Actualización COVID-19: Más información

Actualización COVID-19: Más información

Hombre de 60 años con cabello blanco mirando a cámara

Las opciones de un trasplante capilar a los 60 años

¿Cuál es la edad idónea para llevar a cabo un trasplante capilar? Por lo bajo la respuesta suele estar clara: mejor después de cumplidos los 25. Por encima, no tanto.

Sobre el papel, no hay límite a la hora de realizar un injerto capilar en una persona mayor de 60 años, aunque es fundamental tener presentes varias cuestiones específicas de esta franja de edad. Entre ellas, por ejemplo, la densidad de la zona donante, si las expectativas del paciente son realistas o su estado general de salud.

Veamos con más detalle cómo se lleva a cabo este procedimiento en pacientes más mayores.

Índice


  1. Las ventajas de un trasplante capilar a los 60
  2. Eficacia del injerto capilar en hombres de más de 60
  3. Resultados de un trasplante capilar a los 60
  4. Conclusión

Las ventajas de un trasplante capilar a los 60

Hombre de 60 años con gafas mirando a cámara

El injerto capilar es un procedimiento quirúrgico que consiste en la implantación de folículos extraídos de un área donante.

Por regla general, el área donante se encuentra en la parte posterior de la cabeza y en ocasiones también los laterales. Estas áreas son las que presentan una mayor resistencia a la hormona DHT que provoca la caída del cabello conocida como alopecia androgénica.

Previo a la intervención, el cirujano debe analizar cuidadosamente ambas áreas para determinar ciertos aspectos que influirán en los resultados, por ejemplo:

  • Cantidad de folículos requeridos en el área receptora
  • Unidades foliculares disponibles en el área donante
  • Calidad, textura y color del cabello
  • Densidad capilar (número de cabellos por unidad folicular: entre 1 y 4)
  • Edad del paciente y progresión estimada de la alopecia
  • El estado de salud general del paciente

En cuanto a las técnicas, hoy en días es posible recurrir a dos métodos: el Injerto capilar con la técnica FUE o con la técnica FUSS.

Eficacia del injerto capilar en hombres de más de 60

Los resultados dependen mucho de la edad del paciente. Esto es especialmente relevante el pacientes muy jóvenes, así como en los más mayores. La edad ideal para llevar a cabo un injerto capilar suele ser a partir de los 30. A esta edad cuando el patrón de calvicie comienza a hacerse definitivo y es posible pronosticar su evolución.

Realizar un trasplante capilar antes de tiempo puede derivar en resultados poco satisfactorios. Especialmente si la alopecia continúa progresando tras el trasplante, dejando patrones de crecimiento en el cuero cabelludo con un aspecto poco natural.

¿Qué pasa entonces con los pacientes que quieren realizarse un injerto capilar a los 50 o 60? 3 puntos a tener en cuenta para tener una visión realista:

  1. La alopecia androgénica tiene un patrón de caída en forma de herradura. Esto es: comienza afectando a entradas y coronilla, avanzando progresivamente por el resto del área superior de la cabeza. Las zonas menos afectadas por este tipo de alopecia son los laterales y el área encima de la nuca. Estas áreas son las áreas donantes de un trasplante capilar.
  2. Al margen de alopecia androgénica, prácticamente todos los hombres sufren de cierto grado de caída asociado al paso del tiempo. Es decir, el área donante también acaba perdiendo algo de densidad a medida que vamos sumando décadas. El cirujano tendrá menos unidades con las que trabajar durante el microinjerto que si realizamos el trasplante a los 30 o 40.
  3. En hombres de esta edad, es posible que lo que busquen sea un segundo injerto, tras haberse realizado uno inicialmente años atrás, o disimular la cicatriz de un trasplante capilar FUSS utilizando la técnica FUE.

Estos factores determinarán la forma definitiva que tomará el trasplante capilar a los 60. Un análisis capilar en estos casos es un paso esencial, que debe ejecutarse con el mayor cuidado. El especialista medirá la superficie a tratar, y evaluará el número de grafts necesarios, así como el de grafts disponibles.

En base a estos números, pueden plantearse varias opciones en función de las características individuales de cada persona. Es posible por ejemplo, que el cirujano considere cambiar la posición de la línea de nacimiento del pelo, o que sugiera al paciente complementar el tratamiento con sesiones de micropigmentación, que ayuden a dar sensación de relleno en ciertas áreas.

¿Puede afectar el estado de salud?

Como con cualquier intervención quirúrgica, el estado general de salud del paciente es un factor esencial. Ciertas enfermedades crónicas pueden suponer un riesgo para el paciente. Es importante hablar con el cirujano si el paciente padece, entre otras cosas:

  • Enfermedades cardiovasculares
  • Hipertensión
  • Diabetes
  • Trastorno de la cicratización
  • Alergias

También es esencial informar al cirujano si toma cualquier tipo de medicación. En cualquier caso, deberá consultar previamente con su médico si está planteándose llevar a cabo esta intervención. Estas medidas son aplicables, no solo en un trasplante capilar a los 60 años, sino a cualquier edad.

Recuperación tras el injerto

La recuperación de un injerto capilar no suele traer mayores complicaciones. La anestesia que se administra durante el procedimiento es local. Todo el proceso se realiza de forma ambulatorio, por lo que no requiere hospitalización y permite al paciente irse a casa.

Durante las primeras semanas es importante llevar a cabo una serie de cuidados postoperatorios y evitar ciertas actividades como deportes de impacto, fumar o beber alcohol. El área trasplantada a menudo desarrolla pequeñas costras, que es imprescindible no tocar ni rascar. Se caerán por sí mismas con el paso de los días. Es posible sufrir algo de inflamación, tensión o picor, que a menudo mejoran con la medicación indicada por el cirujano.

Resultados de un trasplante capilar a los 60

Pareja con pelo cano mirándose y sonriendo

Los hombres en esta franja de esta edad tienden a marcarse objetivos más modestos, y acordes a su edad.

Al contrario que un paciente en la treintena, que busca volver a peinar una melena densa, en pacientes más mayores es habitual tener unas expectativas cosméticas limitadas a zonas específicas. Por ejemplo, la restauración de una línea frontal del cabello o la colocación estratégica de un número limitado de injertos para dar sensación de relleno.

En cualquier caso, la consulta con el especialista debe incluir una conversación honesta y directa sobre las posibilidades de trasplante capilar, así como objetivos. En ciertos casos, es posible que el cirujano recomiende no llevar a cabo el microinjerto si cree que el resultado puede no ser el esperado por el paciente.

Conclusión

El trasplante capilar en personas de más de 60 es una opción para quienes buscan un resultado modesto, que les ayude a mejorar su apariencia. Es fundamental analizar la densidad en el área donante para conocer sus limitaciones, y establecer unas expectativas y objetivos acordes a la edad del paciente.

Si desea recibir más información sobre el injerto capilar o tiene dudas sobre este proceso, no dude en ponerse en contacto con nuestro equipo. En Elithair estaremos encantados de guiarle a través del análisis capilar para que pueda obtener una estimación del número de grafts requerido en su caso individual.

Aún no hay comentarios

Your Email address will not be published.