Hombre con alopecia androgenética y tres dedos alzados

3 cosas que hay que saber antes del trasplante capilar

El trasplante capilar es una solución eficaz y duradera para mejorar el aspecto de las zonas del cuero cabelludo afectadas por la alopecia androgénica. Sin embargo, antes de someterse al tratamiento es necesario formular una serie de preguntas para despejar cualquier duda sobre su idoneidad en su caso particular.

Si ya tiene fecha para su intervención, o está planteándose hacerse un trasplante capilar en el futuro inmediato, estas son las tres cosas indispensables que debe conocer con antelación.

Índice


  1. Qué debo saber antes de un trasplante capilar
  2. Conclusión

¿Qué debo saber antes de un trasplante capilar?

El trasplante capilar es una solución eficaz para la caída del cabello, y muy particularmente para hombres que sufren de alopecia androgenética. Es permanente, deja resultados completamente naturales, y utiliza cabello propio, sin recurrir a sintéticos o a soluciones temporales de quita y pon.

Los resultados suelen ser excelentes siempre que se cuente con un equipo médico y clínica de gran calidad, que tengan en cuenta sus características personales. Esto incluye la realización de un análisis capilar previo, que determine:

  1. Cuántos implantes se necesitan en el área receptora
  2. Cuántos injertos se pueden extraer de la zona donante sin dañarla
  3. Cuáles son los rasgos determinantes del tipo de cabello
  4. Cuál es la idoneidad del paciente para la intervención

Por norma general se trata de un proceso quirúrgico sin complicaciones, ambulatorio y con anestesia local. Si está planteándose llevar a cabo un trasplante capilar en el futuro próximo, estas son las tres cosas que es necesario saber con antelación, para que pueda hablarlas con el especialista.

¿Qué método es el mejor para mí?

Hombre acariciándose el pelo antes de un trasplante capilar

Existen dos métodos para llevar a cabo un trasplante capilar: la técnica FUE y la FUSS. En papel son similares: el cabello se extrae de una zona donante que no está afectada por la hormona que provoca la alopecia, y se implanta allá donde sea necesario.

  • FUSS (Follicular Unit Strip Surgery). Esta operación conlleva la extracción quirúrgica de una tira de piel de unos 20 centímetros cuadrados de largo de la parte posterior de la cabeza. De esta tira se extraerán los folículos necesarios para el trasplante. Conlleva un tiempo de recuperación y de cicatrización más largo. En ocasiones es necesario llevar a cabo un injerto FUE para cubrir el tejido cicatricial. Puede leer más sobre cómo corregir las cicatrices aquí.
  • FUE (Follicular Unit Extraction). El cirujano extrae los folículos uno a uno con un micromotor, depositándolos en una solución nutritiva para su conservación durante el proceso. Posteriormente, los implantará en las zonas con menor densidad capilar usando primero un bisturí para abrir los canales correspondientes, o bien una implantadora automática.

La elección del método más adecuado depende del paciente, bajo asesoría del especialista o la clínica, que deberán explicar al detalle sus ventajas e inconvenientes.

¿Soy un buen candidato para el trasplante?

Tres hombres haciéndose una pregunta

Someterse a un injerto capilar es una decisión importante que no debe tomarse a la ligera. Por norma general, especialmente si la alopecia aparece a edades muy tempranas, el paciente suele explorar otras vías. Esto incluye fármacos u otros tratamientos que ayuden a fortalecer el cabello y ralentizar la caída.

Para facilitarle esta labor, es recomendable tener en cuenta los siguientes factores:

¿Qué tipo de problema capilar padece?

El tipo de alopecia juega un papel fundamental a la hora de determinar si un paciente es un buen candidato para el trasplante de cabello. No todos los tipos de caída son igual ni requieren el mismo tipo de soluciones.

Si su pérdida de cabello se debe a un factor hereditario, con un patrón de caída moderado, el trasplante le será de gran ayuda para recuperar la densidad en las áreas clave. Por ejemplo la línea frontal, las entradas, la cima o la coronilla.

Si presenta calvicie total, es posible que el cirujano necesite ajustar sus expectativas en función de la calidad del cabello en la zona donante.

En ciertos casos, es posible que el especialista determine que el trasplante no es la vía de acción más adecuada. Si por ejemplo la caída se debe a una patología, a estrés, a procesos inflamatorios del cuero cabelludo, o a desajustes hormonales entre otros motivos.

¿Tiene pelo suficiente y de calidad en la zona donante?

Los cabellos a trasplantar se extraen de la parte posterior de la cabeza, y en ocasiones también los laterales, dependiendo de las unidades foliculares que sean necesarias para crear sensación de densidad en la zona afectada por la calvicie.

Un análisis capilar le ayudará a determinar si las densidades en ambas áreas se corresponden.

¿Es realista?

El trasplante está destinado a cubrir parcialmente las zonas con problemas de densidad capilar. Las expectativas de los pacientes variarán en función de una serie de factores individuales que se determinan durante el análisis capilar.

Para conocer el resultado del tratamiento debe consultar con el especialista, quien será el encargado de indicarle cómo puede mejorar potencialmente su imagen.

¿Se ha estabilizado su pérdida de cabello?

La caída del pelo puede producirse por diversas causas, pero ha de estabilizarse antes de llevar a cabo el trasplante. Esto suele venir determinado por la edad paciente:

  1. En personas jóvenes con alopecia, el patrón de caída no se establece de manera definitiva hasta los 30.
  2. Quienes aprecian los primeros signos evidentes de caída a los 30 o 40, suelen presentar un patrón de caída más lento y predecible. Es posible que no lleguen a completar todas las fases de la Elit-Skala.
  3. En mayores de 50 o 60 años de edad, el patrón de caída genético se combina con la caída propia relacionada con el envejecimiento.

Es importante no confundir un problema de alopecia con los efectos del paso del tiempo. El 85 % de los hombres y el 80 % de las mujeres experimentan algún problema de caída del cabello en torno a los 50 años. Por eso es recomendable someterse a un estudio previo para determinar cuál es el estado de su salud capilar y el patrón de caída. El especialista analizará su caso particular para tomar la decisión más acorde a sus necesidades.

Como habrá comprobado, muchas son las cuestiones que debe formularse antes de confiar en esta alternativa. Consulte con el encargado de realizar el trasplante las respuestas y actúe en consecuencia.

¿Qué resultados puedo esperar?

Hombre de espaldas rascándose la cabeza

Es posible que piense que el trasplante ofrece unos resultados inmediatos que le permitirán lucir una nueva imagen en un tiempo récord, nada más salir de quirófano.

Sin embargo, el proceso no es exactamente así. Todos los pacientes pasan por una etapa de recuperación que debe ser explicada al detalle por el equipo médico.

Por norma general, el postoperatorio de un trasplante capilar suele discurrir del siguiente modo:

  1. La primera semana tras el trasplante conlleva la aparición de costras en la zona intervenida, que se van cayendo progresivamente pasados los primeros diez días. Pueden provocar algo de picor y alguna molestia. Es importante en estos días seguir un control estricto de ciertas recomendaciones que afectarán a su postura corporal, actividades físicas, o lavado de la cabeza entre otras.
  2. A lo largo de los dos primeros meses es frecuente que el pelo injertado se caiga de forma repentina, dejando áreas despobladas algo irregulares. Aunque resulte algo frustrante, se trata de un proceso normal: los folículos trasplantados comenzarán a producir pelo sano y fuerte desde cero. El área donante, por su parte, puede entrar en efluvio telógeno y también experimentar cierto grado de caída a causa del estrés provocado por la intervención quirúrgica.
  3. En torno al cuarto mes, y siempre que haya cumplido estrictamente las indicaciones de cuidados postoperatorios del cirujano, comprobará que el nuevo pelo va creciendo. Su aspecto es fino, pero irá ganando en grosor con el paso del tiempo. También podrá observar algún grano en la zona receptora, pero no debe preocuparse al respecto. Desaparecerán poco a poco.
  4. No es hasta que se cumplen el quinto o sexto mes tras el trasplante que comenzará a apreciar el crecimiento real del pelo. La densidad capilar comienza a asemejarse a la concretada por el especialista.
  5. Entre el octavo mes y el año posterior al trasplante lucirá ya la que se podría denominar su nueva cabellera. Podrá hacer vida normal y comprobar que las zonas afectadas están totalmente cubiertas y pueden generar nuevos cabellos de forma natural.

Es decir, los resultados finales del trasplante solo se pueden empezar a comprobar tras medio año de espera. El proceso lleva su tiempo, pero merece la pena.

Conclusión

El trasplante capilar es una técnica eficaz de regeneración capilar que ofrece grandes resultados. Con las respuestas a las tres preguntas arriba formuladas le será mucho más sencillo tomar una decisión final que se convierta en el primer paso hacia la renovación de su salud capilar.

Confíe exclusivamente en especialistas con experiencia demostrable y en una clínica que le ofrezca el mejor resultado con todas las garantías. Si tiene más preguntas sobre el trasplante capilar, o desea llevar a cabo un análisis capilar inicial mediante documentación fotográfica no dude en contactar con el equipo de Elithair. Le ayudaremos a resolver todas sus dudas en torno al proceso, de forma completamente gratuita y sin compromiso.

¡Todavía no hay comentarios!

Su dirección de correo electrónico no será publicado.