Summer Deal! ¡Ahorra 400 € ahora!

Hombre con el pelo fino se peina

¿Puedes hacerte un injerto capilar con pelo fino?

La pérdida de cabello o alopecia es un problema que afecta a muchas personas del mundo. Someterse a un trasplante capilar es uno de los tratamientos más eficaces para recuperar el cabello. No obstante, no todas las personas son aptas o pueden conseguir el resultado más óptimo. Por ejemplo, hacer un injerto capilar a un paciente que tiene el pelo fino entraña más dificultades que trasplantar el pelo de un paciente con una zona donante densa y fuerte. A continuación, te explicamos en profundidad qué es el pelo fino y qué posibles soluciones hay en la actualidad.

Índice

  1. ¿Qué características tiene el cabello fino?
  2. Tengo el pelo fino, ¿puedo hacerme un trasplante capilar?
  3. Soluciones alternativas al trasplante
  4. Micropigmentación como complemento
Micropigmentación Ricardo Quaresma en Elithair

¿Qué características tiene el cabello fino?

Tener el pelo fino es una característica que muchas veces produce un efecto óptico similar al que provoca la alopecia, dada la escasa densidad capilar. Este tipo de cabello se aplasta con facilidad, tiene poca resistencia a la tracción, suele ser seco y tener poco volumen. Sin embargo, es recomendable acudir a un experto para que determine si una persona tiene el cabello fino o poco volumen. De ese modo, se podrá conocer la causa y elegir la terapia más adecuada para tratar el pelo.

La alopecia androgénica o hereditaria es la responsable de la miniaturización del cabello, un proceso que hace que el pelo se vuelva más delgado, corto, frágil y débil. Los hombres suelen presentar adelgazamiento del cabello en las entradas, la coronilla y en la parte superior de la cabeza. Las mujeres, por su parte, suelen presentar cabello fino en todo el cuero cabelludo.

Tengo el pelo fino, ¿puedo hacerme un trasplante capilar?

Lo primero que hemos de aclarar es que este procedimiento no es apto para todos los pacientes. La pérdida de cabello no es algo inmediato, sino que es el resultado de un proceso progresivo. Lo normal es que primero se aprecie que el pelo se va haciendo cada vez más fino y, después, va perdiendo fortaleza hasta que desaparece.

No obstante, si hay suficientes unidades foliculares para cubrir el área receptora, un trasplante capilar podría ser viable. En lo que respecta a la elección de la zona donante, lo normal es que se extraigan los folículos de una zona que sea inmune a los efectos de la hormona DHT. Generalmente, la zona más indicada es la franja que va de oreja a oreja y que se encuentra por encima de la nuca.

Aunque el pelo fino puede presentar algunos desafíos únicos cuando se trata de tratamientos capilares, en la actualidad existen opciones específicas para este tipo de cabello. Los métodos utilizados para extraer el pelo fino de la zona donante son la técnica FUE y el método FUT (técnica de la tira).

Soluciones alternativas al trasplante

Es importante saber que, en el caso de que un paciente con pelo fino no sea apto para un injerto capilar, existen una serie de alternativas que le pueden ayudar a recuperar la densidad capilar. Algunas de las más destacadas son:

  • Inyecciones en el cuero cabelludo con células madre
  • Minoxidil tópico para hombres y mujeres
  • Finasterida y dutasterida en comprimidos para hombres
  • Nuevos tratamientos, todavía en fase de investigación, como la pirilutamida y el protac

Micropigmentación como complemento

La micropigmentación es un tratamiento capilar muy utilizado en los hombres con una alopecia muy avanzada, ya que crea un efecto óptico parecido al pelo rapado y rejuvenece el aspecto de muchos pacientes. También se utiliza para tapar las zonas con menos densidad de las personas que tienen cabello fino o para mejorar la densidad capilar de los pacientes tras un trasplante.

Similar al tatuaje, esta técnica capilar inyecta pigmentos en la piel para tapar las partes del cuero cabelludo sin pelo. No obstante, no es permanente como los tatuajes y es necesario hacer retoques cada 3-5 años. Aunque es un tratamiento ideal para las personas con pelo fino que no pueden someterse a un injerto capilar, está especialmente recomendado para:

  • Hombres y mujeres que no tengan canas y no sean rubios
  • Personas que pueden verse el cuero cabelludo sin dificultad
  • Hombres completamente calvos que deseen mejorar su imagen