Actualización COVID-19: Más información

Actualización COVID-19: Más información

Alopecia por tracción en mujer con trenzas

¿Cómo prevenir la alopecia por tracción?

La alopecia por tracción suele estar relacionada con hábitos de cuidado, peinados, y otros comportamientos que nos llevan a tirar o retorcer constantemente el cabello.

Sus efectos suelen ser reversibles, siempre y cuando se identifique a tiempo y se modifiquen ciertas conductas para prevenir daños permanentes en el folículo piloso. Veamos cómo identificarla y qué hacer para mejorar el aspecto general del pelo.

Índice


  1. ¿Qué es la alopecia por tracción?
  2. ¿Cómo detectar este tipo de alopecia?
  3. ¿Se puede prevenir o tratar la pérdida capilar por tracción?
  4. La tracción como causa de la alopecia

¿Qué es la alopecia por tracción?

Bailarina con moño tirante, vista de espaldas.

La alopecia por tracción surge a consecuencia de una tensión excesiva entre el pelo y el cuero cabelludo. Cuando esta tensión se produce de manera constante o repetida, se acaban por debilitar las raíces en el cuero cabelludo, en ocasiones derivando en la rotura del pelo, la pérdida temporal, o, en casos graves, la cicatrización del cuero cabelludo en la base del folículo piloso.

Actuar a tiempo puede marcar la diferencia entre revertir el proceso de caída o que la pérdida se convierta en definitiva.

Causas de la caída del cabello por tracción

Por lo general, la alopecia por tracción tiene una fuerte correlación con el tipo de peinado y el cuidado del cabello, exceptuando la tricotilomanía, un hábito de carácter compulsivo que lleva a quien lo sufre a arrancarse el pelo y vello corporal a causa de la ansiedad o el estrés. La tricotilomanía debe tratarse evaluando la patología subyacente (por ejemplo, un desorden de ansiedad), con la terapia y apoyo psicológicos adecuados.

Este tipo de alopecia surge como resultado de peinados que retuercen o tiran del cabello de forma repetida, como una coleta o moño excesivamente tirantes, así como otros de carácter permanente, como por ejemplo micro trenzas o rastas. Ciertos accesorios utilizados de manera constante, como bandanas diademas, también pueden acentuar el problema.

Igualmente, el uso de extensiones puede derivar en alopecia por tracción, sobre todo si son demasiado largas, ya que aumentan el peso del cabello y a su vez pueden dañar el pelo en la raíz dependiendo del sistema de fijación. Lo mismo sucede cuando el cabello es excesivamente largo, propiciando una mayor presión sobre el cuero cabelludo y a su vez debilitando el folículo.

Es importante tener presente que la alopecia por tracción no es exclusiva de las personas jóvenes. También puede aparecer en la tercera edad si se han llevado con regularidad peinados muy minuciosos a lo largo de varias décadas.

ANÁLISIS CAPILAR GRATUITO
100% sin costes y sin compromiso

¿Cómo detectar este tipo de alopecia?

Mujer con alopecia por tracción a causa de extensiones y trenzas.

Algunos signos frecuentes de la caída por tracción relacionada con los hábitos de peinado suelen ser los siguientes:

  • Caída abundante de cabello al pasar el cepillo (más de 100 pelos al día)
  • Enrojecimiento e inflamacion en áreas del cuero cabelludo
  • Molestias durante el tiempo en que conserva el peinado (escozor, picor e incluso molestias)
  • Pérdida de pelo en la zona de las sienes y retroceso de la línea de implantación frontal
  • Granos con pus en el cuero cabelludo
  • Sensación de alivio tras deshacer el peinado

Si es consciente de que tiende a crear una tensión en su cuero cabelludo al peinarse, es importante intentar prevenir la evolución de la alopecia para evitar así la pérdida irreversible del pelo.

¿Se puede prevenir o tratar la pérdida capilar por tracción?

Seguramente, ya tiene una idea de qué hacer para prevenir este tipo de alopecia. Lo primero: identificar la causa del problema. Segundo, cambiar los hábitos de cuidado y peinado para evitar ejercer una tensión excesiva en el cuero cabelludo. Veamos algunos consejos básicos:

  1. Hágase peinados menos tirantes. No se trata de dejar siempre el cabello suelto. La clave es realizar una coleta o moño que no cause una tensión capilar excesiva, que resulte dañina para el cuero cabelludo.
  2. Cambie frecuentemente de peinado. La repetición continuada de un mismo peinado puede favorecer la aparición de la alopecia. Es preferible que cambie de estilo de forma regular, especialmente si se trata de recogidos o peinados tirantes.
  3. Utilice mascarillas o acondicionadores. A la hora de peinarse, es fundamental evitar los tirones. Utilice productos específicos que faciliten el cepillado para evitar enredos.
  4. Evite productos agresivos. Igualmente, es importante intentar no dañar el cabello en exceso si se detecta cierto grado de alopecia por tracción. Evite productos de fijación o con ingredientes sintéticos, más agresivos con el cabello, así como herramientas de calor incluido secador, plancha y rizador.

Ante el debilitamiento del folículo piloso, es posible recurrir a tratamientos alternativos que ayuden a activar la circulación de los vasos sanguíneos en el cuero cabelludo. En caso de que la alopecia progrese hasta desarrollar tejido cicatricial en la base del folículo, es posible recurrir a un injerto capilar para rellenar las áreas con baja densidad capilar.

Para ello, es necesario llevar a cabo un estudio previo, una vez se haya estabilizado la caída, y se hayan determinado los efectos permanentes de la alopecia por tracción en el cuero cabelludo.

La tracción capilar como causa de la alopecia

La caída del cabello es un problema muy común que puede aparecer en cualquier momento de la vida. En el caso de la alopecia por tracción , estamos haciendo un mal manejo de nuestro cabello, lo que conlleva al debilitamiento del folículo piloso y el riesgo de perder pelo de manera irreversible.

Si quiere evitar este problema, debe actuar con rapidez una vez detecte los primeros síntomas. Si habitualmente lleva rastas, coletas, trenzas o usa productos químicos de fijación, es posible que esté sometiendo a mucha presión a la raíz capilar. Un cambio de peinado, con un corte que no sea excesivamente largo, hará que el cabello recupere el ciclo capilar habitual, y ayudará a prevenir su caída.

Aún no hay comentarios

No se publicará su email