crecimiento del cabello después del injerto capilar

Cómo crece el pelo después del injerto capilar?

Cómo crece el pelo después del injerto capilar es una de las dudas más frecuentes que el personal médico resuelve en las sesiones previas a la intervención. Estos encuentros están pensados para conocer al detalle el caso particular del paciente, de manera que se pueda elegir el método de injerto más adecuado.

Además, así al paciente no le quedará ningún interrogante abierto, y sabrá qué esperar del antes y el después de un trasplante capilar; solo de este modo puede pasar por el proceso totalmente tranquilo, con toda la información que necesita acerca de su injerto. Es precisamente por eso por lo que, en las siguientes líneas, desvelaremos cuáles son las diferentes fases por las que pasa el cabello tras un trasplante.

Índice


  1. Cómo crece el pelo después de un injerto
  2. Las fases de un injerto capilar
  3. Cómo mejorar el pelo implantado que crece
  4. Un proceso extenso pero eficaz para recuperar el cabello

Cómo crece el pelo después de un injerto

En primer lugar, debemos dejar claro que el tiempo de crecimiento del cabello una vez se haya realizado el injerto va a depender en gran parte de las características del vello del paciente.

Esto se debe a que los folículos injertados son del propio paciente, por lo que el cabello seguirá el patrón de crecimiento que solía tener. Cualquier método de trasplante capilar utiliza folículos en buen estado de una zona donante, que suele estar situada en el área próxima a la nuca o en los laterales de la cabeza, para injertarlos en la zona receptora.

El paciente debe tomarse con calma el proceso de trasplante capilar, sin dejarse llevar por la frustración al no ver resultados inmediatos. No es una intervención que permita ver resultados definitivos a corto plazo, ya que estos aparecerán a lo largo de los siguientes meses. Sin embargo, se trata de una solución eficaz y definitiva.

Las fases de un injerto capilar

En líneas generales, hay una serie de pasos que responden al patrón de crecimiento del pelo injertado. En base a ello, las siguientes son las fases por las que pasa un implante capilar.

Primeros 15 días

Las dos semanas siguientes a la intervención son decisivas. Es importante que el paciente evite la exposición continuada al sol sin cubrirse la zona injertada, y que utilice el champú recomendado. Dormir con un par de almohadas bajo la cabeza durante la primera semana evitará que la zona pueda recibir rozaduras o golpes.

Todo ello es decisivo para asegurar que los folículos se mantengan. Tanto la zona receptora como la donante presentan en esta fase una ligera hinchazón, rojez y costras que forman parte del proceso natural de recuperación.

Tenga la seguridad de que estas erupciones desaparecerán por sí solas después de quince días. Sin embargo, es importante no rayar ni apretar los botones para no interrumpir el proceso de regeneración del cabello. Esto con el fin de evitar cualquier riesgo de inflamación de la piel del cuero cabelludo. Molestar la zona trasplantada innecesariamente puede dañar los injertos recién implantados.

Estos efectos secundarios pueden ocurrir tanto en el área del donante como en el receptor. La probabilidad de que se formen espinillas es mayor si tiende a tener la piel grasa. Por lo tanto, es extremadamente importante lavarse bien las manos antes de tocar el cuero cabelludo.

Tercera y cuarta semanas

A partir de la tercera semana, la zona donante recupera la apariencia que tenía antes de haber sido extraídos los folículos. Por su parte, la zona receptora empieza a cubrirse de una especie de granos pequeños, que no son otra cosa que los folículos injertados empezando a crecer pelo nuevo.

Estos no son los cabellos definitivos, ya que se caerán alrededor de un mes después de la intervención. Eso no debe ser motivo de preocupación, ya que tras su caída empiezan a asomar los primeros cabellos definitivos, aunque muy finos y a un ritmo muy lento.

La curación después de un procedimiento exitoso de implante de cabello es un paso importante. Primero debe completarse antes de que el nuevo cabello pueda volver a crecer. Con un trasplante de FUE o DHI, las unidades foliculares eliminadas se separan del suministro de nutrientes y oxígeno.

Por lo tanto, es necesario permitir que los folículos pilosos se regeneren antes de que se reanude el ciclo natural. Como resultado, los injertos trasplantados entran en un ciclo de reposo después del trasplante. Este es un proceso normal que se denomina fase catágena en la que se regeneran las unidades foliculares.

Segundo y tercer mes

En este periodo vemos claramente cómo se desenvuelven las fases del trasplante capilar: el pelo injertado se cae para dar paso a cabellos nuevos. A partir del primer mes se entra de lleno en la fase de reposo, pero esa es tan solo una parte más del proceso de fortalecimiento del folículo capilar. Durante estos meses el cabello se va adaptando al proceso natural de crecimiento del paciente, aquél que marcará la tendencia del nuevo cabello.

A muchos pacientes les preocupa que su cabello se caiga después de un trasplante de cabello. Esto es perfectamente normal y es parte del ciclo del cabello que tiene tres fases, llamadas anágena, catágena y telógena.

La primera es la fase de crecimiento, la segunda es la fase de reposo y la última es la renovación del cabello donde cae el cabello. La fase telógena ocurre varias semanas después del tratamiento y es la causa de esta nueva pérdida. Sea como sea, es el proceso natural de curación del cabello.

Por lo tanto, la regeneración capilar puede tomar algún tiempo. Como tal es necesario armarse de paciencia. Los injertos deben completar primero las fases catágenas y telógenas para poder recuperarse. El crecimiento del vello se reanuda aproximadamente entre tres y seis meses después del procedimiento.

Meses del cuarto al sexto

¿Cuándo empieza a crecer el pelo? Esa es la pregunta que todo paciente de un implante capilar. Pues bien: entre el tercer y el cuarto mes los resultados empezarán a ser visibles. Se trata de un momento del proceso muy positivo para el paciente, ya que sus anhelos toman forma y empieza a ver el fruto de un proceso lento, pero eficaz.

En este punto, el paciente puede retomar parte de su rutina capilar y acudir al peluquero siempre que lo necesite. Eso sí: el corte deberá efectuarse con tijeras, y no con máquinas de afeitar o navajas. En todo momento debe evitarse, además, que el corte sea muy próximo al cuero cabelludo.

Puede esperar un nuevo crecimiento de cabello de tres a cinco meses después de la fase anágena. Por supuesto, el tiempo a partir del cual esto ocurre varía de un paciente a otro. El tiempo que su cabello necesita para regenerarse de manera efectiva depende de muchos factores.

Meses de séptimo al duodécimo

Definitivamente, es a partir del séptimo mes cuando el crecimiento del nuevo cabello se vuelve evidente para el paciente. Al principio se trata de un tipo de cabello fino y con poco volumen, pero durante los siguientes seis meses el cabello se volverá cada vez más espeso y grueso, adquiriendo la vitalidad necesaria.

Aquellas zonas que se caracterizaban por ausencia de cabello empezarán a ganar densidad, mejorando la imagen del paciente cada vez que se mira al espejo. Cuando se complete el primer año, el resultado será prácticamente definitivo… Aunque el proceso no termina ahí.

Entre un año y un año y medio

A partir del año siguiente a la realización del trasplante capilar el pelo empezará a comportarse de forma natural, y su ritmo de crecimiento se sincronizará con el del cabello ya existente. Es a partir de este momento cuando el pelo puede teñirse o moldearse sin preocupaciones. El cabello se comporta de manera idéntica al resto a todos los efectos.

Cómo mejorar el pelo implantado que crece

El personal médico que lleve a cabo el seguimiento de las fases del trasplante capilar indicará al paciente qué recomendaciones puede seguir para maximizar los resultados de la intervención. En las primeras semanas después de realizar el injerto, por ejemplo, es importante cuidar la higiene tanto de la zona receptora como de la donante.

Esto influye en la formación de las costras y la posterior caída de las mismas, de manera que eso no implique la caída de folículos. Debe ser un proceso natural, por lo que es importante no arrancar las costras y dejar que sigan su ritmo de formación y desarrollo.

Lo mismo ocurre en las semanas tercera y cuarta, durante las cuales crecen las raíces de los folículos, dando lugar a pequeños granos en el cuero cabelludo. Debido a su similitud con granos convencionales, es importante no tocar la zona en la que aparecen y saber distinguirlos. En contra de lo que pueda parecer, indican que todo va bien. En general, en todas las fases del injerto capilar es fundamental contar con la información necesaria para saber que el proceso que vive el paciente es totalmente normal. Así, si se diese cualquier anomalía el paciente sabrá identificarla y podrá comunicarla al personal médico.

Y en cuanto a las recomendaciones médicas sobre hábitos diarios, el hecho de seguirlas al pie de la letra impedirá que el folículo pueda caerse antes de lo previsto. Nos referimos a evitar acciones como el lavado agresivo de la zona, el peinado en seco, el corte en peluquería antes de los 3 meses o el corte con maquinilla en vez de tijera. Todos estos actos cotidianos pueden suponer que la gran mayoría de los folículos injertados no lleguen a echar raíces y, por lo tanto, a dar lugar a nuevos cabellos.

Un proceso extenso pero eficaz para recuperar el cabello

Las diferentes fases del trasplante capilar implican un proceso que se extiende en el tiempo entre un año y año y medio. Se trata de un periodo de tiempo durante el cual es fundamental que el paciente tenga toda la información acerca de cómo crece el pelo después del injerto. Solo de esta forma puede entender cada etapa y sus peculiaridades sin alarmarse o cometer errores que reduzcan la eficacia del tratamiento: desde la aparición de las costras iniciales a los granos sobre los folículos implantados. Finalmente, los resultados serán visibles y las zonas con ausencia de vello ganarán en densidad, siendo indistinguibles del resto del pelo.

Para concluir, es importante que la regeneración del cabello se realice en las mejores condiciones posibles. El objetivo es garantizar el nuevo crecimiento del cabello lleno de vitalidad. Por lo tanto, no dude en beneficiarse de la experiencia del Dr. Balwi y del equipo de trasplantes de Elithair. Estamos a su servicio para un trasplante de cabello en Turquía siempre exitoso!

¡Todavía no hay comentarios!

Su dirección de correo electrónico no será publicado.