Actualización COVID-19: Más información

Actualización COVID-19: Más información

Hombre mirando a cámara sobre fondo amarillo

Qué me pongo: ¿prótesis capilar o un implante de pelo?

La prótesis capilar es una de las alternativas disponibles para compensar la pérdida de cabello o la poca densidad del mismo. Convive, en este sentido, con los distintos productos sintéticos o naturales que nos protegen frente a la alopecia, con otras técnicas restaurativas y, sobre todo, con las técnicas de injertos e implantes capilares más avanzadas.

En este artículo queremos contarle qué las caracteriza y, además, incluiremos una comparativa final con respecto a los trasplantes actuales.

Índice


  1. Qué es una prótesis capilar
  2. Ventajas e inconvenientes de las prótesis capilares
  3. Qué es el trasplante capilar FUE
  4. Prótesis capilar vs. injerto capilar
  5. Otros métodos de restauración capilar
  6. En definitiva, ¿prótesis capilares o injerto de pelo?

Qué es una prótesis capilar

Las prótesis capilares son piezas que combinan una base de malla con cabello natural, y permiten cubrir zonas en las que escasea o falta el pelo. Actualmente, debe saber que existen prótesis capilares indetectables y, por ello, su uso es mayor del que podemos imaginar. ¡Ahí está la gracia! A menudo, nadie es capaz de saber quién las lleva.

El pelo que incorporan tiene un acabado natural y, de manera camaleónica, se fusiona con el cabello real de la persona que las lleva. Además, la malla de ajuste es muy fina y se confunde con el propio cuero cabelludo. Las hay de dos tipos: parciales y totales, en función de las necesidades de cada individuo.

Las prótesis capilares se suelen crear a medida a partir de un modelo estándar, y se ajustan de manera personalizada.

ANÁLISIS CAPILAR GRATUITO
100% sin costes ni compromiso

Ventajas e inconvenientes de las prótesis capilares

Hombre con calvicie total tocándose la cabeza

La prótesis capilar es por tanto una versión avanzada del «peluquín» o la peluca de toda la vida, con una capacidad de fusionarse con el pelo y adaptarse a estilismos algo más flexibles.

La principal diferencia: la peluca cubre toda la cabeza, y, aunque pueden llevar un adhesivo, no siempre es necesario usarlo.

La prótesis capilar lleva un corte a medida, pensado para rellenar exclusivamente áreas en las que falta el pelo. Al ser más localizadas, requieren ir adheridas al cuero cabelludo de forma permanente, por lo que es necesario despegarlas cada dos semanas aproximadamente, para limpiar la zona con un disolvente, dejar respirar la piel, rasurar el área, y volver a adherirlas con un pegamento hipoalergénico.

Veamos cuáles son realmente las ventajas e inconvenientes de una prótesis capilar.

Beneficios de las prótesis capilares

  1. Aportan una solución visual a la ausencia de cabello
  2. Al ser localizadas, su aspecto es muy natural e «indetectable». No se parecen a las pelucas clásicas ni al pelo sintético
  3. Incorporan las particularidades propias del cabello normal, incluidas algunas imperfecciones que les aportan naturalidad
  4. Se pueden peinar de muchas formas
  5. Es posible utilizarlas varios días seguidos y no hay que quitárselas para ducharse, solo lavar su cabeza suavemente.
  6. Admiten ciertas prácticas deportivas

Inconvenientes de las prótesis de pelo

  1. Son temporales
  2. Su durabilidad oscila en función de la calidad y el nivel de actividad. A partir de se momento hay que cambiarlas
  3. No son baratas y requieren de inversiones económicas periódicas en mantenimiento, recambios, cintas adhesivas o pegamento
  4. El sudor puede interferir con su uso y generar problemas, incluidos problemas de higiene, molestias o irritación
  5. Determinadas prótesis de ciertos colores pueden decolorarse con el uso
  6. Exigen unos cuidados periódicos de mantenimiento que no siempre son fáciles
  7. Normalmente, es necesario retirar la pieza una vez cada siete o quince días y a menudo requieren intervención profesional
  8. Este proceso en ocasiones puede dañar aún más los folículos en áreas afectadas por la alopecia
  9. Si no es hábil y constante en la realización de estas medidas, la prótesis se dañará mucho antes

Igualmente, hay que tener en cuenta que una buena prótesis indetectable va ligada a su fragilidad. Las prótesis capilares precisan incorporar un malla muy fina para pasar desapercibidas al tacto y a la vista. Sin embargo, esto condiciona que sean más delicadas. Por ello, deberá decidir entre la máxima naturalidad o la máxima seguridad, u optar por un nivel intermedio según sus preferencias.

Prótesis capilar en las entradas

Uno de los campos de aplicación habituales de estas soluciones protésicas son las entradas. Se trata de una zona que, a menudo, preocupa significativamente a los hombres y las mujeres que empiezan a tener problemas de pérdida de pelo. También es el área donde aparecen los primeros síntomas de alopecia, en ocasiones a edades donde otras opciones, como el trasplante capilar, aún no resulta viable.

Existen multitud de alternativas de prótesis capilar para entradas. Algunas están disponibles en stock y se colocan sobre las zonas afectadas sin mayores consideraciones. Se eligen, se compran y se ponen. Este tipo de prótesis de serie no pasan desapercibidas porque sus características se desmarcan de las del cabello real de quien las lleva.

Siempre es preferible solicitar la realización de una prótesis de cabello para entradas personalizada. En estos casos, tras analizar cada caso, estudiar la tipología del pelo existente y tomar las medidas oportunas, se crea una prótesis indetectable específica, que pasará desapercibida y ofrecerá las mejores prestaciones.

Qué es el trasplante capilar FUE

Hombre serio mirando a cámara con cabello abundante peinado hacia un lado

El trasplante capilar FUE es otra de las soluciones a la calvicie que ofrece magníficos resultados. Es un procedimiento quirúrgico, apenas invasivo, por el que se extraen individualmente los folículos pilosos de la cabeza del paciente, para reubicarlos después en las zonas adecuadas.

Su principal característica es que esta extracción se realiza sin retirar ninguna tira del cuero cabelludo, al contrario que con la técnica FUSS. Gracias a ello, el procedimiento no deja ningún tipo de señal ni cicatriz visibles y favorece la aplicación de esta solución en zonas más reducidas de tamaño.

Esta técnica se desarrolla, fundamentalmente, en cuatro acciones consecutivas:

  1. Rasurar la zona donante. El cabello de estás áreas debe dejarse a entre uno y dos milímetros.
  2. Aplicar anestesia local en la zona donante. Consecuentemente, el paciente ni se duerme ni pierde la consciencia en ningún momento de la intervención.
  3. Extraer los folículos de uno en uno. Tras ser seleccionados y revisados, se sacan y se dejan preparados para el posterior implante.
  4. Realizar el injerto. El proceso final se inicia creando los orificios en los que se colocarán los folículos, según un diseño previamente definido entre el especialista y el paciente.

El resultado final en la zona receptora es una densidad superior a la inicial, siempre con una marcada naturalidad. El posoperatorio, asimismo, resulta bastante llevadero. Tanto es así que, en uno o dos días, el paciente puede recuperar su actividad laboral, aunque lo habitual es aguardar entre diez y quince días para volver a la vida normal.

Prótesis capilar vs. injerto capilar

Cuando comparamos estas dos posibles soluciones frente a los problemas alopécicos, conviene tomar en consideración que no se trata de alternativas excluyentes. El uso de las prótesis capilares puede ser muy práctico en una etapa inicial de la alopecia. Y, al cabo de algún tiempo, se puede decidir optar por el injerto capilar como una solución definitiva.

Esta es, realmente, la principal diferencia que existe entre estas dos opciones:

  • Por lo general, las prótesis constituyen una solución temporal, puntual, que no suele resultar práctica ni económica a largo plazo. El cabello protésico se hace con cabello natural humano o muy parecido a éste, pero en ningún caso procede del propio afectado.
  • El implante capilar, por su parte, es una solución real y duradera, que utiliza el propio cabello para rellenar áreas con baja densidad. El injerto utiliza pelo extraído de las zonas más pobladas del paciente para compensar las áreas problemáticas.

La naturalidad de un implante es siempre superior a la de una prótesis, desde un punto de vista estético, al tacto y a la vista. La sensación es la de haber recuperado el propio pelo, por lo que volverá a experimentar, al acariciarlo, la sedosidad de antaño. Las prótesis capilares indetectables quedan muy bien si han sido preparadas por un especialista cualificado y con experiencia, pero el injerto hará volver a brotar cabello propio en zonas donde ya no lo hacía. No hay nada más natural.

En términos económicos, por último, el precio del trasplante es superior al coste de una buena prótesis. Sin embargo es una solución que puede ser definitiva: no hace falta volver a hacer un desembolso económico cada pocos meses. Además, existen alternativas, como los packs todo incluido del trasplante capilar en Turquía, que permiten acceder a tratamientos de injerto capilar de primerísima calidad, sin tener que sacrificar el bolsillo

Otros métodos de restauración capilar

Hombre sonriente tocándose el cabello

Actualmente existen otras técnicas que pueden ayudar lidiar con los primeros estadios de la calvicie.

Entre los tratamientos capilares alternativos a la protésis capilar y al microinjerto estarían:

  • El plasma rico en plaquetas o PRP, que utiliza plasma sanguíneo enriquecido del propio paciente para frenar la caída de pelo moderada. Tras una extracción convencional de sangre, ésta se centrifuga y se inyecta en las áreas de la cabeza donde sea necesario el tratamiento de regeneración capilar.
  • La micropigmentación capilar, que consiste en inyectar pigmentos en el cuero cabelludo -como si fuera un tatuaje realista-, para mejorar la apariencia de las zonas con baja densidad capilar, o generar un efecto rapado.
  • Los medicamentos para la caída del cabello, como el finasteride o la dutasterida, además del minoxidil

Es importante tener en cuenta que ninguno de estos tratamientos ofrece una solución permanente, y que su objetivo no es recuperar el pelo que se ha perdido ya que esto es imposible una vez el folículo ha sido destruido.

En definitiva, ¿prótesis capilares o injerto de pelo?

Ambas técnicas de restauración capilar pueden ser recomendables para determinadas personas en función de sus circunstancias. Una prótesis de cabello, bien trabajada y personalizada, puede aportar un acabado bastante natural al usuario. Sin embargo, no se trata de una solución temporal y en ningún caso está hecha con el propio cabello del paciente.

Los implantes capilares constituyen, actualmente, una solución definitiva a la calvicie. El pelo es completamente natural y permite recuperar sensaciones perdidas respecto a al propio cabello.

Si necesita más información sobre el método de trasplante capilar no dude en contactarnos. Puede realizar el primer análisis capilar cómodamente desde casa, mediante evidencia fotográfica. Nuestros expertos llevarán a cabo una evaluación para determinar la viabilidad del procedimiento, y le acompañarán en cada fase, incluido el postoperatorio.

Aún no hay comentarios

No se publicará su email