Gotas de sangre sobre fondo gris

¿Cómo se trata la caída de pelo por anemia?

La anemia es una enfermedad que se caracteriza por la disminución general de glóbulos rojos o eritrocitos en la sangre, los cuales se encargan de transportar oxígeno a los diferentes tejidos del cuerpo. Aunque la intensidad de los síntomas varía según la gravedad, las personas anémicas suelen manifestar fatiga y debilidad general, dolor de cabeza y en el pecho, dificultad para respirar y piel pálida o amarillenta.

Pese a que hay diferentes tipos, la anemia por deficiencia de hierro es la más frecuente. También denominada anemia ferropénica o sideropénica, la falta de hierro en la sangre puede producir alopecia o pérdida de cabello. A continuación, le mostramos las causas y los tratamientos más habituales para combatir este tipo de anemia.

Índice


  1. ¿Qué causa la caída del pelo por anemia?
  2. Síntomas de la anemia ferropénica
  3. Factores de riesgo
  4. Tratamiento de la anemia sideropénica
  5. Posibles complicaciones
Caída de pelo por anemia

¿Qué causa la caída de pelo por anemia?

La anemia ferropénica surge cuando la sangre no tiene el hierro necesario para producir hemoglobina, una metaloproteína que le da el color rojo a la sangre y que se encarga de transportar oxígeno a los tejidos y dióxido de carbono a los pulmones. El oxígeno que transportan los glóbulos rojos sanos es vital para el desarrollo de las células, incluidas las que estimulan el crecimiento del pelo. La deficiencia de hierro en la sangre que produce la anemia puede ser causada por sangrados como la menstruación, dietas con déficit, embarazos o malabsorción.

En cuanto a la caída de pelo, casi todo el cabello que se pierde por falta de hierro se vuelve a recuperar. Una dieta saludable con abundancia de alimentos ricos en hierro y los suplementos de hierro adecuados pueden corregir la deficiencia y conducir a la regeneración de los folículos pilosos. No obstante, se debe tener en cuenta que no hay evidencia suficiente para recomendar la administración de suplementos de hierro a los pacientes con caída de cabello sin anemia, aunque tengan déficit de hierro. Por eso, se debe acudir a un profesional para que pueda diagnosticar correctamente la causa de la deficiencia de hierro.

Síntomas de la anemia ferropénica

La anemia por carencia de hierro presenta tanto una sintomatología propia como una serie de síntomas compartidos con otras anemias. Los característicos de todas las anemias son:

  • Fatiga o cansancio
  • Dolor de cabeza
  • Dificultad para respirar
  • Aturdimiento o mareos
  • Pérdida de apetito
  • Problemas de concentración
  • Irritabilidad
  • Dolor en el pecho

Los signos y síntomas propios de la anemia sideropénica incluyen:

  • Uñas frágiles
  • Caída de pelo
  • Estomatitis o úlceras bucales
  • Disfagia o dificultad para tragar
  • Pica o ingestión de sustancias no comestibles

Factores de riesgo

El déficit de hierro no afecta a todas las personas por igual y los niños pequeños, las mujeres, los donantes de sangre y los vegetarianos tienen un riesgo más alto de padecer anemia. Tanto los bebés como los niños pequeños necesitan una dieta rica en hierro para crecer saludablemente. Las mujeres, por su parte, pierden regularmente sangre debido a la menstruación, lo cual hace que sea un colectivo con más riesgo de tener un nivel de hierro bajo. Por otro lado, puede ser que las personas que donan sangre periódicamente tengan un problema con su nivel de hemoglobina en algún momento y, aunque es un contratiempo que se suele solucionar con una dieta rica en hierro, deban hacer una pausa. Y, por último, los vegetarianos, veganos y, en general, las personas que no consumen carne tienen un mayor riesgo de padecer anemia ferropénica.

imagen de una granada en la mano de una chica como remedio para la anemia

Tratamiento de la anemia sideropénica

Para un diagnóstico correcto de la anemia por deficiencia de hierro, el médico debe comprobar si se tiene un nivel de hemoglobina inferior a 13,2 g/dl en hombres o 11,6 g/dl en mujeres. También debe evaluar los niveles de ferritina, una proteína que ayuda a almacenar el hierro en el cuerpo, ya que un nivel bajo suele indicar déficit de hierro. Una vez diagnosticada, el médico suele recomendar tomar suplementos de hierro y consumir alimentos ricos en hierro para recuperar los niveles normales.

Pese a que es posible sentirse mejor unas semanas después de iniciar el tratamiento, normalmente se deben tomar los suplementos durante varios meses. Para que la absorción del hierro sea lo más óptima posible, los suplementos se deben tomar con el estómago vacío y con un zumo de naranja u otro suplemento de vitamina C. No se deben consumir junto a medicamentos contra la acidez estomacal, ya que empeoran la absorción.

El consumo de alimentos ricos en hierro como legumbres, carne roja, huevo, salmón, atún, hígado y ostras ayuda a mejorar los niveles de hierro en el cuerpo. Esta mejora también se aprecia en el cabello, el cual se suele recuperar en su totalidad. En los casos más graves con caída permanente de pelo, se recomienda visitar a un especialista para iniciar un tratamiento farmacológico o consultar la posibilidad de hacer un trasplante capilar.

Posibles complicaciones

Los primeros síntomas de la anemia son muy comunes y pueden hacer que la enfermedad pase desapercibida por un tiempo. Sin embargo, si no se trata, la anemia puede desencadenar una serie de problemas de salud graves como retraso en el crecimiento y desarrollo de bebés y niños, partos prematuros y otras complicaciones durante el embarazo, y arritmia, insuficiencia cardíaca y otros problemas del corazón. 

Si el tratamiento no está ofreciendo resultados positivos y los suplementos y el cambio en la dieta no consiguen aumentar los niveles de hierro, el médico deberá investigar el origen, ya que puede ser que la anemia sea causada por un problema de absorción o una pérdida de sangre interna.

Su dirección de correo electrónico no será publicado.