Hombre con las manos en la cabeza y los ojos cerrados

Ocultar cicatriz con un injerto capilar

Una cicatriz en la cabeza generalmente se cubre de nuevo por el crecimiento del cabello. Pero un accidente, una quemadura o implantes de cabello realizados de manera no profesional, pueden dejar marcas extensivas que son difíciles de ocultar sólo con un peinado.

El cabello no puede crecer naturalmente en el tejido cicatricial donde el folículo piloso ha sido destruido. Sin embargo, y gracias a la cirugía capilar, es posible corregir muchas de estas cicatrices. Veamos cómo.

Índice


  1. ¿Se puede hacer un injerto capilar en una cicatriz?
  2. Cicatrices en el cuero cabelludo
  3. Métodos para ocultar las cicatrices
  4. El injerto capilar es ideal para ocultar una cicatriz antiestética

¿Se puede hacer un injerto capilar en una cicatriz?

Existen dos tipos principales de trasplante de cabello, FUE y FUSS. Ambas prácticas toman folículos sanos de una parte del cuero cabelludo resistente a la hormona relacionada con la calvicie, por norma general la parte de atrás y laterales de la cabeza. Posteriormente, el cirujano realiza pequeñas incisiones en el área receptora donde se colocan los injertos del pelo, para que anclen y crezcan con naturalidad.

El profesional debe prestar atención a la distribución de estas unidades foliculares, incluido:

  • La proximidad de los folículos
  • El color y distribución del cabello circundante
  • El ángulo de entrada
  • La profundidad del implante

para asegurar la mayor densidad visual posible así como un aspecto natural, que se integre perfectamente con el resto del cabello del paciente.

La gran mayoría de pacientes que recurre a un tratamiento de este tipo está aquejado de algún grado de alopecia androgénetica. Sin embargo, no siempre es así. En ocasiones, la persona desea rellenar con un injerto capilar ciertas áreas con calvicie crónica a causa de una cicatriz.

Las cicatrices en el cuero cabelludo pueden llegar a generar una ansiedad significativa. En estos casos, el primer resorte suele ser dejar crecer el cabello a una longitud suficiente para cubrir la cicatriz. Dependiendo de dónde esté localizada y su tamaño, esto puede delimitar sobremanera la manera de peinarse o cortar el cabello.

Este tipo de tejido, que puede haber sido causado por un accidente, una cirugía, una quemadura, un trasplante capilar FUSS, u otra circunstancia, a menudo destruye los folículos pilosos presentes previamente en la zona. De ahí que esas áreas presenten calvas en las que no es posible hacer crecer el pelo.

Sin embargo, es posible corregir una cicatriz mediante la implantación de folículos pilosos sanos provenientes de otras áreas de la cabeza. Para ello es necesario analizar el tejido y obtener un diagnóstico primero, para garantizar un buen resultado. Puede que sea necesario eliminar un exceso de tejido cicatricial de antemano, o usar procedimientos complementarios.

Tipos de cicatrices en el cuero cabelludo

Cicatriz tras injerto capilar FUSS

Existen diferentes tipos de cicatrices que presentan distintos desafíos desde el punto de vista del camuflaje o restauración, porque su naturaleza es diferente. El objetivo es conseguir un aspecto natural y utilizar la técnica más efectiva para lograr resultados satisfactorios.

Existen varios tipos de cicatrices, que requerirán de diferentes tratamientos en función de su aspecto, características o extensión:

  • Hiperpigmentadas, que presenta un color más oscuro que la piel circundante debido a la melanogénesis durante el proceso de curación
  • Hipopigmentadas, que, al contrario que las anteriores son más claras que el resto de la piel
  • Atróficas, que rugen a causa de una pérdida de tejido, como por ejemplo las cicatrices a causa del acné (que puede afectar a la barba) o la varicela
  • Hipertróficas y queloides, que se vuelven rojas y duras y pueden producir picor

En los casos que sea necesario un injerto capilar, la cicatriz puede tratarse de antemano para reducir el volumen del tejido cicatricial, utilizando por ejemplo cirugías de corrección, o técnicas láser que permitan reducir su apariencia, eliminar la piel dañada en la superficie de la cicatriz y estimular la producción de colágeno.

El diagnóstico previo será el que determine la viabilidad del injerto capilar en función del estado del tejido de la cicatriz. Existen ciertos factores que pueden influir en este diagnóstico, entre ellos:

  1. Que el suministro sanguíneo sea el adecuado, ya que de él dependen la nutrición y oxigenación de los folículos tras implantar el pelo
  2. Un posible proceso inflamatorio activo del cuero cabelludo
  3. El grosor del tejido cicatricial, que puede repercutir negativamente tanto si es excesivamente grueso como si es muy fino y delicado

Además de su tipología, las cicatrices en el cuero cabelludo pueden ocurrir por diferentes motivos.

Cicatrices a causa de accidentes

Los pacientes que presentan cicatrices en la cabeza, barba o cejas a causa de un accidente son muy frecuentes. A menudo se trata de marcas de pequeño tamaño, exceptuando los casos en que se requiera de una cirugía mayor para solventar un problema más grave, como por ejemplo después de un accidente automovilístico.

Entre las situaciones que pueden derivar en una cicatriz de este tipo estarían:

  • Accidentes en un entorno cotidiano, como por ejemplo golpearse con un objeto
  • Cortes
  • Tropiezos y caídas
  • Quemaduras domésticas
  • Lesiones deportivas

A menudo se pueden realizar trasplantes de cabello con resultados positivos en este tipo de marcas, sin requerir de una reconstrucción previa del tejido cicatricial.

Cicatrices congénitas

Algunas personas pueden nacer con cicatrices congénitas, también llamadas aplasia cutis congénita. Se trata de una dermatosis muy poco frecuente que se caracteriza por la ausencia de pelo al nacer en un área concreta del cuerpo, normalmente el vértex o zona superior de la cabeza.

Para determinar qué correcciones son posibles, es fundamental una consulta previa con el especialista para investigar el área y barajar los motivos y soluciones.

Cicatrices a causa de procesos inflamatorios

Entran en esta categoría los tipos de alopecia cicatricial, como por ejemplo la alopecia frontal fibrosante en las mujeres. Este tipo de calvicie está relacionada con procesos autoinmunes. Cuando esto sucede, el folículo piloso se destruye completamente y es sustituido por tejido cicatricial, por lo que es un tipo de alopecia de carácter crónico que además es difícil de controlar.

En estos casos, el diagnóstico médico es fundamental ya que es necesario poner bajo control la reacción inflamatoria del organismo cuanto antes para evitar su progresión. Este tipo de tejido solo es viable para un trasplante cuando la enfermedad subyacente ha sido totalmente controlada.

Cicatrices por cirugías

En esta categoría suelen entrar cicatrices más visibles y extensas que las dos anteriores. Las más comunes suelen ser a causa de neurocirugías o cirugías estéticas como el lifting facial.

Cicatrices a causa de un trasplante capilar FUSS

La técnica FUSS es anterior a la más novedosa FUE, y aunque son idénticas en el proceso de implantación de los folículos uno a uno en el área calva, la extracción difiere de manera muy significativa.

Con la técnica FUSS, las unidades foliculares no se extraen una a una del área donante. Tras la administración de un anestésico, el cirujano secciona una tira de piel completa que suele tener entre 15 y 20 centímetros de largo, y de la cual se extraen los injertos. Este tipo de injerto capilar, por tanto, deja una cicatriz visible en la parte trasera de la cabeza, que, dependiendo de la destreza del cirujano y del proceso de curación, puede resultar más o menos evidente.

Métodos para ocultar las cicatrices capilares

El injerto capilar FUE es un método efectivo para corregir una cicatriz

Existen diferentes formas con las que podemos disimular las cicatrices en la cabeza. Es frecuente intentar primer fomentar el crecimiento del cabello en el área, usando tanto fármacos como el minoxidil, u otros tratamientos capilares como las infiltraciones de plasma enriquecido.

Sin embargo, este tipo de tratamientos solo hacen efecto en los folículos pilosos sanos, donde aún es posible que crezca el cabello. En los casos en los que el folículo piloso ha sido dañado o ha desaparecido a causa del tejido cicatricial, será imposible regenerarlo.

Dicho esto, ¿cómo es posible corregir las marcas en el cuero cabelludo? Veamos dos de los tratamientos más populares.

Micropigmentación

La micropigmentación capilar permite «eliminar» visualmente la cicatriz infiltrando pigmentos naturales en la dermis. Este método simula la apariencia del pelo rasurado en fase de crecimiento y da la impresión de una mayor densidad capilar.

Al contrario que un tatuaje, tiene una duración determinada, por lo que es necesario volver a aplicar el pigmento cada cierto tiempo. Además, en ocasiones son necesarias varias sesiones para completar esta suerte de tatuaje médico, dependiendo del tamaño del área a tratar.

Injerto capilar FUE

Esta revolucionaria técnica permite un trasplante con unidades foliculares extraídas individualmente de áreas que aún conserven una buena densidad capilar. Tras un diagnóstico previo, el especialista será capaz de delimitar las áreas donantes con mejor calidad capilar para reubicar esos folículos allá donde sea necesario.

Con la técnica FUE es posible la corrección de un trasplante capilar FUSS realizado con anterioridad aunque éste haya sido fallido o esté mal ejecutado. También puede llevarse a cabo en otras áreas del rostro afectadas por una cicatriz, como la barba o las cejas.

El injerto capilar es ideal para ocultar una cicatriz antiestética

Cada vez son más las personas que se preocupan por tapar o disimular una cicatriz que puedan tener en la cabeza o el rostro con un injerto capilar. Para ello, es preciso realizar un diagnóstico previo y los exámenes necesarios para que el especialista pueda verificar profesionalmente qué alternativa es la que más le conviene para conseguir el resultado que busca.

Los implantes de pelo cubren el tejido cicatricial tanto en marcas pequeñas como en cicatrices grandes y visibles. En determinados casos, será necesario eliminar la cicatriz previamente con cirugía o terapia láser, antes de restituir los folículos destruidos por otros nuevos con un trasplante capilar.

Si desea obtener más información sobre nuestros servicios, no dude en ponerse en contacto con nuestros asesores. Le propondrá una evaluación capilar gratuita y sin compromiso. ¡No espere más para beneficiarse de la experiencia de Elithairtransplant y el Dr. Balwi para un trasplante capilar exitoso en Turquía!

¡Todavía no hay comentarios!

Su dirección de correo electrónico no será publicado.