Imagen de un hombre con barba blanca pensando en casos exentos de un injerto capilar como su caso

¿Qué pacientes no son aptos para un injerto capilar?

Los avances en medicina capilar han permitido a miles de personas terminar con la alopecia y por ende, recuperar la densidad de su cabello y la confianza en sí mismos. Sin embargo, debe contemplar que aún hay casos no son aptos para un trasplante capilar.   

En este artículo veremos en qué situaciones puede ser muy complicado y qué pacientes no son ideales para este tipo de intervención.

Índice


  1. ¿En qué casos es irrealizable un trasplante capilar?
  2. Enfermedades y trastornos
  3. Falta de zona donante
  4. Soluciones para recuperar el cabello

¿En qué casos es irrealizable un trasplante capilar?

Hay ciertos factores como genética, patologías activas o un estilo de vida frenético que determinan si un paciente no es buen candidato para ser sometido a un trasplante capilar. 

Es necesario acudir con un experto en trasplante de pelo para que realice un exhaustivo diagnóstico. De esta manera, podrá definir el tipo de alopecia que padece, la calidad del pelo, entre otros factores y así, evaluar si es posible llevar a cabo su tratamiento.

1. Calvicie en estados muy avanzados

La calvicie total, también conocida como alopecia universal es un trastorno autoinmune que afecta a todo el cuerpo. 

Esta variante de calvicie no sirve como candidata para un trasplante capilar. Al no contar con pelo en el área donante de ni en otra parte del cuerpo, haciendo imposible la extracción de unidades foliculares en las zonas receptoras.

2. Edad

Una de las condiciones para ser un paciente idóneo a la cirugía capilar es que la caída del cabello haya cesado, por tal motivo, la edad juega un factor importante.

El tratamiento no es aconsejable en personas con calvicie prematura, ya que antes de los 25 años, el patrón de caída del cabello no está totalmente asentado y no ha alcanzado su máxima expresión hasta la treintena. 

Antes de esa fecha la pérdida de pelo continuará, por lo que hay que tener en cuenta que el cabello en la zona donante es limitado. Realizar un injerto capilar sin saber cómo será el pelo en 5 o 10 años puede hacer que, en unos años surjan nuevas áreas de calvicie en la zona donante.

3. Alopecias incurables

La mayoría de candidatos padecen alopecias salvables como por ejemplo:

  • La androgenética, o calvicie común
  • La alopecia cicatrizal secundaria, provocada por quemaduras, contusiones o lesiones en el cuero cabelludo

No obstante, existen algunos casos no aptos para el trasplante capilar en los que éste es impracticable.

Entre ellos quizá el más destacable por su prevalencia sea la alopecia areata, una enfermedad autoinmune en la que el organismo ataca los folículos tras identificarlos como cuerpos extraños.

La alopecia areata es reversible pero aparece y desaparece sin previo aviso. La persona que la sufre suele experimentarla varias veces a lo largo de la vida. No solo no tendría sentido llevar a cabo un injerto en un área con folículos sanos: siempre existiría el riesgo de que el cuero cabelludo rechazase igualmente los folículos trasplantados. En estos casos es importante consultar con un dermatólogo, que recomendará el tratamiento más eficaz.

Otras enfermedades cutáneas presentes en el cuero cabelludo que impiden realizar un trasplante capilar serían la psoriasis, la dermatitis seborreica y el eccema.

4. Pelo fino

Tanto la cantidad de pelo, como la textura, el grosor y el color influyen en determinar el siguiente paso a un injerto capilar. Por lo que los pacientes con pelo fino, también están exentos para un trasplante. 

Realizar un injerto con pelo fino generalmente ofrece resultados poco satisfactorios a comparación de casos en los que el paciente tiene cabello grueso. Si su pelo es fino o frágil será más difícil recrear la sensación de densidad capilar.

Enfermedades y trastornos

Hay enfermedades cutáneas como la dermatitis seborreica, la psoriasis y el eccema que hacen a ciertos pacientes excluyentes al injerto de pelo.

Realizar el tratamiento en pacientes que se vean afectados por una enfermedad dérmica grave no tendrán resultados óptimos, ya que el folículo no va a encontrar un sustento sano que favorezca su crecimiento e incluso podría empeorar la enfermedad en dicha zona. 

Las personas que sufren un trastorno alimenticio también impiden a muchos pacientes poder realizar el injerto capilar, debido a la carencia de vitaminas y otros nutrientes provocan la caída del cabello. 

El trastorno de la tricotilomanía, que consiste en arrancarse el pelo en diversas zonas también puede ser un impedimento para poder realizar el tratamiento. Necesariamente tiene que estar superada esta afección, de no ser así, existen pocas probabilidades de que el paciente no vuelva arrancarse los cabellos ya crecidos.

Falta de zona donante

Un injerto capilar es una intervención quirúrgica en la que se extraen cabellos de una zona para implantarlos en otra. Por norma general, el área que necesita cabello es donde la alopecia es más evidente. Mientras, la zona donante del injerto capilar es la menos afectada o que presenta una mayor abundancia de unidades foliculares sanos.

En casos donde no existe zona donante en la que no se puedan extraer folículos sanos hace complicada la realización del tratamiento, por lo que no es recomendable llevar a cabo el procedimiento.

Soluciones

Aunque la cirugía capilar es la única solución permanente a la calvicie, en caso de no ser apto para un trasplante capilar, hoy en día existen numerosas opciones que van más allá de la clásica peluca.

Algunas soluciones para mejorar el crecimiento del pelo, así como retrasar (en algunos casos) la pérdida de cabello pueden ser los siguientes:

  • Mesoterapia 

La mesoterapia capilar, es un tratamiento de bioestimulación que a través de microinyecciones de medicinas, vitaminas y nutrientes trata de manera eficaz las zonas afectadas por la alopecia.

  • Medicamentos

Tratamientos dependientes como el minoxidil pueden ayudar a detener la caída del pelo. Mientras que, existen otros fármacos temporales como la biotina y queratina que además de garantizar el crecimiento del cabello, también lo vuelve más sano y fuerte. 

  • Micropigmentación  

Otra solución rápida para mejorar su imagen es la micropigmentación capilar, que es similar al tatuaje de pelo.  Simula un aspecto de cabeza rapada, ofreciendo una sensación de densidad capilar.

¡Todavía no hay comentarios!

Su dirección de correo electrónico no será publicado.