende por zona donante pobre?
  3. Causas
  4. ¿Qué sucede si se lleva a cabo un injerto capilar con zona donante pobre?
  5. ¿Cuál es la mejor solución?

¿Qué es la zona donante?

Hombre marcando la zona donante pobre con las manos en la cabeza.

La zona donante es el área de la que se extraen los folículos pilosos que posteriormente son injertados en al área con menor densidad capilar. Se encuentra en la parte posterior de la cabeza y ocupa la franja que va de una oreja a otra.

Es importante aclarar que, por norma general, los especialistas en injerto capilar eligen esta parte del cuero cabelludo por ser inmune al efecto de la dihidrotestosterona, la hormona que provoca la miniaturización y caída del cabello. Aún así, es necesario evaluar la textura, calibre, color y salud del pelo antes de decidir si el paciente es un buen candidato al trasplante.

Del estado en que se encuentre la zona donante dependerá el poder cubrir o no la extensión del área receptora.

ANÁLISIS CAPILAR GRATUITO
100% sin coste ni compromiso

¿Qué se entiende por zona donante pobre?

Las técnicas de trasplante capilar consisten en la extracción de folículos del área donante, seguida de la apertura de pequeñas incisiones en el cuero cabelludo con baja o nula densidad capilar, y la posterior inserción de los folículos.

En determinados casos, es posible que el especialista determine que la zona donante es pobre y por tanto no sirve como candidata a un trasplante capilar. Entre los casos más habituales estarían por ejemplo:

  • Un exceso de trasplantes anteriores que haya minado la cantidad de folículos necesarios para llevar a cabo una segunda intervención
  • La ingesta de medicamentos que provoquen problemas de densidad capilar generalizada
  • Padecer otros tipos de alopecia, como areata o cicatricial
  • Tener un calibre de pelo demasiado fino
  • No haber cumplido todavía los 25 años y por tanto no presentar un patrón de alopecia establecido

Dependiendo de cada caso particular, es recomendable llevar a cabo un estudio previo para conocer el estado de la zona donante y establecer unas expectativas realistas sobre el resultado del trasplante.

Causas

Son varias y todas han de ser revisadas por parte del profesional que se encargará del tratamiento. Podríamos resumirlas en los siguientes apartados.

Escasa densidad capilar

Se recomienda llevar a cabo un diagnóstico capilar que determine el grado exacto de densidad (basándose en las unidades foliculares de entre uno y cuatro folículos).

La densidad adecuada suele ser de 0,5 unidades por milímetro cuadrado, con el objetivo de lograr que las extracciones no sean visibles y evitar la alteración en la imagen del paciente.

El diámetro del folículo

El trasplante capilar es un tratamiento que ayuda al paciente a recuperar visualmente la zona despoblada. Es decir, no se trata de reponer la misma cantidad de cabellos que se han perdido, sino de crear un efecto óptico similar al que teníamos antes.

Para ello, se tienen en cuenta tanto la inclinación y ángulo de entrada del cabello, como su posicionamiento, número de pelos por unidad folicular trasplantada, y características del cabello. Pacientes con pelo grueso, oscuro o rizado tienen mejor pronóstico ya que resulta más sencillo recrear ese efecto óptico que en personas con pelo rubio, fino o lacio.

¿Qué sucede si se lleva a cabo un injerto capilar con zona donante pobre?

Hombre con cabello escaso en la zona superior de la cabeza.

Es bastante habitual encontrar anuncios que prometen resultados milagrosos independientemente del estado del cabello. Semejante optimismo abre la puerta a tener que regresar eventualmente al quirófano para repoblar ciertas áreas, corregir cicatrices, o reestructurar el diseño del injerto capilar.

El motivo de este fracaso se puede resumir en los siguientes puntos:

  • Se intenta recuperar la densidad perdida con folículos pilosos debilitados o pobres
  • No se tienen en cuenta los posibles motivos de la pérdida de densidad capilar
  • No se realiza un estudio exhaustivo y tampoco se recomienda el uso de tratamientos farmacológicos que ayuden a fortalecer el cabello

De seguir adelante a pesar de las contraindicaciones, el paciente puede perder mayor densidad en la zona donante y obtener un resultado tan irregular como costoso.

¿Cuál es la mejor solución?

La misma que ante un injerto capilar con una zona donante apropiada: elegir una clínica con experiencia, que le hable con sinceridad, que lleve a cabo el estudio correspondiente y que le aclare los posibles problemas que podría afrontar tras el tratamiento. Un buen profesional siempre le recomendará alternativas eficaces para recuperar su pelo o enriquecer su salud capilar antes del trasplante.

La realización de un injerto capilar con zona donante pobre no ofrece garantías en un primer momento, pero puede resultar factible tras un análisis capilar correspondiente.

Renuncie a cantos de sirena que le prometen lo máximo sin conocer cuál es el estado real de su salud capilar y confíe en un buen profesional para lograr un óptimo resultado.

ANÁLISIS CAPILAR GRATUITO


Solicite ahora su análisis capilar online y descubra en pocos minutos los detalles de su tratamiento personalizado.

Calculadora de cabello de Elithairtransplant

COMENZAR AHORA


Compartir artículo

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *