Actualización COVID-19: Más información

Actualización COVID-19: Más información

Deporte tras el injerto capilar.

¿Cuándo se puede hacer deporte después del injerto capilar?

Pese a que la técnica FUE o la técnica DHI de injerto capilar representan el tratamiento más eficaz para la alopecia tanto en hombres como en mujeres, es importante considerar si es conveniente hacer deporte después de un injerto capilar, cuándo iniciarlo y qué tipo de actividades son las más adecuadas. Veamos cómo dar respuesta a estos interrogantes.

Índice


  1. Los efectos del deporte en el injerto capilar
  2. ¿Cuándo volver a hacer deporte tras el injerto capilar?
  3. Evolución del injerto capilar
  4. Conclusión

Los efectos del deporte en el injerto capilar

El éxito del procedimiento de injerto capilar depende de la cantidad de folículos que se mantengan viables a lo largo de todo el proceso. Son estructuras frágiles, que en los días posteriores al trasplante se encuentran en una fase muy vulnerable.

Es fundamental que observemos todas las precauciones indicadas por la clínica para mantener la vitalidad de cada unidad folicular injertada. Solo así el paciente se asegura de obtener el resultado final deseado en el área receptora, así como la correcta recuperación de la zona donante.

Por estos motivos, el ejercicio físico, especialmente si es muy vigoroso o supone gran cantidad de sudoración, tiene el potencial de dañar de forma permanente el resultado del injerto capilar. De ahí que, a menudo, se citen ciertas recomendaciones en torno a la cantidad de actividad física que podemos llevar a cabo en los días y semanas posteriores a la intervención.

A tener en cuenta respecto al deporte después del injerto capilar puede:

  • Exponer al paciente a un aumento en la producción de sudor, lo que favorece el desarrollo de infecciones en la base del injerto e incluso puede desalojar o mover los folículos trasplantados.
  • Exponer al paciente a una mayor cantidad de radiación solar, lo que perjudica el crecimiento del pelo y el proceso cicatricial.
  • Aumentar la presión sanguínea y a su vez provocar sangrado en el cuero cabelludo.
  • Provocar roces o traumatismos sobre el cuero cabelludo, que también alteran la correcta evolución del trasplante con desplazamientos o pérdidas foliculares.

¿Cuándo volver a hacer deporte tras el injerto capilar?

Hombre haciendo ejercicio en el salón de casa.

Los múltiples efectos del ejercicio que hemos explicado anteriormente son las razones por las cuales la actividad física debe retomarse de forma gradual.

Durante al menos la primera semana debe guardarse reposo, caminar lo menos posible, descansar y evitar cualquier tipo de ejercicio.

Es muy importante esperar a que el proceso de cicatrización haya terminado para poder reiniciar la práctica de deporte tras el injerto capilar, y que suele coincidir con el desprendimiento espontáneo de las costras entre 7 y 10 días después del procedimiento. Esta etapa varía de paciente a paciente, por factores como la edad y la previa condición de salud.

Para mayor seguridad, se puede posponer la práctica de actividades deportivas durante al menos 2 semanas, o un mes en determinados casos.

Una vez se reinicia la actividad física es recomendable enfocarse en el ejercicio ligero, que no genere sudoración excesiva. Se puede practicar yoga, realizar caminatas lentas o ejercicios suaves de calentamiento.

Es muy importante no exponerse al sol, e intentar realizar cualquier actividad a la sombra. Evite las rutinas cardio y el levantamiento de pesas, así como practicar deportes de contacto y nadar en playas o piscinas.

En etapas posteriores

Después del primer mes, podemos retomar ciertas rutinas gradualmente. Si el paciente lo desea, es posible acudir de nuevo al gimnasio y practicar running, siempre con el calentamiento previo.

Cardio, pilates y levantamiento de pesas son adecuados en esta etapa si eran lo habitual antes de la intervención. Sin embargo, aunque deporte e injerto capilar no son incompatibles, la frecuencia, duración e intensidad deben aumentar de forma lenta y gradual a lo largo de esta fase.

Una vez cumplidos dos meses se puede llevar a cabo casi cualquier actividad física de forma completa e intensa. Los ejercicios de máximo esfuerzo, el entrenamiento con pesas y los deportes de contacto como el fútbol son aceptables. Nadar en el mar o en piscinas es también posible

Evolución del injerto capilar

Hombre joven haciendo deporte tras un injerto capilar.

Como todo tratamiento quirúrgico, el trasplante capilar pasa por un proceso de cicatrización que varía dependiendo de diversos factores. En los primeros días después del procedimiento, es normal observar una ligera hinchazón en las zonas intervenidas, tanto la donante como la receptora.

También aparecen pequeñas costras en la base de cada injerto, que es necesario proteger siguiendo ciertas recomendaciones para garantizar un buen resultado. Estas costras son una ocurrencia común, y se desprenden de forma natural alrededor del décimo día de postoperatorio.

Aproximadamente a los dos o tres meses, y tras atravesar una fase de shock loss, el pelo implantado empieza a salir y en las semanas siguientes se hace más visible. Entre el tercer y cuarto mes el cabello adquiere grosor y la velocidad de crecimiento aumenta. El resultado definitivo se alcanza al año de la intervención.

Conclusión

Como en toda intervención quirúrgica, el éxito del resultado final depende del cuidado postoperatorio, necesario para preservar la viabilidad de los folículos. Se trata de estructuras de gran fragilidad, que necesitan de ciertas condiciones para evolucionar de forma favorable. Uno de los interrogantes que se plantean con mucha frecuencia es la posibilidad de hacer ejercicio después de la intervención.

La actividad física desencadena una serie de mecanismos fisiológicos como la sudoración y el aumento de la presión sanguínea, que pueden perjudicar el crecimiento de los folículos trasplantados o propiciar la aparición de infecciones. Por otra parte, exponerse al sol o a los deportes de contacto representa un riesgo potencial para el cuero cabelludo.

Por estos motivos, es necesario guardar reposo y evitar la actividad física durante el período de cicatrización, y solo reiniciar el deporte después del injerto capilar con ejercicios suaves, como calentamientos o caminar.

Para nadar y practicar deportes de contacto o levantamiento de pesas, es preferible esperar hasta que hayan trascurrido dos meses desde la intervención, y hacerlo de forma gradual.

Aún no hay comentarios

No se publicará su email