Summer Deal! ¡Ahorra 400 € ahora!

Láser capilar: luces led para tratamiento de la alopecia

¿Qué es el láser capilar?

Si has llegado hasta aquí, es posible que tengas algo de preocupación por tu caída de cabello. El láser capilar es una terapia que aprovecha la energía del láser para estimular el crecimiento del pelo. Al actuar a nivel celular, esta terapia aumenta el flujo sanguíneo al cuero cabelludo para que los nutrientes esenciales y el oxígeno lleguen a los folículos pilosos. Como con cualquier otro tratamiento, para conocer todo su alcance es esencial conocer todas sus características, incluidos los beneficios y riesgos. Sigue leyendo para conocer los detalles de esta terapia y descubrir si es la elección adecuada para ti.

Índice


  1. ¿Cómo funciona el láser capilar?
  2. Los beneficios de esta terapia
  3. Las desventajas o riesgos del láser capilar
  4. Conclusión: ¿es el láser capilar adecuado para ti?
Láser capilar no es efectivo si los folículos ya están cerrados

¿Cómo funciona el láser capilar?


El láser capilar, también conocido como terapia de luz de baja intensidad (TLBI o LLLT por sus siglas en inglés), es un tratamiento no quirúrgico diseñado para combatir la pérdida del cabello. Para ello, funciona mediante la emisión de luz amplificada que penetra en el cuero cabelludo y se dirige directamente a los folículos pilosos.

Gracias a ello, esta tecnología láser potencia la actividad de la ATP (adenosín-5-trifosfato), una molécula responsable del transporte de energía a las células. Concretamente, en el caso de las células del cuero cabelludo, esto conduce a una aceleración del ciclo de crecimiento del cabello. Además, el láser favorece la vasodilatación del cuero cabelludo, lo que también influye positivamente en el crecimiento.

Finalmente, es importante mencionar que el mecanismo principal del láser capilar consiste en la revitalización de la circulación sanguínea en el cuero cabelludo, lo que garantiza que los folículos pilosos reciban más oxígeno y nutrientes. Esto no solo revitaliza los folículos existentes, sino que también elimina las toxinas y allana el camino para lograr un crecimiento más sano del cabello.

Los beneficios de esta terapia


El láser capilar ofrece una serie de beneficios a las personas que luchan contra la caída del pelo. A continuación, podrás leer algunas de las notables ventajas de este innovador tratamiento:

  • Estimulación del crecimiento del cabello: al penetrar en la piel, el láser acelera la actividad de la anteriormente mencionada molécula ATP, lo que conduce a un crecimiento más rápido del cabello.
  • Aumento de la densidad capilar: el tratamiento aumenta la duración de la fase de crecimiento del vello, lo que garantiza un aspecto más voluminoso y denso con el paso del tiempo.
  • Aumento del diámetro del cabello: con una mejor nutrición y oxigenación del folículo, las fibras capilares crecen más gruesas, lo que mejora la textura general del pelo.
  • Eliminación de toxinas y efecto antibacteriano: más allá de promover el crecimiento, el láser también elimina las toxinas, bacterias y obstrucciones del folículo, con lo cual se logra un desarrollo más saludable del cabello y se evita la generación de caspa.
  • Aumento de la producción de colágeno: al estimular la producción de colágeno, el láser contrarresta los efectos de los radicales libres (los culpables del envejecimiento del cabello).
  • Mejora la circulación del cuero cabelludo: aumenta el flujo sanguíneo que llega al cuero cabelludo, lo que permite que lleguen más nutrientes y oxígeno a los folículos pilosos, algo esencial para la fase de crecimiento del pelo.
  • Tratamiento no invasivo: a diferencia de las intervenciones quirúrgicas, el láser capilar es un método no intrusivo, lo que lo convierte en una opción atractiva para las personas que buscan soluciones menos invasivas.

Las desventajas o riesgos del láser capilar


Por su puesto, aunque ofrece numerosas ventajas, el láser capilar también tiene su conjunto de limitaciones.

En primer lugar, su eficacia se limita a determinados tipos de alopecia. Es decir, el tratamiento ha mostrado resultados prometedores para tratar la alopecia androgenética, el efluvio telógeno, la alopecia areata y algunas formas de alopecia cicatricial, entre otras. Sin embargo, uno de sus principales inconvenientes es su incapacidad para reactivar los folículos pilosos muertos. Una vez que el folículo ha dejado de funcionar, el láser, independientemente de sus capacidades, no resucitará su actividad.

Por otro lado, otra limitación notable es el papel del láser capilar como tratamiento primario. Aunque puede funcionar por sí solo, a menudo se emplea como tratamiento complementario. Esto significa que, para una restauración capilar completa y eficaz, los pacientes pueden tener que recurrir a tratamientos adicionales junto con el láser capilar.

¿El láser capilar tiene efectos secundarios?

En el lado positivo, es esencial disipar los mitos comunes en torno a los tratamientos con láser. Contrariamente a la creencia popular, los tratamientos con láser capilar no son dolorosos.

De hecho, la idea errónea de que estos tratamientos pueden provocar cáncer de piel, provocar quemaduras o debilitar el vello está muy extendida. No obstante, la realidad es que los láseres utilizados para estas terapias tienen una potencia tan baja que ni causan dolor ni transmiten radiaciones nocivas a la piel. En consecuencia, estos tratamientos carecen de efectos secundarios perjudiciales, por lo que constituyen una vía segura para las personas desean combatir la caída del cabello.

Conclusión: ¿es el láser capilar adecuado para ti?


El láser capilar surge como una solución no quirúrgica de vanguardia para quienes luchan contra la caída del cabello. Su eficacia brilla en el tratamiento de tipos específicos de alopecia como la alopecia androgenética y el efluvio telógeno. Sin embargo, su principal limitación es su ineficacia en los folículos pilosos muertos. Si este es tu caso, no te preocupes, todavía hay solución.

Curiosamente, aunque el láser capilar puede funcionar como tratamiento por sí solo, muestra su mayor potencial cuando se combina con otras técnicas. En concreto, combinarlo con el injerto capilar FUE puede ofrecer un enfoque sinérgico.En otras palabras, el láser ayuda a crear un entorno más sano en el cuero cabelludo, lo que puede aumentar la tasa de éxito de los folículos pilosos trasplantados con el método FUE. Esta combinación podría maximizar los resultados al ofrecer tanto densidad como vitalidad al cabello. Entonces, ¿es el láser capilar adecuado para ti? La respuesta se inclina hacia un rotundo «sí» si tus folículos pilosos siguen siendo funcionales.