Gotas de sangre sobre fondo gris

La caida de pelo por anemia, ¿verdadero o falso?

Sí, la caída del pelo por anemia es real y una de las causas más frecuentes de alopecia. Se produce por el debilitamiento general del organismo debido a que la hemoglobina no funciona adecuadamente. De esta manera los niveles de hierro y oxígeno en la sangre se reducen, ambos imprescindibles para el crecimiento y la fortaleza del cabello.

Índice


  1. Hemoglobina y caída del pelo por anemia
  2. ¿Cómo influye la anemia en la caída?
  3. Síntomas de la caída del pelo por anemia
  4. Cuidados y tratamientos
  5. Anemia, pelo fino y caída del cabello

Hemoglobina y caída del pelo por anemia

La hemoglobina es una proteína cuya función principal es transportar oxígeno a todas las partes del organismo. Cuando se coge aire, el oxígeno almacenado en los pulmones es recogido por la hemoglobina, luego pasa a la sangre, y de esta manera se reparte a todas las células y tejidos del cuerpo. 

Una vez el organismo ya ha utilizado este oxígeno, el mismo se transforma en dióxido de carbono. La hemoglobina es quien se encarga de llevar el citado oxígeno a través de la sangre hasta los pulmones para que sea expulsada. Cuando esta proteína no funciona adecuadamente, se producen distintos problemas, entre ellos la caída del pelo por anemia.

¿Cómo influye la anemia en la caída?

Caída de pelo por anemia

La anemia es la falta de hierro en nuestros glóbulos rojos, donde se encuentra la hemoglobina. Los mismos tienen una vida útil de entre 3 a 4 meses y, durante ese tiempo, están continuamente circulando en el organismo y realizando la función de llevar oxígeno y desechar dióxido de carbono.

Si estos glóbulos no tienen la suficiente cantidad de hierro, no serán capaces de realizar el recorrido de manera adecuada y también morirán antes. De esta forma, no llega el suficiente oxígeno a las células y tejidos, afectando a su funcionamiento. Esto puede perjudicar, entre otros tejidos, al cuero cabelludo. Al encontrarse más débil, se favorece que se caiga el pelo por anemia.

En la hemoglobina se encuentra el 70% del hierro de nuestro organismo

Motivos por los que aparece la anemia

Las causas que pueden generar una deficiencia de hierro, y la correspondiente caída de pelo por anemia, son variadas:

  • Debido a una enfermedad. Las relacionadas con el sistema respiratorio y circulatorio, por ejemplo, pueden provocar que el organismo no sea capaz de generar tantos glóbulos rojos como pierde.
  • Mala absorción. Aunque se proporcione la cantidad suficiente de hierro al cuerpo, puede suceder que las células no son capaces de absorberlo. Suele darse debido a enfermedades relacionadas con el intestino.
  • El ciclo menstrual. En las mujeres, tanto durante la menstruación como en el embarazo y la menopausia, los índices de hierro y glóbulos rojos varían y puede aparecer una descompensación.
  • Cambios en la alimentación. Junto con las personas ancianas, los vegetarianos son también parte de la población en riesgo de sufrir caída del pelo por anemia debido a un mal planteamiento en la dieta. Si la alimentación es equilibrada, se puede conseguir suficiente cantidad de hierro de alimentos vegetales.

Síntomas de la caída del pelo por anemia

En función a lo explicado anteriormente, se puede decir entonces que la anemia hace que se te caiga el pelo y, por lo general, el proceso comienza en una zona aleatoria del cuero cabelludo. Los bulbos pilosos que albergan las raíces. carecen de la nutrición necesaria para su crecimiento debido a la falta de hierro y oxígeno.

Con la anemia, el pelo fino es más frecuente, por lo que junto con la caída también se aprecia un cabello más lacio, seco y sin brillo. Como la pérdida de densidad de cabello puede producirse por diversas razones, por ejemplo por causa genética, es necesario prestar atención a otros síntomas que suelen aparecer:

  • Cansancio y sueño constante debido al mal funcionamiento de los glóbulos rojos, ya que el organismo no tiene los índices suficientes de oxígeno para realizar todas sus funciones, produciéndose un sobreesfuerzo
  • Además del pelo, las uñas también presentan un aspecto débil y se rompen con facilidad
  • Un tono de piel amarillo como consecuencia de la falta de glóbulos rojos
  • Otros síntomas como mareos, jaquecas, dificultad para respirar y latidos irregulares o hemorragias

Cuidados y tratamientos

imagen de una granada en la mano de una chica como remedio para la anemia

Un estudio médico para determinar el tipo de enfermedad y su correspondiente tratamiento, es fundamental si con la anemia se te cae el pelo y se perciben molestias en el cuero cabelludo como picor, unido a alguno de los síntomas anteriormente señalados.

Los controles relacionados con la anemia para estudiar las características del cabello, pueden basarse en el análisis del pelo mediante un microscopio (tricograma) o directamente desde el cuero cabelludo (tricoscopia).

Es muy posible que el médico recete un suplemento vitamínico para ayudar al fortalecimiento del cabello. Algunos otros tratamientos también incluyen medidas que potencian la nutrición y el vigor del pelo.

Cuando se caiga el pelo por anemia también es necesario prestar atención a la dieta, pues una gran parte del hierro que consume el organismo se obtiene de los alimentos.

  • Omega-3: como el salmón, los aguacates, el pescado azul y las nueces
  • Vitamina C: por ejemplo naranjas, kiwi o tomate
  • Vitamina A: que se encuentra en huevos, lácteos y verduras como la zanahoria
  • Hierro: legumbres, carne roja y espinacas

La granada, además, es un súper alimento que favorece la absorción de hierro por parte del organismo gracias a su alto contenido en vitamina C.

Sin embargo, en algunas ocasiones parte del cabello perdido no volverá a crecer. En estos casos más graves o cuando aparecen zonas con calvicie, lo recomendable es analizar la posibilidad de un trasplante capilar FUE, que permita implantar folículos pilosos sanos y volver a tener la misma densidad que en el pasado o incluso mejorarla. 

Anemia, pelo fino y caída del cabello

La caída del pelo por anemia es una afección muy frecuente a la que no se le presta atención hasta que los síntomas se agravan. Por eso, ante cualquier señal, como decaimiento continuo o un tono amarillento en la piel, será necesario un análisis médico para determinar un tratamiento específico y combatir la anemia y la pérdida de cabello. 

Cuando la enfermedad ha influido en la densidad y perjudicado al cuero cabelludo, se podrá recurrir a un trasplante de pelo en las zonas más afectadas porque es posible que no vuelva a crecer. Junto a esto, un suplemento vitamínico y una dieta equilibrada centrada en aumentar los glóbulos rojos y el hierro de la sangre ayudará al paciente a no volver a recaer.

¡Todavía no hay comentarios!

Su dirección de correo electrónico no será publicado.