Summer Deal! ¡Ahorra 400 € ahora!

Hongos o tiña en el cuero cabelludo

Tiña del cuero cabelludo: causas, síntomas y tratamientos

La tinea capitis o tiña de la cabeza es una infección micótica causada por dermatofitos que afecta al cuero cabelludo. También conocida como tiña tonsurante, dermatofitosis y dermatomicosis, la tiña suele causar picor, descamación y caída de pelo. Se trata de una enfermedad contagiosa que puede propagarse rápidamente, ya que puede ser transmitida por objetos que se comparten con otras personas como peines y toallas.

Si surgen complicaciones, o no se trata adecuadamente, la tiña puede producir cicatrices y provocar la pérdida del pelo en algunas zonas de la cabeza permanentemente. A continuación, te mostramos las causas, los síntomas y los tratamientos más habituales para combatir la tiña del cuero cabelludo.

Índice


  1. ¿Qué causa la infección de la tiña del cuero cabelludo?
  2. Síntomas de la tiña de la cabeza
  3. ¿Cómo se contagia esta infección micótica?
  4. Diferencias entre tiña tonsurante y alopecia areata
  5. Tratamientos contra la tiña del cuero cabelludo
La tiña de la cabeza puede causar alopecia

¿Qué causa la infección de la tiña del cuero cabelludo?


La tiña del cuero cabelludo es una infección causada por unos hongos comunes llamados dermatofitos. Estos hongos son capaces de atacar y contaminar los tejidos queratinizados, lo cual les permite parasitar el pelo, la piel y las uñas. Los dermatofitos de los géneros Epidermophyton, Microsporum o Trichophyton son los principales causantes de la infección.

Los dermatofitos suelen prosperar en zonas húmedas y cálidas y pueden infectar a personas que tienen lesiones pequeñas en el cuero cabelludo o la piel húmeda por sudoración. También puede afectar a personas que no se duchan o lavan el pelo con frecuencia. Además de la piel del cuero cabelludo, otras regiones del cuerpo, como la ingle (tiña inguinal) o los dedos del pie (tiña podal o pie de atleta), pueden ser infectadas.

Síntomas de la tiña de la cabeza


Los principales síntomas que permiten diagnosticar la tiña del cuero cabelludo correctamente son:

  • Se aprecian parches redondos en el cuero cabelludo que han perdido el pelo y suelen estar inflamados o tener aspecto escamoso.
  • Hay calvas con pequeños puntos negros por desprendimiento del cabello que aumentan de tamaño gradualmente.
  • Las zonas afectadas del cuero cabelludo pueden presentar picazón.
  • Se observa pelo frágil que se rompe o cae con facilidad.
  • Hay nódulos purulentos llamados queriones.
  • Puede haber inflamación de los ganglios linfáticos en el cuello.
  • Se aprecia fiebre baja que oscila entre 37,8-38,3 ºC.
Tiña en el cuero cabelludo

¿Cómo se contagia esta infección micótica?


Los dermatofitos que causan la tiña se dividen en tres categorías desde el punto de vista ecológico: los antropofílicos, que solo causan micosis en los seres humanos; los zoofílicos, que infectan a los animales, los cuales a su vez pueden acabar infectando a los seres humanos; y los geofílicos, que se encuentran en el suelo y que también pueden acabar infectando a las estructuras queratinizadas de los animales y las personas.

En general, la tiña del cuero cabelludo o tinea capitis se contagia de la siguiente forma:

  • De persona a persona: el contagio se produce por el contacto directo de la piel de una persona sana con la piel de una persona enferma.
  • De animal a persona: el contagio se produce por el contacto directo con un animal infectado como, por ejemplo, acariciando o cepillando a un perro o un gato.
  • De objeto a persona: el contagio se produce por el contacto directo con un objeto o una superficie que tocó recientemente un animal o una persona infectada. Peines, cepillos, toallas, ropa y sábanas son algunos de los objetos que pueden transmitir la tiña.

Diferencias entre tiña tonsurante y alopecia areata


Aunque ambas enfermedades comparten ciertas características, en realidad son dos dolencias con una causalidad completamente diferente. Mientras que la tiña de la cabeza es una infección causada por hongos, la alopecia areata es una enfermedad autoinmune.

Los parches redondos con pérdida de pelo en la cabeza son el principal elemento que puede llevar a confundirlas. No obstante, tras un primer análisis, se pueden observar notables diferencias entre ambas. Y es que, principalmente, la pérdida de cabello es el único síntoma que se observa en las personas que padecen alopecia areata. La tiña, por su parte, presenta una sintomatología más extensa, como hemos descrito anteriormente.

La pérdida de cabello en ambas afecciones suele ser temporal y una vez tratadas se suele recuperar el pelo en su totalidad. Sin embargo, la tiña debe ser tratada con medicamentos antifúngicos y la alopecia areata con corticoides. Puede ser que el pelo vuelva a crecer sin necesidad de tratamiento en algunos casos de alopecia areata, mientras que la tiña del cuero cabelludo siempre debe ser tratada.

Análisis con tricólogo para detectar tiña en el cuero cabelludo

Tratamientos contra la tiña del cuero cabelludo


El tratamiento más efectivo contra la tiña de la cabeza exige tomar un medicamento antifúngico por vía oral. Se debe acudir al médico tan pronto como se detecten los primeros síntomas para obtener un diagnóstico y tratamiento, puesto que estos medicamentos solo suelen estar disponibles bajo prescripción. La griseofulvina, la terbinafina, el itracozanol y el fluconazol son los fármacos antimicóticos que se recetan habitualmente. El médico o dermatólogo debe indicar la dosis diaria y la duración del tratamiento, el cual suele requerir entre 4 y 8 semanas.

Además del medicamento, puede ser que el paciente necesite lavarse el pelo con un champú que contenga sulfuro de selenio o ketoconazol. Estos champús ayudan a mantener el cabello limpio, pero no eliminan la tiña por sí solos. Para evitar que la infección se propague, la persona infectada no debe compartir peines, toallas, gorras, sombreros, sábanas, fundas de almohadas y otros objetos personales.

La tiña afecta a los niños en edad escolar con más frecuencia que al resto de la población. Sin embargo, aunque suele desaparecer durante la pubertad, también puede infectar a personas adultas. El tratamiento suele tener éxito en la mayoría de los casos, pero la infección puede volver a aparecer en cualquier momento. En los casos más graves, la tiña puede provocar la caída de pelo permanente en algunas zonas del cuero cabelludo. En esos casos, y una vez superada la infección, se debe consultar a un experto la posibilidad de realizar un injerto capilar en las zonas afectadas.