Summer Deal! ¡Ahorra 400 € ahora!

Antes y después del injerto capilar para ganar densidad capilar

¿Se puede aumentar la densidad capilar con un trasplante de pelo?

Debido al estilo de vida, la caída del cabello se ha convertido en un problema que no solo afecta a las personas mayores, sino que también perjudica a gente cada vez más jóven. El número total de pacientes con algún tipo de alopecia ha aumentado en los últimos años y una densidad capilar baja intensifica esa sensación de pérdida de pelo, ya que se aprecian más las zonas del cuero cabelludo que clarean.

Muchas personas que padecen alopecia suelen acudir al tricólogo para buscar algún tipo de solución cuando los remedios naturales no funcionan. No obstante, nunca es tarde y los especialistas tienen varias alternativas para aumentar la densidad capilar. Los injertos capilares son, junto a los tratamientos PRP o con fármacos por vía oral, una de las opciones más interesantes para algunos pacientes. Veamos, a continuación, cuándo y cómo es posible recuperar la densidad capilar en las zonas afectadas por la calvicie.

Índice


  1. ¿Qué se puede hacer para aumentar la densidad capilar?
  2. ¿Cómo puedes saber si la densidad de tu cabello es normal?
  3. Técnicas de trasplante de pelo para aumentar la densidad capilar
Paciente Elithair injerto capilar DHI antes y después

¿Qué se puede hacer para aumentar la densidad capilar?

Como muchas otras características del cabello, como el color y la forma, la densidad capilar viene determinada por la herencia genética. Los cabellos crecen en los folículos pilosos del cuero cabelludo. Normalmente, cada folículo tiene entre 1 y 4 cabellos. Cada persona tiene un número concreto de folículos pilosos y no se puede modificar. Esto significa que, si una persona tiene una densidad capilar baja de nacimiento, no se puede hacer nada para aumentarla.

Sin embargo, las personas que padecen algún tipo de caída de pelo como la alopecia androgenética y notan que han pérdido densidad capilar en alguna zona, si que pueden intentar recuperarla con algún tipo de tratamiento. Los trasplantes de pelo, por ejemplo, ayudan a recuperar la densidad en zonas afectadas por la calvicie, como las entradas o la coronilla, implantando cabello procedente de una zona donante, normalmente la nuca.

Además de los trasplantes, los tratamientos con minoxidil, finasterida, mesoterapia capilar y PRP pueden conseguir que la densidad de pelo aumente. De igual manera, una dieta equilibrada y saludable también puede favorecer la salud capilar. Por eso, si detectas que tu cabello ha perdido densidad, acude a un especialista para analizar la posible deficiencia de vitaminas y otros nutrientes. En el caso de ser necesario, se recomienda tomar suplementos de zinc, hierro, biotina y vitaminas A, B, C, D y E.

¿Cómo puedes saber si la densidad de tu cabello es normal?

Conocer los valores normales del grosor y la densidad del cuero cabelludo es beneficioso para diagnosticar enfermedades capilares, controlar la respuesta a los tratamientos y realizar trasplantes capilares. La densidad capilar varía según el origen étnico y, grosso modo, las personas de origen europeo tienen una densidad más alta que las personas de origen africano, asiático y latinoamericano.

Las personas sanas suelen tener entre 80.000 y 120.000 pelos en el cuero cabelludo. La densidad de pelo también depende de la edad y disminuye con los años. Los niños suelen tener cerca de 1.135 folículos/cm2, los jóvenes de 25 años unos 615 folículos/cm2 y los adultos entre 30-50 años unos 300 folículos/cm2.

Para saber si tu densidad capilar se encuentra dentro de los valores normales, debes acudir a un dermatólogo para que te haga un análisis capilar. Lo normal es que te hagan una tricoscopia, que es un método de evaluación del pelo y el cuero cabelludo para diagnosticar enfermedades capilares. Con los resultados de la tricoscopia podrás saber cuántas unidades foliculares por centímetro cuadrado tiene tu cabello.

Proceso de injerto capilar con la técnica DHI

Técnicas de trasplante de pelo para aumentar la densidad capilar

Las técnicas de trasplante capilar DHI y FUE Zafiro son dos de los métodos capilares utilizados para recuperar la densidad del pelo. Una de las diferencias más importantes entre estas dos alternativas es cómo se implantan los grafts o unidades foliculares. Mientras que con la técnica FUE Zafiro se necesitan abrir canales antes de implantar los folículos, la técnica DHI permite implantar las unidades foliculares directamente.

Por este motivo, el trasplante capilar con el método DHI es ideal para aumentar la densidad capilar. Y es que, para implantar las unidades foliculares se utiliza una herramienta parecida a un lápiz que se llama CHOI-Pen. Una vez extraídos, los folículos se introducen individualmente y, a continuación, mediante un movimiento de presión, se implantan directamente en las zonas receptoras. Esto mejora la tasa de supervivencia de los folículos, reduce el periodo de cicatrización y asegura que la dirección del crecimiento del cabello esté perfectamente controlada. Gracias a ello, se mejora la densidad capilar y se consigue que el cabello tenga un aspecto mucho más natural.