Caída del pelo por alopecia difusa

¿Qué es la alopecia difusa?

La alopecia difusa es un tipo de pérdida de cabello que se da debido a una debilitación progresiva de los folículos pilosos. Este tipo de calvicie empieza con la disminución de la densidad del cabello del paciente, de forma gradual y generalizada. Es decir: afecta a toda la cabeza y la caída se va dando de a poco. Un aspecto muy importante, es que no es independiente, sino que se trata de un síntoma de otra enfermedad, carencia o trastorno.

Diferenciarla de otros tipos de alopecia no es fácil, precisamente porque «imita» otras variantes de caída, por lo que un diagnóstico diferencial es esencial. Veamos cuáles son los rasgos más importantes de la alopecia difusa.

Índice


  1. Principales características de la alopecia difusa
  2. Alopecia difusa: causas
  3. Soluciones y tratamientos para la alopecia difusa
  4. La alopecia difusa es reversible

Principales síntomas de la alopecia difusa

Todos perdemos una cantidad de cabello que ronda entre los 50 y los 80 pelos por día. Por lo general, cuanto este número supera las 100 hebras, podemos empezar a hablar de una caída de pelo que no es estacional ni natural.

Esta estimación suele ser visual (nadie cuenta uno a uno todos los pelos que se desprenden durante el día), pero a menudo no pasa desapercibida. El cepillo, la almohada o la ducha, pueden darnos pistas importantes sobre la aceleración en la caída del pelo.

Si ha notado alguna diferencia recientemente, es importante visitar a un especialista que ayude a identificar las causas de la caída: no todos los tipos de alopecia son igual, ni evolucionan de la misma manera, o requieren del mismo plan de acción.

Por ejemplo, a diferencia de la calvicie androgénica de carácter hereditario, la alopecia difusa es repentina y no presenta un patrón de caída que empieza en la frente y avanza hacia la coronilla. En su lugar, se trata de un tipo de caída que afecta a toda la cabeza, sin dejar calvas aparentes, y que desaparece una vez se soluciona la patología o problema subyacente.

Algunos de los síntomas específicos de la alopecia difusa pueden resumirse en lo siguiente:

  1. No se da en áreas determinadas sino que, de manera imprecisa, abarca la totalidad de la cabeza
  2. El primer síntoma suele ser la pérdida de densidad generalizada, dejando el cuero cabelludo a la vista
  3. No se da inflamación o irritación del cuero cabelludo
  4. El pelo se torna frágil y débil, pierde fortaleza y suele verse seco, lacio y fino
  5. Puede durar entre 3 y 6 meses o más si no se tratan las causas. No es una caída estacional
  6. No distingue entre géneros, por lo que las mujeres también pueden padecer alopecia difusa femenina

ANÁLISIS CAPILAR GRATUITO

100% sin costo ni compromiso

Alopecia difusa: causas

Hombre con fármacos en la mano y una taza de té

La calvicie difusa suele estar relacionada con distintas enfermedades o trastornos que no afectan de forma directa al cabello, sino que minimizan el folículo piloso hasta que la hebra se cae. Esta afección no es crónica ni definitiva, y puede revertirse tratando la afección subyacente.

Entre las causas de la alopecia difusa más comunes, se encuentran:

  • Enfermedades intestinales crónicas, como la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn
  • Otras enfermedades metabólicas, hepáticas o insuficiencia renales
  • Trastornos de la glándula tiroides
  • Enfermedades venéreas como la sífilis
  • Tratamientos médicos agresivos como la radioterapia o quimioterapia
  • Algunos fármacos
  • Alteraciones hormonales, como lo son la menopausia, el embarazo y el consumo de anticonceptivos
  • Falta de nutrientes esenciales y trastornos de la alimentación graves como la anorexia y la bulimia
  • Pasar por situaciones de estrés también es una de las causas de la alopecia difusa

Soluciones y tratamientos

A diferencia de otros tipos de calvicie, la alopecia difusa es reversible y no requiere tratamiento más allá del necesario para frenar la enfermedad o situación detrás de la caída.

Por este motivo, el único tratamiento específico es, o bien preventivo, manteniendo el pelo en las mejores condiciones posible, o bien como soporte, una vez se haya subsanado el problema y podamos concentrarnos en estimular el folículo piloso para que vuelva a producir cabello. Algunas cosas que podemos hacer:

  • Mantener una alimentación equilibrada
  • Evitar el uso de secadores y herramientas de calor, así como peinados muy tirantes
  • Elegir un champú nutritivo adecuado
  • Mantener el organismo bien hidratado
  • Fortalecer el cabello con tratamientos específicos como el láser de baja potencia, la mesoterapia capilar o un tratamiento PRP de plasma rico en plaquetas

En definitiva, la alopecia difusa es reversible

Si nota que el cabello se le cae más de lo normal, es posible que se trate de este tipo de alopecia generalizada y progresiva. Con un diagnóstico médico, podrá obtener una idea más acertada de cómo proceder, o qué enfermedad subyacente está causando la caída.

El dermatólogo o tricólogo le hará diversas preguntas sobre su historia clínica, listado de medicamentos, enfermedades o cambios en el estilo de vida, entre otras cosas para poder llegar a una conclusión sobre el origen de la alopecia, y quizás derivar a otro especialista para trabajar la causa que esté generando la caída.

Un injerto capilar FUE no tiene sentido en este caso ya que afortunadamente, se trata de una condición reversible.

¡Todavía no hay comentarios!

Su dirección de correo electrónico no será publicado.