Hombre de espaldas con una zona donante de injerto capilar pobre

¿Se puede realizar un injerto capilar con una zona donante pobre?

Una zona donante pobre o con baja densidad puede representar un obstáculo para el injerto capilar. Por eso, es necesario hacer un análisis capilar detallado antes de someterse a este tipo de intervenciones. A continuación, le mostraremos los aspectos que se deben tener en cuenta para elegir el área donante y, en el caso de determinarse que el paciente no es apto, algunas alternativas disponibles en la actualidad.

Índice


  1. ¿Cómo se elige la zona donante de un trasplante capilar?
  2. ¿Qué características tiene una área donante pobre?
  3. ¿Qué pasa si se hace un injerto capilar con una zona donante pobre?
  4. ¿Hay alguna alternativa para los pacientes que no son aptos?
Hombre marcando la zona donante pobre con las manos en la cabeza.

¿Cómo se elige la zona donante de un trasplante capilar?

La zona donante es el área del cuero cabelludo de la que se extraen las unidades foliculares que posteriormente serán injertadas en las zonas afectadas o receptoras. Se encuentra, generalmente, en la parte posterior de la cabeza, ligeramente por encima de la nuca y ocupando la franja que va de una oreja a otra.

Es importante aclarar que los especialistas suelen elegir esta parte del cuero cabelludo por poseer cabellos que son inmunes al efecto de la dihidrotestosterona, la hormona que provoca la miniaturización y caída del pelo de las personas afectadas por la alopecia androgénica.

Aún así, antes de decidir si el paciente es un buen candidato al trasplante, es necesario evaluar la textura, el calibre y la salud del pelo en general. Después de evaluar el estado, tamaño y calidad de la zona donante, se podrá determinar si el paciente posee un número de unidades foliculares suficiente para cubrir el área receptora.

¿Qué características tiene una área donante pobre?

En determinados casos, es posible que, tras un análisis capilar, el especialista determine que el paciente tiene una zona donante pobre y no es apta para un injerto capilar. Los motivos más habituales son:

  • Trasplantes de pelo anteriores. Debido a cirugías previas, la cantidad de folículos necesarios para llevar a cabo otra intervención supera los folículos disponibles.
  • Medicamentos. Algunos fármacos pueden provocar problemas en el cabello, lo cual impide que se cuente con una densidad capilar óptima para un trasplante capilar.
  • Padecer otros tipos de alopecia. Algunas alopecias como la alopecia areata o la alopecia frontal fibrosante no son aptas para este tipo de operaciones.
  • Escasa densidad capilar. La densidad adecuada suele ser de 0,5 unidades por milímetro cuadrado, con el objetivo de lograr que las extracciones en la zona donante no sean visibles.
  • Pelo demasiado fino. El trasplante capilar es un tratamiento que ayuda al paciente a recuperar visualmente la zona receptora. No se trata de reponer la misma cantidad de cabellos que se han perdido. Los pacientes con pelo grueso, oscuro o rizado tienen mejor pronóstico que las personas con pelo rubio, fino o lacio, ya que resulta más sencillo recrear ese efecto óptico.
Hombre con cabello escaso en la zona superior de la cabeza.

¿Qué pasa si se hace un injerto capilar con una zona donante pobre?

Es bastante habitual encontrar anuncios que prometen resultados milagrosos independientemente del estado del cabello. Semejante optimismo abre la puerta a tener que regresar eventualmente al quirófano para repoblar ciertas áreas, corregir cicatrices o reestructurar el diseño del injerto capilar. El motivo del fracaso de estos trasplantes se puede resumir en los siguientes puntos:

  • Se intenta recuperar la densidad perdida con folículos pilosos debilitados o pobres.
  • No se tienen en cuenta los posibles motivos de la pérdida de densidad capilar.
  • No se realiza un estudio exhaustivo y tampoco se recomienda el uso de tratamientos farmacológicos que ayuden a fortalecer el cabello.

Si se sigue adelante con el trasplante, a pesar de las contraindicaciones, el paciente puede perder mayor densidad en la zona donante y obtener un resultado tan irregular como costoso.

¿Hay alguna alternativa para los pacientes que no son aptos?

Un buen profesional siempre recomienda alternativas eficaces para recuperar el pelo o mejorar la salud capilar en caso de que el trasplante no sea una opción viable. Y es que, someterse a un injerto capilar con una zona donante pobre no ofrece garantías. No obstante, tras realizar un análisis capilar exhaustivo y descartar la operación, puede ser que el especialista recomiende otros tratamientos capilares como el plasma rico en plaquetas (PRP) o la micropigmentación.

Formulario de contacto