Hombre de 60 años con cabello blanco mirando a cámara

¿Se puede hacer un trasplante capilar a los 60 años?

Muchas personas que padecen caída del cabello se preguntan si la edad desempeña un papel decisivo a la hora de ponerse pelo. Aunque la edad por sí sola no es un criterio de exclusión, muchos pacientes temen ser demasiado jóvenes o demasiado mayores para la intervención. La verdad es que no se puede dar una respuesta general sobre la edad, ya que, al fin y al cabo, cada paciente es diferente y su caso debe considerarse de manera individual. Veamos, a continuación, si es posible someterse a un trasplante capilar a los 60 años.

Índice


  1. ¿Es viable un injerto capilar a los 60 años?
  2. ¿Se puede ser demasiado mayor para un trasplante capilar?
  3. ¿Qué resultados pueden esperar las personas mayores de 60 años?
Hombre de 60 años con gafas mirando a cámara

¿Es viable un injerto capilar a los 60 años?

En general, no hay límite de edad para someterse a un trasplante capilar. La decisión de hacerlo o no después de los 60 años depende de varios factores, como el grado de alopecia androgenética, la salud del paciente y las expectativas del resultado. Lo normal es que, antes de decidir si un paciente se puede someter a la intervención, se tengan en cuenta estos aspectos:

  • Folículos pilosos que necesita el área receptora
  • Unidades foliculares disponibles en la zona donante
  • Calidad, textura y color del cabello
  • Densidad y número de cabellos por unidad folicular
  • Progresión estimada de la alopecia
  • Estado de salud general del paciente
  • Edad del paciente

Aunque tampoco hay una edad mínima, el injerto capilar suele recomendarse a adultos mayores de 25-30 años, ya que el patrón de la caída del cabello hereditaria suele establecerse a partir de esa edad. En los pacientes más jóvenes, el patrón no suele ser del todo evidente, por lo que puede ser difícil predecir con exactitud la futura progresión de la calvicie.

¿Se puede ser demasiado mayor para un trasplante capilar?

Como mencionamos anteriormente, no existe una edad ideal predeterminada para hacer un trasplante de pelo. Generalmente, la mayoría de pacientes se someten a un implante capilar antes de los 60 años. Sin embargo, las personas de más edad también pueden hacerlo si son candidatos adecuados.

Es importante tener en cuenta que el trasplante capilar es un procedimiento quirúrgico y puede estar asociado a ciertos riesgos. Por eso, antes de iniciar cualquier tipo de tratamiento capilar, el equipo médico debe hacer una evaluación exhaustiva del paciente. Esto determinará si una persona es una candidata adecuada para el procedimiento. En Elithair realizamos una serie de pruebas previas, nuestro sistema Pre-Test, para garantizar que todos nuestros pacientes cuentan con un estado de salud bueno y son aptos para la intervención.

Cómo beneficia un trasplante capilar a los 60 años

  • Mejora la confianza y autoestima: al recuperar el pelo perdido, muchas personas vuelven a tener una imagen positiva de su cabello. Por eso, un injerto de pelo puede tener un impacto muy significativo en la confianza y la autoestima de cualquier persona, incluso si es mayor de 60 años.
  • Resultados naturales: aunque el resultado de un trasplante depende del grado de alopecia y de las características individuales del paciente, los trasplantes que ofrecen clínicas capilares como Elithair suelen lograr resultados naturales y visualmente agradables.
Pareja con pelo cano mirándose y sonriendo

¿Qué resultados pueden esperar las personas mayores de 60 años?

Aunque los resultados dependen mucho de la edad del paciente, los hombres en esta franja de edad tienden a marcarse objetivos más modestos y acordes a su edad. Al contrario que un paciente de 30 años que busca volver a tener un cabello denso, a partir de los 50 años se suelen tener unas expectativas cosméticas que se limitan a zonas específicas. Por ejemplo, la restauración de una línea frontal del cabello o la implantación estratégica de un número limitado de injertos para dar sensación de relleno.

En cualquier caso, la consulta con el especialista debe incluir una conversación honesta y directa sobre las posibilidades del trasplante capilar, así como los objetivos que se quieren alcanzar. En ciertos casos, puede ser que el profesional médico no te recomiende someterte a un trasplante capilar a los 60 años, sobre todo si cree que un resultado realista no puede alcanzar tus expectativas.

Formulario de contacto